11 may. 2017

Empatizar con personajes LGBT: ¿tenemos un problema?

"Me cuesta mucho empatizar con personajes LGBT". Así empezaba el comentario que me dejaron en el artículo que publiqué sobre la necesidad (o no) de introducir personajes LGBT en las obras de ficción.

Creo que es importante saber de dónde parto a la hora de escribir este artículo y es que considero muy importante este comentario. A ver, no me entiendas mal. El comentario es homófobo, bífobo, tránsfobo y todo lo LGBTfóbico que se te ocurra. También es machista, sí. Lo tiene todo.

El caso es que digo que es importante porque ese simple comentario, esa simple primera frase me ha hecho plantearme un artículo completo sobre la importancia de la empatía. Espero que al menos durante su lectura empatices conmigo y comprendas mi punto de vista (aunque puedes rebatírmelo en los comentarios, que estoy encantado de poder debatir ^^).


Empatizar con personajes LGBT - tenemos un problema - Rafael de la Rosa - dragon mecanico


EMPATIZAR CON PERSONAJES LGBT: ¿tenemos un problema?


Qué es la empatía y cómo se produce


La empatía es la capacidad que tenemos de percibir lo que otro ser puede sentir. Es decir, viene a ser lo que se llama ponerte en el lugar de otra persona. Engloba una parte cognitiva (ser capaz de comprender los pensamientos y el estado mental de otra persona) y una parte sentimental (comprender los sentimientos).

Gran parte del proceso fisiológico que permite que sintamos lo que sienten otras personas se debe a la existencia de unas neuronas que se llaman neuronas espejo

Las neuronas espejo se activan cuando vemos o imaginamos ciertos comportamientos en otras personas y, a su vez, su activación desencadena que ciertas zonas cerebrales también se activen. ¿Qué zonas? Pues aquellas relacionadas con la acción que percibimos.

¿Que vemos a alguien mover una mano? Nuestras neuronas espejo activan la parte de la corteza encargada del movimiento de la mano. Así es como aprendemos (por imitación) y así es como nos ponemos en la piel de otro.

Hay que entender lo importantísimo que es poder sentir lo que sienten otras personas y lo que pueden pensar otras personas. Supone una ventaja adaptativa muy útil que sin duda se ha mantenido por procesos evolutivos (igual que pasaba con el miedo). Conocer lo que otra persona siente y piensa nos ayuda a establecer lazos sociales y también a defendernos de posibles daños antes de que lleguen.


Empatizar con personajes de ficción


Lo maravilloso del cuerpo humano es que tiene una imaginación terrible. No es muy quisquilloso a la hora de elegir los patrones que debe ver (o imaginar) para poder sentir empatía.

Si es algo que vemos, gracias al fenómeno de pareidolia y otros ejemplos similares, podemos reconocer sentimientos y pensamientos aunque lo que nos sirva de referencia no sea ni tan siquiera humano. De ahí que podamos entender sentimientos en animales protagonistas de dibujos animados.

Con unos simples rasgos, nuestro cerebro es capaz de reconstruir un sentimiento rápidamente. ¿Ceño fruncido? Molestia o enfado. ¿Entrecejo elevado y comisura de los labios hacia abajo? Tristeza. Comisura de los labios hacia arriba, a veces enseñando los dientes pero no demasiado y con ojos achinados? Felicidad.

Da igual que esos rasgos aparezcan en un pez, en un oso o en un robot. Los reconocemos y los sentimos. Empatizamos así con los personajes. En eso Disney es un experto.

Emociones - Disney - Pixar - Empatizar - Personajes LGBT
De verdad, si tienes un ratillo mira el enlace de arriba. Es una gozada el vídeo y cómo se marcan tanto las expresiones: ojos abiertos para el miedo, entrecejo fruncido para el enfado...

Esto mismo es lo que hace a los videojuegos algo tan atractivo para poder contar historias y que lleguen a tocar los sentimientos de los jugadores. Porque se meten en la piel del protagonista y pueden sentir lo que sentirían de estar viviendo eso mismo.

En los libros pasa igual. Quizá a un nivel un poco más complejo que en los videojuegos puesto que no vemos de forma directa la acción ni a los personajes, pero sí somos capaces de imaginárnoslos. Y la empatía funciona igual en estos casos.

De hecho yo diría que incluso puede ser más fuerte. La imaginación supone que el lector pone parte de sí mismo para construir esas imágenes y por lo tanto debe resultarle más fácil comprender los sentimientos y los pensamientos.

Como ves, la empatía es algo maravilloso. Es lo que hace que al leer estas palabras me pongas un tono en concreto y no otro. Seguramente uno emocionado (yo estoy emocionado de saber que somos tan maravillosos e increíbles*).

Ahora bien, ¿qué determina que podamos empatizar con unas cosas y no con otras?


Empatizar con personas LGBT o de otro género


Todo esto viene porque la persona que me dejó el comentario (deduzco que hombre porque se refería a sí mismo en masculino) me decía que no podía empatizar con personajes LGBT o con mujeres.

Según su comentario: "Juego con protagonistas femeninas, pero no me siento igual de cómodo que con un prota masculino. Y si el prota es gay o bi o algo pues igual, no me siento por completo en la historia".

Yo me pregunto: 

¿Tan importante es que la orientación sexual y romántica del personaje coincida con la tuya para poder empatizar con él? 

¿Es razón sine qua non que compartas género para sentirte cómodo y no salirte de la historia?


Pues os voy a decir la respuesta: no, no es necesario.

Y tengo millones de casos que avalan esta respuesta.



Las mujeres llevan años leyendo, viendo y jugando con protagonistas masculinos y son capaces de empatizar y de disfrutar de la historia sin ningún tipo de problema. ¿Por qué al revés iba a ser diferente? 

Y las personas LGBT, o de géneros y orientaciones diversas en general, así como los intersexuales, llevamos MUCHAS obras de ficción sin ningún personaje que tenga nuestras características romántico-sexuales. Y, que yo sepa, no nos ha impedido disfrutar de buenas novelas, grandes series y geniales videojuegos.

Es decir, parece que ni el género ni la orientación romántico-sexual deberían ser un hándicap a la hora de disfrutar de una obra de ficción y, sin embargo, lo es.

¿Por qué? Pues, me vas a permitir que me ponga pesado, pero la razón de que un hombre cis heterosexual tenga dificultades para ponerse en el papel de personajes que no cumplan su patrón es de la sociedad. 

Sí, una sociedad machista y heteronormativa que favorece y mucho a las hombres cis heterosexuales. Hasta el punto de que les genera una carencia de empatía hacia personas que no tienen sus mismas características.

Esto es un problema grave, eh. Que parece aquí una nimiedad, pero piénsalo pausadamente.

Hablamos de personas que no tienen problemas para disfrutar y ponerse en el lugar de un asesino en serie pero sí de comprender y empatizar con el punto de vista de una persona LGBT o de una mujer.


Hitman - asesinato - matando - videojuego - Empatizar - Personajes LGBT
Todavía no he escuchado a nadie quejarse porque no empatiza con el protagonista de Hitman.
¿Da igual que sea un asesino siempre que sea cis heterosexual?

Vaya. ¿Eres capaz de empatizar con Kratos o con Dexter pero no con un personaje que no sea un asesino solo porque su orientación o su género no coinciden con el tuyo? Pues... tenemos un problema.

La sociedad inculca a todos unos férreos roles de género que separa a mujeres de hombres. A su vez, esto provoca que el hombre que se atenga a estos roles sea "poco hombre" y, por lo tanto, de "peor calidad".

Si no eres un macho de pelo en pecho, heterosexual, follador, fuerte y un largo (y absurdo) bla bla bla eres alguien de segunda categoría (vaya, casi como las mujeres). Y nadie quiere perder privilegios, ¿verdad?

Cuesta mucho ir quitándose este tipo de ideas de la cabeza, pero si no eres consciente de ello al final terminas por convertir a todas esas otras personas en algo de segunda categoría (incluso si es a nivel subconsciente) y resulta más fácil empatizar con personajes hombres cis heterosexuales que con otros personajes. Porque empatizar con otros personajes supone entender que estamos al mismo nivel. Y eso no siempre es tan fácil de asimilar, por lo que se ve.

Porque juro que no entiendo por qué hace falta compartir gustos románticosexuales o género para poder disfrutar de una historia. Lo entiendo si el género de la novela es la erótica, Ok. Disfrutarás más si lo que aparece en la novela es algo que te atraiga sexualmente, es obvio. Pero para el resto de historias, ¿qué más da?

Al fin y al cabo, creo que hay muchas más cosas que pueden unirte y hacerte similar a un protagonista que la simple orientación. Si no eres capaz de conectar con el amor, con las frustraciones o con el resto de emociones humanas de una persona LGBT es que consideras que sus emociones son diferentes  a las tuyas.

No sé, llámame raro, pero creo que si somos capaces de empatizar con Bambi cuando pierde a su madre o con Wall-E cuando ve que EVA se ha desactivado y está preocupado por ella (que no son ni siquiera humanos), quizá podamos empatizar con personas independientemente de su condición de género y su orientación romántico-sexual.
  



¿Es acaso importante empatizar con los personajes?


Si lo pienso con tranquilidad dudo incluso que empatizar con el protagonista sea necesario. Muchas veces el protagonista es un petardo que sirve como mal ejemplo de persona. 

¿Debemos, entonces, empatizar con él para poder disfrutar de la historia? Pues no, afortunadamente no. Es por eso por lo que podemos jugar a cosas como Súper Mario o Sonic cuando los protagonistas carecen casi de cualquier rasgo de personalidad. 

En las novelas ocurre igual. AFORTUNADAMENTE, no hace falta empatizar con el protagonista de novelas como Lolita de Nabokov. Al menos espero que te resulte un poco asqueroso empatizar con un acosador. Y la novela sigue siendo increíble.




En fin, espero que esta reflexión no caiga en saco roto, porque me gustaría saber tu opinión. Para mí es muy importante incluso si me llevas la contraria y lo digo en serio.

¿Consideras importante empatizar con los personajes?
¿Qué opinas sobre que el género o la orientación sean tan importantes para poder empatizar?





Si te ha gustado esta entrada puedes hacerme un favor gigante y compartirla.
Y si quieres estar pendiente del contenido del blog puedes seguirme en Twitter y Facebook o apuntarte a mi lista de correos, donde podrás leer un adelanto de mi novela en exclusiva sobre una casa encantada y su vinculación con tres personas a través del tiempo: ^^ 







*Y sí, somos maravillosos todos. Incluso si no sientes empatía o si la sientes de una forma leve o diferente.


¡Comparte!:

32 comentarios:

  1. Brava y brava :) A mí una de mis lectoras cero me dijo hace unos días que le parecía que mi novela estaba descompensada porque solo había una pareja heterosexual. Me dio mucha pena. Sobre todo porque me lo dijo cuando yo le pregunté si creía que había algún cliché en el tratamiento de la homosexualidad y en el de la mujer. Osea que no era para nada lo que le estaba preguntando, pero ella debió sentir tanto esa falta de representación que no pudo evitar decírmelo. Como si me dijera: Has escrito una novela para homosexuales, cuidado porque vas a perder mucho público. No le dije nada, pero, tal y como comentas tú, podría haberle dicho que el 99,9999999 de la ficción está protagonizada por personajes heterosexuales (u homosexuales estereotipados) y no me impide disfrutarla. En fin, que brava, estupendo artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Marcos!

      Es curioso que si no hay personajes femeninos o no hay ningún personaje que no sea blanco o heterosexual nadie se extrañe. Pero si resulta que lo que hay es poco (entiéndase por poco 50% o menos) de hombres blancos cis heteros sí provoca que la gente se extrañe.

      Supongo que por eso ella quiso hacértelo saber. Así como que parece que si hay personajes LGBT automáticamente eliminas de tu público a los cis heteros. Ays...

      Me alegro de que te haya gustado el artículo ^^

      Eliminar
    2. Esto es lo que comenté el día de Cosas que sólo una escritora mujer oye. Que me preocupé en crear un elenco de personajes bien repartido, muchas veces porque decidía primero todo lo que quería que fuese el personaje y después le ponía género, por lo que podía cambiarlo en el último momento sin que quedase raro. Y cuando lo enseñé a alguien me dijo que había demasiadas mujeres y demasiado importantes. Porque casi la mitad de los protagonistas lo eran y porque había jefas de mercenarios y de hechiceros y cosas chungas. ¡Pero si había la misma cantidad de tíos con poderes parecidos! ¿Eso no se veía raro?

      Eliminar
    3. No recuerdo dónde leí que los hombres perciben que hay igual número de protagonismo femenino y masculino cuando las mujeres suopnen el 30% de la obra.
      Esto se debe a la costumbre de ver novelas con TODOS los personajes siendo varones. Claro, un 30% es mucho comparado con 0, así que se percibe como algo equitativo.
      Si pones en torno a un 50%, la diferencia es tan grande que se percibe como que hay un "exceso" (entendido como algo que no es igual).

      Pero vaya, como si quieres tener 700 mujeres y ningún hombre. Si cuando pasa al revés nadie dice que no hay igualdad de representación, cuando la minoría son hombres tampoco debería escandalizarse nadie.

      Eliminar
  2. Desde hace unos años me empece a informar (por pura casualidad) de todos los generos que existen y de un momento a otro me di cuenta de que si había tanta gente que no se identificaba ni con homosexuales o heterosexuales, ¿cómo es que no había escuchado nunca acerca de esto? Comencé a darle vueltas y llegue a la conclusión (quizás por como me han educado) que cada uno es quien es, se siente como se siente y no soy nadie para decirle lo contrario. Y me parecía (y me sigue pareciendo) el razonamiento correcto. Sin embargo, hablando con gente que conozco desde chico me di cuenta de que no lo entendían. Llegue a escuchar alguna barbaridad como "pero si están saliendo como no van a querer follar" y me quede sorprendido no, lo siguiente. Eso me lleva a pensar que, como tu dices, la cuestion de que la gente no empatice o no comprenda a la gente de otro género, es por como nos enseñan desde que somos bien chicos.

    Muy buena entrada (aunque este comentario no da mucho pie a debate jajaja). No suelo leer muchas entradas así y creo que deberían llegar a todo el mundo para, al menos, aprender a respetar y a dejar ser y hacer a todo el mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Javier.

      Mi opinión es justo esa: que cada cuál sea lo que quiera ser. No hay nada de malo en lo que eres siempre y cuando no suponga el daño de terceros.

      El problema es que si desde pequeño nos explican que eres niño o niña. Nada más. Que ser niño o niña está determinado por lo que tienes entre las piernas. Y que a los niños les gustan las niñas y viceversa.

      Pues no es fácil deshacerse de esas cosas tan metidas a fuego en nuestro subconsciente.

      Me alegro de que te haya gustado ^^

      ¡Muchas gracias por comentar! :D

      Eliminar
  3. Y ENCIMA TE HAS METIDO CON PSICOLOGÍA, AHÍ AL PIE DEL CAÑÓN. Crack.
    ¿Qué más se puede decir que no se diga ya con un aplauso?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He intentado quedarme con toda la parte de neurofisiología que esa la entiendo perfectamente jajaja

      Me alegro de que te haya gustado tanto ^^

      Eliminar
  4. Pero qué artículo te has marcado, no hay mucho más que comentar sobre él. Si se puede empatizar con dibujos animados que representan animales, pero no con un personaje lgbt o una mujer, sí que existe un problema, uno muy gordo (o quizá muchos problemas). Quiero ser optimista y pensar que se puede solucionar, aunque lo primero es aceptar la existencia del mismo y esto parece ser bastante perturbador para muchas personas, es muy fácil negar lo que no te afecta y muy egoísta, también.

    Gracias por hablar de estos temas, cuantas más voces, mejor. Saludos ˆˆ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nadie le gusta que le digan que tienes cosas mal. Cuando llamas a alguien "machista" u "homófobo" su primera reacción es de rechazo y se pone a la defensiva.
      Es lógico, vale: nadie quiere pensar que es mala persona.
      Pero hace falta aprender a ver nuestros propios fallos. Yo tengo comentarios machistas, homófobos, tránsfobos... Cada vez menos, porque intento ser consciente de ellos y eliminarlos, pero lo primero para corregir es aceptar el problema.

      Pero, como dices, hay muchos que se niegan porque "no les afecta".

      En fin, gracias a ti por tu comentario, Jen <3

      Eliminar
  5. Plas, plas, plas, plas. ¿Qué más añadir? De acuerdo en todo.
    Tenemos tan asumidas ciertas cosas por defecto (el prota debe ser blanco y heterosexual, si sale alguien árabe en una serie seguro que es terrorista, los gays solo salen si su sexualidad afecta a la historia de alguna manera) que a veces no nos damos ni cuenta, hasta que le damos la vuelta, como tú has hecho aquí. Si puedo empatizar con Dexter, ¿por qué no lo voy a hacer con un hombre no heterosexual/una mujer transexual,etc.? Y lo que comenta Marcos, es de traca. Si una novela tiene como protagonista una pareja homosexual, aunque no sea romántica ni haya roce, ni nada de nada, ya es "homoerótica". Si la pareja es heterosexual, es "normal". Bestial.
    Gran artículo, me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, esa es la "lacra" que nos queda por ser "diferentes". Las novelas con protagonistas heterosexuales serán de cualquier género: fantasía, ciencia ficción, terror, histórica... Si pones personajes gays, lesbianas, trans... será literatura LGBT. Como si eso fuese algún tipo de género.

      Muchas gracias q ti por el comentario, Ruth ^^

      Eliminar
  6. ¡¡¡Imposible estar más de acuerdo con tu artículo!!!!¡Me ha encantado y llevas mucha razón!
    Aunque en mi humilde opinión vivimos en una sociedad tan retrógrada que mucha gente piensa continuamente el qué dirán.
    También pienso que a no ser que esa persona no le gusten las historias románticas (en general) su comentario no tenía ni pies ni cabeza, ya que la orientación es lo de menos y nada que ver con empatizar o no. No discuto que cada cual lea lo que le de la gana, pero no comprendo ni comprenderé que un lector juzgue una obra por la sexualidad o el género de los personajes. Así que la persona que te dijo ese comentario, o su mente no mira más allá de él, o piensa demasiado en el que dirán (ya que intuyo que para comentar leyó tu artículo, quizá porque le interesaba, o quizá para protestar sin más) o en su vida diaria se comporta así algo que podría ser un serio problema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco entiendo que se juzgue la novela por la sexualidad o el género de los personajes, pero por lo visto se hace. Y mucho.
      Supongo que el qué dirán importa muchísimo -_-u

      Gracias por comentar, Karen ^^

      Eliminar
  7. Como siempre, das en el clavo con lo de empatizar con un asesino pero no con una persona con una orientación romántico-sexual o género diferente. Igual que esa gente que dice que no quiere ver en películas o series a una pareja o personaje lgtb+ porque qué clase de lección aprenderán sus hijos, pero luego esa misma peli/serie tiene escenas de violencia hasta decir basta. Es que no es tan frustrante escuchar esos argumentos que, de verdad, a veces me deja exhausta xD
    Gran entrada, Rafa :) Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Fani!
      Arg, odio a los padres que se escandalizan con un beso entre dos personas del mismo género y reclaman un poco de "decencia" para que sus hijos no salgan "raritos", pero el tiroteo de Palestina con gente chorreando sangre a la hora de la comida en el telediario les parece bien.
      Un saludo y gracias por comentar ^^

      Eliminar
  8. No sé, la preocupación podría ser, en todo caso, si el personaje está bien escrito y es verosímil, y no es solo un conjunto de tópicos; pero esto es algo que no solo sucede cuando la identidad y orientación sexual del personaje es distinta a la del escritor, sino también cuando difiere la personalidad, edad, cultura o su periodo histórico. En realidad, salvo que escribas un diario, se supone que al narrar ya te estás metiendo, de manera más o menos intensa, en los zapatos de otros. Incluso en unas memorias puede que nos cueste recordar cómo veíamos el mundo cuando éramos niños, por ejemplo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, pero parece que la gente no tiene tanto problema con empatizar con alguien con una personalidad diferente. O, al menos, no tiene problemas con leer y disfrutar una novela con una perspectiva diferente a la propia.

      Arriba lo digo: no es necesario empatizar con el personaje para disfrutar de la historia. Pero el caso es que aparecen muchos comentarios de tíos diciendo que no disfrutan historias con protagonistas femeninas o LGBT+ porque no empatizan.

      Un sinsentido.

      Eliminar
  9. Hola Rafael,
    Siento que hayas tenido que pasar por esa experiencia negativa que comentas. No hace mucho mi equipo y yo pasamos por algo parecido (no tiene que ver con el tema del género e inclinación sexual de los protagonistas, pero sí con el comportamiento destructivo de la gente en las redes sociales).
    Internet es un arma de doble filo. Ayuda a dar visibilidad a muchos problemas, pero también saca de las cavernas a muchos trolls que no se paran a pensar las cosas antes de darle al botón de publicar. Estoy segura de que el 95% de la gente que “chilla” por internet, que insulta y amenaza lo hacen porque se sienten seguros detrás de sus pantallas. Mucha de esta gente no tendría el valor de soltar esas barbaridades en persona.

    Me ha encantado tu artículo porque dices grandes verdades. La sociedad en la que vivimos es muy cruel y en muchos casos considera inferior a todo aquel que no sea HOMBRE HETEROSEXUAL (Te hacen sentir como si fueras mierda, recuerdo experiencias personales).
    Me gusta la reflexión que haces acerca de la empatía. El mundo entero ha tenido que empatizar con personajes protagonistas masculinos y heterosexuales toda la vida, pero cuando se incluyen otro tipo de personajes que rompen con esas “normas” es cuando se pone el grito en el cielo y salen a relucir problemas bastante serios.
    Me gustaría responder a las preguntas que has dejado al final del artículo desde mi punto de vista, pero antes de hacerlo creo que es importante que aclare dos cosas. Soy mujer heterosexual y desarrolladora de videojuegos, así que vivo muy de cerca uno de los problemas que planteas en el artículo.
    ¿Consideras importante empatizar con los personajes? Desde mi punto de vista, sí. A lo mejor he tergiversado la definición de “empatizar”, pero para mí sería como entender de qué va el personaje. Eso no significa que tenga que gustarme o que tenga que compartir aficiones, inclinaciones, etc… Pondré un ejemplo desde el punto de vista de los videojuegos (ya que es mi campo de trabajo y es donde más experiencia tengo). Odio a Kratos. El personaje protagonista de God of War me parece horrible, tanto en diseño como en personalidad. Eso no quita de que haya jugado unas cuantas de sus entregas porque soy capaz de entender de qué va el personaje y, de alguna manera, aislarlo del resto de la experiencia. Ese tío con cara de estreñido no me va a fastidiar la diversión.
    Por otro lado ahora está el tema del Horizon, mucha gente se ha quejado porque Aloy es una protagonista femenina. Solo decir dos cosas, Aloy es un buen personaje y cumple muy bien el papel. Es una delicia jugar con ella. ¿Hubiera sido lo mismo si fuera un personaje masculino? Pues en este caso no porque el mundo que nos muestra Horizon Zero Down está inspirado en las sociedades matriarcales de la prehistoria, donde las mujeres mandaban (history fact).
    Lo dicho, a lo mejor tendría que buscar otra palabra diferente a empatizar, pero ahora mismo no me viene ninguna a la cabeza.
    ¿Qué opinas sobre que el género o la orientación sean tan importantes para poder empatizar?
    Me parece una autentica chorrada (con la excepción que has nombrado antes, si estás consumiendo cosas eróticas… Aunque me gustaría apuntar que Japón existe el género yaoi que es un producto creado y consumido por mujeres heterosexuales, en su mayoría, y se centra en la relación de dos hombres con roles preestablecidos. Pero ese es otro tema.)
    Creo que el género y la orientación sexual de un protagonista debería ser indiferente (a no ser que esté muy ligada con la narrativa de la historia, Aloy sería un buen ejemplo de esta excepción). Lo que importa es que el personaje esté bien construido, sea consecuente y tenga coherencia consigo mismo y con su mundo.




    Lo importante son las experiencias, los demás son adornos.

    Siento el tocho, he intentado contenerme todo lo posible.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo primero, Mar, es GRACIAS POR EL TOCHO. Me encantan los comentarios largos que explican su punto de vista. Más aún en temas tan dados a debate como este (que yo no veo mucho debate, pero oye, se genera).

      Nota: quiero dejar constancia de que lo leí en cuanto lo comentaste, pero que por falta de tiempo no he podido responder y quería hacerlo como se merecía.

      Es justo lo que dices, en cuanto aparecen personajes con importancia que no cumplen la sagrada trinidad de hombre cisheterosexual blanco, se lía parda.

      Vale. Tomando como definición de empatizar el hecho de comprender los sentimientos y opiniones del personaje, sí, tienes razón. Empatizar es (casi) imprescindible. Fallo mío que he considerado la empatía como un poco más en el que, no solo comprendes, sino que te contagias (o eres capaz de sentirlos en parte) de esos sentimientos.

      La verdad es que desconocía el trasfondo de Horizon, pero ahora que comentas esas cosas me llama mucho la atención.

      Y estoy de acuerdo contigo, el género y la orientación del personaje deberían ser totalmente indiferentes. Son importantes, por supuesto, para la visibilización y la representación de minorías, pero para poco más. El resto de cosas dependerá de cómo formules la trama y de cómo de importante sea el género o la orientación de un personaje para con el contexto de la historia.

      Muchas gracias por el comentario tan genial, Mar. Me ha gustado mucho poder leer tu (increíble) opinión ^^

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  10. Cuando leí el título no entendía a que te referías. Y no lo entendía porque no sabía que tiene que ver la orientación sexual de un personaje para empatizar con él.
    Yo ahora mismo soy heterosexual (digo ahora mismo porque nunca sabes lo que te deparará el futuro) pero tengo personajes preferidos de todo tipo.
    Por ejemplo en The Walking Dead mi personaje preferido es Rick. En Sense8 mi personaje favorito es Lito (que es gay) y tengo que decir que es con el que más me identifico porque es igual a mí (en cuanto a pasional, excesivo, alarmista... jajaja). No entiendo ciertos comentarios. Además que me parecen fuera de lugar en nuestra sociedad actual. Comparto tu artículo aunque me parece flipante que todavía la gente tenga reparos en estas cosas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me parece flipante, MJ. Y aquí estamos. Moderando comentarios de gente que me falta el respeto y que me dice que si no quiere jugar con personajes femeninos/LGBT porque son una mierda que no soy nadie para decirles que quizás deberían revisarse el machismo y la LGBTfobia.

      Me alegra que existan gente como tú para la que sea más importante rasgos LÓGICOS para poder empatizar. Rasgos como la personalidad (si eres alguien pasional y Lito es pasional ahí tienes un punto de conexión fuerte) y no el género o la orientación (que, creo yo, son lo de menos).

      ¡Un saludo y gracias por compartirlo!

      Eliminar
  11. A mí eso de no poder empatizar con un personaje lgtb+ siempre me ha sonado a no poder empatizar con alguien que prefiera perros a los gatos ( y eso que ahí sí que podría discutir objetivamente x3 ) o no poder empatizar con alguien de otro equipo de futbol. ¿Qué tendrá eso que ver con el precio de la mantequilla?
    Pero claro, quizá es porque soy mujer y siempre he jugado con el personaje tío, y por eso me meto en la piel de lo que sea. Muy buenas y sencillas de entender las explicaciones has dado, sobre todo para esos señores anónimos a los que les cuesta tanto tenerlo claro ("para que los gays sean normales hay que dejar de hablar de ellos, que así parece que existen y todo").
    En fin, gracias por lo que haces y sigue así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que suena igual de absurdo que lo de los gatos y los perros xD
      Sí, las mujeres estáis más acostumbradas a leer/jugar/"vivir" desde la perspectiva de hombres y no os resulta raro. A los tíos, en cambio, nos tienen acostumbrados a protas hombres.

      Por cierto tu frase final me ha recordado a otro comentario que me dejaron diciendo que los gays lo que teníamos que hacer era actuar como personas normales y así los heteros nos verían como personas normales y no nos discriminarían. Que somos los gays (la entrada hablaba de personas LGBT, pero se ve que no le daba para más) los que nos empeñamos en ser "diferentes".

      Me alegra muchísimo saber que te gusta lo que hago, Carmen. Alguien que escribe la mejor frase qué he oído (¿Qué tendrá que ver con el precio de la mantequilla? XD) tiene que tener buen criterio ^^

      Eliminar
  12. ¡Hola!

    Me ha encantado el artículo y creo que es muy interesante. Creo que este tipo de comentarios son muy discriminatorios y espero que poco a poco todas las personas sean del género o tengan la orientación que tengan, puedan sentirse reflejadas en una novela. Lo cual no es lo mismo que empatizar.

    Para mí hay un problema de base en el concepto. Yo puedo empatizar con un asesino y no me siento reflejada en él. Puedo empatizar con un personaje asexual o LGBT, o que no tenga su orientacion sexual clara todavía, pero no me siento reflejada en él. Puedo empatizar con cualquier tipo de personaje SIN NECESIDAD de verme reflejada en él.

    Me ha parecido brutal el ejemplo de H.H. en Lolita porque EMPATICÉ con él cuando leí la novela. Y fue verdaderamente un momento que engendró una reflexión muy grande en mí, me sentí muy incómoda porque al mismo tiempo le odiaba con toda mi alma.

    Antes de despedirme quisiera resaltar una parte de tu artículo que es genial:


    Hablamos de personas que no tienen problemas para disfrutar y ponerse en el lugar de un asesino en serie pero sí de comprender y empatizar con el punto de vista de una persona LGBT o de una mujer.

    No hay más preguntas, señoría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale, pensaba que había respondido a este comentario, pero he debido de tener algún tipo de problema porque la respuesta no aparece.

      Tienes razón, Stiby, se puede empatizar con el personaje sin verte reflejada. Supongo que porque esa parte de empatizar es la que supone "entender sus pensamientos", pero sin llegar a compartirlos. Por eso te puedes poner en la piel del protagonista de Lolita.

      Me alegra mucho que te haya gustado el post.

      Un abrazo ^^

      Eliminar
  13. Me dio mucho gusto encontrar tu blog. Este artículo ha sido interesante, sobre todo la parte en que explicas la empatía, yo soy asperger y ese tema es como trigonometría para mí.
    Por el mismo hecho de ser asperger, la mayor empatía que he experimentado durante mucho tiempo ha sido hacia personajes de libros, pelìculas, etc. Y, como cosa curiosa, hacia hombres, sobre todo gay, bi o transexuales. Digamos que mi corazón palpitaba por las palabras llenas de bromance que se dedicaban personajes de novelas como los Mosqueteros, Los Miserables o del mismísimo Hamlet. Me sentí muy feliz cuando encontré al fin novelas con personajes LGBT. Incluso empecé a escribir mis propias historias.
    Creo que has hecho un buen análisis del comentario que te hicieron y el problema de los roles de género y la cultura hetero etc.
    Voy a curiosear más tu blog de ahora en adelante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Eme. Eres bienvenida al blog siempre que quieras.

      Es curioso, pero a muchas personas del espectro autista les resulta más fácil empatizar con personajes de ficción que con personas reales. En cualquier caso, la empatía es algo complejo a nivel neuronal.

      Muchas gracias por tu comentario, significa muchísimo para mí.

      Un saludo ^^

      Eliminar
  14. ¡Muy buenas, Rafa!

    Antes de nada, felicitarte por este pedazo post. Coincido en todo lo que dices, por lo que mi respuesta es sí, hay un problema en la gente que no es capaz de empatizar con un personaje LGBT. Como bien dices, empatizar es ponerte en la piel de otro y comprender sus emociones. Y las emociones son universales. Todos sabemos qué es amar, odiar, la amistad, la felicidad..., por lo tanto, todos podemos sentir esos sentimientos en cualquier personaje, sea LGBT o un robot, animal, planta, etc. Creo que el problema viene porque al leer, uno se cree que es ese protagonista. Si un prota es LGBT y el lector no, quizá no empatice de la misma manera, pues, al creerse él el protagonista de la historia, no ve el romance LGBT posible, simplemente porque él es hetero. ¡Ojo! No comparto para nada ese pensamiento, pero puedo llegar a comprenderlo, y solo en ese ejemplo. Es triste pensarlo, pero creo que hay mucha gente así, y una vez más es la sociedad quien crea estos estereotipos. Personalmente no me cabe en la cabeza que alguien no sienta lo que siente otra persona por el simple hecho de ser LGBT. ¿Qué pasa si este dato se descubre al final del libro? ¿Deja en ese momento de sentir empatía por él? No lo creo. El problema, como dije hace unas líneas, creo que viene por el creerse el lector el protagonista. Y es curioso, porque creo que los que tienen el problema de empatizar con personajes LGBT, no tienen realmente ese problema. Sí que empatizan con ellos, pues sufren, se alegran y demás. Lo que tienen es un problema para las escenas románticas o eróticas. Sin embargo, sigue siendo un problema homófobo.

    Resumiendo: que sí que hay personajes que tienen un problema, pero mientras la sociedad no avance (sobre todo en mentalidad) lo seguirá habiendo. Básicamente porque muchas de estas personas creo que no son conscientes de su actitud homófoba. Mientras tanto, nosotros seguiremos intentando cambiar esto ;)

    ¡Un abrazo y felicidades por el artículo!

    ¡Nos leemos!

    Háskoz.

    ResponderEliminar
  15. Genial artículo, me encantó. Para mí como reciente guionista creo que sí es importante empatizar con algunos personajes. No todos, pero con el prota sí... en algo se empatiza aunque sea un Walter White y lo llegues a detestar, en algún momento empatizas porque sino no podrías seguir viendo la serie. Aunque luego lo odies. Y claro, como mujer, he empatizado con muchísimos protas hombres heterosexuales sin ningún problema. Y con los protagonistas GLBTI de Sense8 y de algunas pelis. Así como con los animalitos de Disney o juguetes de Pixar. Y tienes toooda la razón: puedo empatizar con todos ellos porque entiendo sus emociones, porque les veo como seres humanos o les puedo llegar a ver como "seres" a los juguetes de Toy Story.
    Y me acabas de echar un balde de agua fría, porque sí... justamente los hombres que no empatizan con otro tipo de protas que no sean hombres heterosexuales es porque no les ven como seres humanos. En algún punto de su cabeza y emoción somos seres de segundo orden. No somos como ellos. !Qué locura! y somos mayoría -entre mujeres y GLBTI-. Pues nada, a escribir más guiones con mujeres y GLBTI´s como protas que ya llevamos casi un siglo de ver a demasiados hombres heterosexuales protagonizando historias. Es la costumbre, la mala costumbre que causa tanta violencia y estupidez en el mundo. !A escribir! ;)

    ResponderEliminar
  16. Buena teoría. Muy de acuerdo contigo. Solo diré que, para mí no es necesario empatizar con los personajes, sino creérmelos.

    Aparte de eso, me da igual el género, tendencia, o materia de la que estén hechos. Si leo escribe una mujer o un hombre. Quiero que me guíen por la historia y me convenzan. Si además me gusta, fenómeno.

    ResponderEliminar
  17. Estoy completamente de acuerdo con este artículo. Por lo visto la empatía es un don que escasea bastante; o quizás es que a mí me sobra, no sé, estás hablando con alguien que tiene un trauma severo por culpa de la película Bambi. ¡Y puedo asegurar que no soy un ciervo!

    ResponderEliminar