3 abr. 2017

Que le den al nuevo Tolkien

Cuando aparece alguien que parte la pana en un campo se le considera un referente. Un ejemplo a seguir. Esto pasó con J.R.R. Tolkien cuando escribió y publicó El Señor de los Anillos.

La obra de la Tierra Media sentó los precedentes de la fantasía épica clásica, las razas más importantes de la fantasía quedaban definidas y se convertirían en los arquetipos que a día de hoy se siguen utilizando.

Pero a mí me tienen frito con el "nuevo Tolkien" y creo que voy a prender fuego al próximo que lo diga.

Nota: este post tiene un poco de bilis de dragón. Tratar con precaución. Altamente inflamable, pero el autor sigue agradeciendo los comentarios negativos igualmente 😃




QUE LE DEN AL NUEVO TOLKIEN


Tolkien y la publicación de El Señor de los Anillos


John Ronal Reuel Tolkien (sí, ese es el nombre completo que se esconde detrás de las siglas del autor) estudió filología inglesa y trabajó como catedrático en la universidad de Oxford y de Merton.

Sin embargo, la razón por la que se le recordará por siempre es la autoría de una de las sagas más importantes del género fantástico: El Señor de los Anillos

Esta no era la primera novela de Tolkien, que ya había publicado el famoso cuento infantil El Hobbit en 1937. De hecho, fue la fama que adquirió esta historia la que propició que Tolkien se aventurase a escribir El Señor de los Anillos.

La escritura de las tres novelas le llevó más de 12 años (empezó a escribir El Señor de los Anillos en 1937 y acabó en 1949), y se publicarían entre 1954 y 1955.

Pero, ¿por qué El Señor de los Anillos es tan famoso? ¿Qué hizo que vendiese millones de ejemplares? Y es que no hay que olvidar que Tolkien es el autor más vendido de la época si hablamos de género fantástico y ciencia ficción.

Pues el éxito de Tolkien se debió a dos cosas: recuperar las historias épicas tradicionales de la Edad Media (y que prácticamente habían desaparecido tras la Revolución Francesa) y worldbuilding de campeonato.

Dejaré para más adelante por qué es importante para su éxito el haber recuperado la novela épica medieval y me voy a centrar ahora en el worldbuilding.

Ya hablé en su momento de lo importantísimo que es que un mundo sea lo más realista posible (en el sentido de verosímil, coherente consigo mismo). Pues bien, la Tierra Media de Tolkien cumple casi a la perfección cualquier cosa que se te ocurra en este aspecto.

El mundo diseñado por Tolkien tiene todos los elementos necesarios para embaucar a cualquiera: 
- Mitología e historia previas a las andanzas de los personajes, que después se ampliairían en el Silmarillion.
- Personajes con un alto grado de complejidad (sin duda son personajes muy redondos) que suenan muy reales
- Un mapa muy desarrollado y coherente. Además, la historia se adapta al mapa y no el mapa a la historia. Quiero decir: no ha introducido elementos incoherentes en el mapa solo para satisfacer una necesidad de la trama de la novela.
- Lenguajes y palabras propias que aportan complejidad al mundo y que se integran en él, moldeándolo, tal y como explica Víctor Selles

Mordor-El-Señor-de-los-Anillos-Tolkien-Wallpaper
El hecho de que describa paisajes tan flipantes como este también importan 😛

Se le podrá criticar muchas cosas a Tolkien, como un posible racismo en los personajes o el machismo de gran parte de la novela (aunque ahí está Éowyn para llevar la contraria, el resto de personajes femeninos son un estereotipo andante de damisela en apuros); pero no se le puede criticar que no se currase el mundo.

Hay quien ha criticado una prosa pobre, en mi opinión su gran fallo es que se va por las ramas como nadie. 

Pero en cualquier caso es comprensible que una novela con la profundidad, la aventura y la increíble fantasía que es El Señor de los Anillos alcanzase la fama como la ha alcanzado.



El legado de Tolkien en literatura fantástica


No me voy a expandir porque muchos de los ejemplos que voy a tratar ya los he mencionado cuando hablé de criaturas mitológicas inteligentes (ya sean parecidos a los humanos o híbridos).

En cualquier caso, Tolkien sentó las bases de muchas de las razas que aún encontramos en las novelas de fantasía. Y ya no solo en la fantasía épica, sino en cualquier tipo de fantasía:
- Los elfos puros y dotados de magia
- Los enanos rudos capaces de trabajar en las minas, fieros y gruñones
- Los orcos, bestias deformes aliadas del lado oscuro

Da igual donde mires, que cuesta mucho no encontrar rastro de Tolkien en la literatura fantástica.

Eso ha llevado a muchos a buscar obras parecidas al Señor de los Anillos, copias de la trilogía que relataba la historia de la destrucción del Anillo Único, pseudo-plagios que, por inconsciencia de los autores, parecían repetir casi a rajatabla lo que decía la trilogía origina.

¿Estás de acuerdo en todo lo que he dicho? Pues yo no.



Hay mundo más allá de Tolkien


¡Y un mundo amplísimo! Decía un editor de la Editorial Minotauro que todas las novelas de fantasía que recibían eran, en realidad, reescrituras del viaje del héroe de Tolkien.

¿Nos hemos vuelto locos o qué? No, Tolkien no inventó el viaje del héroe. Y, de nuevo, NO toda la fantasía es Tolkien.

Hay un mundo más allá de elfos, gnomos y hobbits. Sí, es cierto que la obra de Tolkien ha influido y mucho a la hora de crear estas razas arquetípicas. Sí, es cierto que influencia a muchísimos escritores a la hora de crear sus novelas. Pero lo que no es cierto es que toda la fantasía es Tolkien. Eso es una patraña inmensa. 

Hay muchísimos géneros fantásticos en los que no interviene para nada la literatura de Tolkien, pero es que voy un paso más allá: 
¡que Tolkien no se inventó nada!


El gran secreto de los escritores


Puede que me echen del gremio por esto, pero te voy a contar un secreto: los escritores solo inventamos el 1% de las cosas que escribimos*. El resto de cosas que escribimos en realidad son inspiradas en cosas.

Inspiradas, que no plagiadas. Y la inspiración puede ser consciente o inconsciente, también hay que tenerlo en cuenta. 

Pero el caso es que nos basamos en cosas que conocemos y que hemos leído/visto/vivido. Y lo que hacemos es combinar estos elementos, mezclarlos hasta crear algo único y nuevo.

Porque es inspirado, sí, pero es nuevo.

Pues algo así pasa con la obra de Tolkien. Casi nada de las cosas que introduce en su novela salió de la nada. La mayoría de las criaturas ya aparecían en la mitología celta, por ejemplo. ¿El viaje del héroe? Inspirado por Beowulf. ¿La novela épica? ¡Procedente de la Edad Media!

¿Cuál fue la clave del éxito? La combinación de elementos y el hecho de que la población general no estuviese hasta la coronilla de novelas épicas. Todo lo que escribía Tolkien era un soplo de aire fresco, una novedad interesante y un imán para las masas. Hay que escribir aquello que no han escrito los otros (o al menos, tus contemporáneos).

Pero la rabia acumulada que le tengo a Tolkien no tiene nada que ver con todo esto. Conste en acta, señoría, que no culpo a Tolkien de ninguno de los crímenes de los que me quejo. Los culpables son sus fans, sus puñeteros fans, y el SEO.



Ahora sí: que le den al nuevo Tolkien


Y es que, como Tolkien es un gran precedente, cualquier nuevo autor que despunta en la fantasía épica medieval (por supuesto machista y con dragones) es mirado por la crítica con ojos esperanzados

¿Es este el mesías prometido? ¿Es este nuestro nuevo Tolkien?

Pues NO. NO ES EL NUEVO TOLKIEN. Tolkien hubo uno y espero que no haya ninguno más. ¿Qué mierda aburrida sería si todo el que viniese después fuese un nuevo Tolkien? Terminaríamos hastiados de leer las mismas historias, cansados y aburridos de repetir una y otra vez lo mismo.

Ese nuevo escritor que parece despuntar, tendrá algo de original, lo que sea, pero esa originalidad no tiene nada que ver con Tolkien. No es ningún tipo de héroe prometido, así que, por favor, NO LO LLAMES EL NUEVO NADA.

¿No es Sanderson original por sí mismo creando un sistema de magia tan complejo como la alomancia? ¿No es Martin original por sí mismo al poner en peligro a cualquier personaje, incluso a los protagonistas? 

¿Por qué entonces hay quien se empeña en decir que compiten entre ellos por "el trono de Tolkien"? Juro que tuve que contener mis instintos de dragón para no lanzar una llamarada desafortunada al leer el titular.

Pero es que el ciclo ha vuelto a empezar, y ahora ya no solo tenemos "al nuevo Tolkien" sino que tenemos a...



El nuevo Juego de Tronos


¿Esto es en serio? ¿Alguien se burla de mí? ¿Qué manía tiene la gente con hablar de el nuevo Juego de Tronos? Solo hay un Juego de Tronos y ya está

Me toca mucho las narices que ahora toda historia que tenga una trama política compleja, con enfrentamientos internos, se la considere Juego de Tronos. ¿Es que acaso las conjuras de palacio las ha inventado George R.R. Martin?


Luna-New-Moon-Ian-McDonald-Juego-de-Tronos-en-el-espacio
La novela Luna: Luna Nueva de Ian McDonald la venden como Juego de Tronos en el espacio.
¿EN SERIO?


Y así con todo: ¿nueva serie que va a tener éxito? Westworld es la nueva Juego de Tronos. ¿Un serie épica en el espacio? The Expanse es la nueva Juego de Tronos.

Me da mucha rabia que se utilicen estos términos porque se atenta contra la originalidad y la autenticidad de los autores. ¿Todas las autoras de fantasía juvenil son J.K. Rowling? No, por supuesto que no, y sin embargo también se escucha lo de la nueva Rowling.

Y el caso más absurdo que he escuchado es cuando dijeron que Iria G. Parente y Selene M. Pascual eran las nuevas Laura Gallego de la fantasía española. ¡Que Laura Gallego sigue viva y escribiendo! Y además, Seliria no tienen que ser las nuevas nada, ya tienen suficiente siendo originales por ellas mismas.

Pero ¿sabes cuál es la razón muchas veces de que se utilicen estos términos? El SEO. Sí. Las páginas buscan atraer visitas desesperadamente y palabras clave como "Tolkien" o "Juego de Tronos" ya mueven el suficiente tráfico. Y hay quien llega a hacer cualquier cosa por conseguir tráfico...

Pero es que más allá de eso, hay gente que de verdad confía en que habrá una nueva figura representante de la fantasía. Alguien que sea increíble y maravilloso. Y no se da cuenta de que esos autores increíbles y maravillosos ya existen.

Por supuesto que si a mí me comparasen con un autor que admiro me sentiría honrado, pero no quiero ser el nuevo José Antonio Cotrina por mucho que lo idolatre.

Por mi parte pueden darle por saco al nuevo Tolkien.

Yo quiero ser el nuevo Rafael de la Rosa.




Si te ha gustado esta entrada puedes hacerme un favor gigante y compartirla.
Y si quieres estar pendiente del contenido del blog puedes seguirme en Twitter y Facebook o apuntarte a mi lista de correos, donde podrás leer mi nueva novela en exclusiva (un cap nuevo cada dos semanas): ^^ 








NOTA: Si te gusta Tolkien y quieres saber más cosas de su vida y de su obra, recomiendo MUCHO las entradas de David Pierre en A Librería. *Sí, esta estadística también es inventada. 


31 comentarios:

  1. Genial artículo, ¡cuánta razón tienes! La verdad es que yo también estoy harta de estas comparaciones, que se dan en todos los ámbitos. "La nueva 50 Sombras de Grey", "El nuevo Juego de Tronos", "La nueva Dragon Ball"... Ya cansan. De hecho, es que utilizar a otros autores para promocionar una obra me parece lo peor, que a veces aparece más en grande el nombre de un autor famoso en la portada que el de su propio autor.

    Solo quiero hacer un pequeño apunte (porque la ringer en mí no se calla): no me voy a meter a discutir si Tolkien se va mucho por las ramas o no (a mi no me lo parece; Lovecraft me parece mucho peor en eso y nadie lo dice XD). Pero sí quiero apuntar que su prosa no es nada pobre, y que leerlo en inglés es una maravilla: tiene una melodía que le falta en la traducción, por muy buena que esta sea.

    TL;DR: ¡Gran artículo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "a veces aparece más grande el nombre de un autor famoso en la portada que el de su propio autor" --> Me recuerda a J.K. Rowling y la obra de teatro dichosa. Casi había rebuscar para encontrar el nombre del autor original del fanfic... :P

      Lovecraft no se va por las ramas: ¡LOVECRAFT VIVE EN LAS RAMAS! Es exagerado. Me flipa su imaginación, pero sus textos me resultan muy tediosos de leer por las vueltas que le da a las cosas (aunque no por lo enrevesado de su forma, que también tiene tela).

      A mí no me parece que Tolkien tenga una prosa pobre, pero sí que lo he escuchado decir de él.

      Me alegro de que te haya gustado ^^

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo contigo. Aún recuerdo cuando me recomendaron leer a Patrick Rothfuss y literalmente, como tú dices, lo llamaban el nuevo Tolkien. Pero Patrick es Patrick, y Tolkien es Tolkien. Odio las comparaciones, aunque el márketing sí lo haga. La originalidad ante todo, y si no eres original, entonces sí, eres una copia de. Pero no por ello eres mejor.

    Muy buen artículo ^^

    ¡Un saludín!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estíbaliz, te aplaudo aunque no me escuches. O lo mismo sí, porque con lo fuerte que doy las palmadas lo mismo sí que se oyen allá donde estés.

      De verdad, muy de acuerdo.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  3. Rafael de la Rosa, también conocido como: El hijo de embarazo masculino del matrimonio obligatorio de trigamia entre Tolkien, Martin y Cotrina. Conoce su nueva obra, una novela que no te dejará indiferente. ¡Mil millones de ejemplares vendidos en todo el mundo! La novela de la que todo el mundo está hablando.
    "Escalofriante, apocalíptico": Íker Jiménez
    ¡No te la pierdas!

    XD el marketing, tío, el marketing. Qué monstruo. 100% de acuerdo con todo el artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pido perdón por inmiscuirme sin permiso, pero este comentario me ha hecho soltar una carcajada de lo más genuina.

      Eliminar
    2. Guille, me matas xD De verdad, vaya despropósito de topicazos me has plantado: ¡todos geniales! JAJAJAJA Eso sí, como alguien diga eso de mí en serio, se va a ganar una llamarada de enfado.

      (Oliver: te entiendo, yo estoy igual :P)

      Eliminar
  4. No tiene sentido buscar un nuevo Tolkien. Lo que fue contado ya fue contado, vaya redundancia me ha salido. Un autor deberia querer contar cosas nuevas. Muy buen articulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede sonar redundante, pero parece que hay quien no lo entiende.
      Me alegra que te gustase, Marc ^^

      Eliminar
  5. Como bien dices, el viaje del héroe existía desde antes de que a Tolkien lo tuvieran en el pensamiento sus padres. Tenemos los mitos grecolatinos, los cantares de gesta, no solo Beowulf, también el Mio Cid, los Nibelungos. ¡Por dios, tenemos las leyendas artúricas! ¿Qué hay más épico y mágico que los mitos y leyendas celtas, por ejemplo? Pero también pienso que ese tipo de frases de 'el nuevo Tolkien/el nuevo Juego de Tronos' lo dice la crítica, los encargados del márketing y la gente que no está muy puesta en el tema. Leyendo a los clásicos (ya sea de fantasía, ciencia ficción o cualquier otro género) es como mejor podemos aprender de dónde vienen las influencias de los autores contemporáneos y así no caer en el error de llamar a cualquier cosa 'el nuevo X'.
    Y sí, coincido contigo en que está todo inventado. Es muy difícil escribir algo 100% original, pero al menos tenemos que intentar aportar algo nuevo que nos haga destacar.
    Muy buen artículo
    Un saludo!
    Fani

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He dicho Beowulf porque en teoría (y según los estudiosos de Tolkien) hay mucha influencia de él en Tolkien. Pero también hablan de Arturo y me lo he saltado (aunque tú lo apuntas muy bien :P)

      De todas formas, como bien dices, es cosa del marketing. Pero es que hay bastantes autores que se autocalifican solo para llamar la atención (la autopublicación es un lugar oscuro y alberga horrores)

      Un saludo, Fani. Me alegra de que te haya gustado ^^

      Eliminar
  6. Estoy convencido de que si editaran la novela que ando escribiendo ahora, la promocionarían como "El nuevo Juego de tronos" por ciertos detalles del argumento en los que todo queda en familia. Al 100% de acuerdo con el fondo del artículo. Imagino que si siguen usando ese tipo de trucos será porque funciona, pero no estás vendiendo algo honestamente, y si tienes que mentir para vender algo, igual ese algo no merece la pena. O al menos es lo que pienso yo y por eso huyo de este tipo de comparaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, no había hecho yo esa reflexión, pero razón no te falta...
      Porque hay cada cosa vendida como "El nuevo X" que se parece en calidad al X como yo me parezco a una monja.

      Eliminar
  7. Yo también odio mucho todo lo del nuevo Tolkien, el nuevo Juego de Tronos, etc. No solo por el SEO, porque también se utiliza en las fajas de los libros y eso google no lo tiene en cuenta, sino porque al final es un engañabobos. Se puede decir que X o Y son los "nuevos reyes de la fantasía" sin hablar de Tolkien, porque eso implica unos rasgos que sus obras no tienen. Siguiendo con el ejemplo que has puesto de Sanderson y Martin, ninguno sigue un esquema tolkiniano al pie de la letra como pudiera verse en las Crónicas de Mallorea o la Dragonlance, ni tienen multitud de razas antropomórficas, ni... En definitiva, estás vendiendo humo, y por extensión, estás engañando al consumidor. Porque yo sé que lo que me voy a encontrar no es Juego de Tronos. Y si algo es como Tolkien lo más probable es que saliera corriendo.
    Me ha encantado el artículo :D ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ARG! Verdad. Cuando veo eso en un libro tiene un efecto en mí muy claro: suelto el libro e intento no volver a tocarlo.
      Y es una pena, porque muchas veces el autor no tiene culpa ninguna, pero es que de verdad, me da tanta rabia... Sobre todo porque, como dices, siento que me engañan.

      Me alegra que te haya gustado :D

      Eliminar
  8. Lo peor es que en el caso de autoras también ves lo mismo, como el artículo que leí la semana pasada sobre Le Guin y comparaban el ciclo de Terramar con Tolkien y el Señor de los Anillos. Que si hay elfos que hacen no sé qué, que si los hobbits y el incesto (sí, es pa flipar) y yo pasmada, pensando: ¿y qué libros he leído yo? Que he leído dos pero ya es suficiente, sobre todo con el primero, para acercarte al mundo de Terramar. Y ni de coña, vaya. Para rematar tiene un recadito a los fans de la Dragonlance, en plan reparto de carnés, que ya es canela fina...

    Pero sí, este es uno de los infinitos casos en los que se intenta vender o hablar de una obra comparando con otra conocida. Todo para vender. A veces por familiarizar a alguien sobre algo y eso también es un error. Un ejemplo es Berserk: a más de uno he visto hablando de Berserk como un Juego de Tronos. ¿Perdona? Sería en todo caso al revés porque mira tú por donde, Berserk se empezó a publicar como unos cuantos añitos antes del primer libro de Martin...

    Y Laura me ha recordado a Naruto y cómo mi hermano me habló de la serie como el nuevo Dragon Ball. Porque durante el boom de la serie, aquí en España por lo menos se vendió como el nuevo Bola de Dragón. Y sí, es cierto que el autor se inspiró en Toriyama y Goku para crear Naruto. Pero hasta ahí acaban las similitudes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le Guin como Tolkien... ya... cuéntame más.
      Eso es otra, cuando dicen que algo posterior es el original y que lo otro (que lleva años en el mercado pero que, por H o por B, ha tenido menos fama) es la copia. Qué rabia me da, por dios.

      Ays,... si al final todos nos inspiramos en todo. Pero no somos el nuevo nada (espero que no seamos una copia de lo anterior, vaya).

      Gracias por el comentario, Elena
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  9. Un artículo genial. Es una lástima que ahora todos los libros se publiciten resaltando sus similitudes con otras obras famosas. En algunos casos se trata más de un agravio comparativo que de un halago, la verdad. Estas estrategias de marketing muchas veces son una tomadura de pelo, porque te dicen que determinado autor escribe como otro cuando no se parecen ni en el estilo ni en la forma de abordar el tema. Es algo demasiado común en la literatura de género y ya da asco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, puedes decir que un libro se parece, o que tiene un estilo similar. Es muy probable que si te ha gustado un libro que contiene una serie de elementos comunes con tal otro, ese otro también te guste.

      Pero es que decir que es el "nuevo tal" implica cosas como las que diceS: estilo, forma, historia... y (afortunadamente) suelen tener poco (o nada) que ver.

      Eliminar
  10. ¡HOLIWIS!

    Estoy total y absolutamente de acuerdo contigo, además es algo que hemos hablado unes amigues y yo más de una vez. ¿Por qué esa necesidad de comparar a nueves autores con algunes anteriores -casi siempre hombres, por cierto-? ¿Es que acaso no se puede ser magistral sin necesidad de indicar que somos le nueve X? ¡Yo soy mi nuevo yo! ¡Y punto!

    Es decir, entiendo que se pueda marcar la influencia de diches autores en la persona a la que nos referimos, pero de eso a simplemente resumirle en alguien que no es...

    ¡Muy buen artículo, como siempre! Un super cyberabrazo <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Casi siempre hombres" --> eso por supuesto. Si eres escritor de fantasía automáticamente se te asocia a la fantasía adulta (a no ser que se indique lo contrario). Y por lo tanto serás el nuevo Tolkien/Rothfuss/Martin...

      Ahora, si eres escritora... muy probablemente será juvenil. Serás "la nueva Rowling".

      Y es eso, no se puede resumir a toda una obra o a todo un autor en "el nuevo X". .

      ¡Un abrazo! (a ver cuándo deja de ser cyber)

      Eliminar
  11. ¡Hola Rafa!

    La verdad que hay veces que cuesta separar el marketing de lo que no lo es. Parece que si un libro es comparado con alguno de los grandes, es motivo más que suficiente para justificar su compra. Y creo que no solo es una lacra para los lectores, si no para muchos escritores, como bien comentas, que tratan de crear su propio estilo (cogiendo ideas y mezclándolas con las suyas. Yo también soy de los que opinan que casi todo está inventado) y que quedan desahuciados de las editoriales (o de los super ventas de Amazon) por no ser parecidos a Tolkien, Rowling, Martin o cualquiera de los libros mainstream.

    Me gusta también cuando en la portada del libro ponen una de esas cintas diciendo "el libro que mantuvo sin dormir a Obama". ¿Cómo no vas a comprar ese libro, por Dios?

    Un gran artículo, como siempre.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quién no compraría el libro que dejó sin dormir al Presidente de los Estados Unidos? ¡Que es el presidente! Su opinión y su criterio es mil veces más importante y fiable que la de cualquier otra persona de la calle. jajajaja

      En realidad me río, pero es triste. No porque Obama piense eso realmente (supongo que a la figura de autoridad que usan esos reclamos se la bufa), sino porque hay muchos lectores que de verdad piensan así.

      Y si me pones a Stephen King diciendo que una novela de terror es buena, vale, lo admito, tiene sentido. Pero cosas como la de Obama me dejan flipando jajaja

      ¡Un abrazo! :)

      Eliminar
  12. Hola, Rafael.

    Creo que una parte de culpa de esto también se la llevan los autores, y no hablo de los nóveles o principiantes que es más seguro encontrar grandes rastros de sus maestros en esas primeras obras. Me refiero, a los profesionales que aprovechan la popularidad y el tirón del marketing para meter al mercado un montón de historias que no son más que copias de la original. Y como ejemplo, ahora una gran parte de las novelas juveniles son distopías (para mí no lo son, pero ese es otro asunto) con subtramas románticas.

    En mi opinión, la diferencia con los "nuevos quiensea", es que van a entrar en ese grupo de márketing y moda, pero ¿seguirán hablando de ellos cuando hayan pasado cincuenta o cien años desde su muerte?

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que parte de culpa la tienen los autores. No digo que sea una mala campaña de marketing, de hecho es una "buena" en el sentido de que el uso del nombre de otro autor o de otra saga/novela famosa ya mueve un número de personas importante. Pero me sigue sin gustar xD

      Me puedes decir que se parece, o que los lectores que gustaron de "X" pueden gustar de "Y" porque tienen el mismo género, la misma temática o el mismo loquesea. Pero no eres el nuevo "X" por mucho que te empeñes.

      Muchas gracias por el comentario, Agustín ^^

      Eliminar
  13. El problema de todo esto a parte del marketing barato, es que radica en como cada vez las sinopsis, sí, esos textos extraños que antes venían detrás de los libros y que ahora se han transformado en frases sueltas o resúmenes sin sentido: no valen nada. Y cada vez se esfuerzan menos en cambiarla. O mejorarlas. Esta gente suspendería una y otra vez la parte del examen del examen de Lengua y literatura en el que tienes que poner el tema del texto xD Y es triste, por lo mal que trata a veces la portada el propio contenido.
    Muy buena entrada :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además de verdad jajajaja
      Con lo difícil que es escribir el puñetero tema del texto, parece que ni los profesionales son capaces de escribirlo (o es que ni les importa).

      La portada es un tema aparte. Yo entiendo que tenga que ser impactante,pero a veces es que no tiene NADA que ver con la novela xD

      Me alegra que e haya gustado ^^

      Eliminar
  14. Totalmente de acuerdo con tu artículo. La verdad a mí en lugar de atraerme consiguen que dude de leer el libro o ver la serie porque no sé qué me prometen ¿Una copia de tal serie o libro? ¿Una serie o libro que me enganche tanto como su referencia? Lejos de impresionarme lo que logran es que me sienta decepcionada cuando termino de leer.

    Me pasó con Trono de Cristal (que ya de por sí es ofensivo que digan que es "el juego de tronos par mujeres") donde en lugar de encontrarme con una historia profunda me topo con una protagonista Mary-Sue, egocéntrica, obsesionada por los vestidos y más boba de lo que se espera de una asesina tan famosa como ella.

    En fin, no estoy de acuerdo en que se siga manejando eso de "El nuevo algo".

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasa algo así. Los "nuevo no sé qué" me han dado tantas decepciones que cuando veo algo anunciado así ya desconfío y mucho. Aparte de que normalmente el "nuevo" y el "original" tienen poco o nada que ver y n osé qué criterio utilizan para decir que son uno el sucesor del otro.

      Y qué quieres que te diga, pero desde el momento en el que te venden algo como la variante femenina de otra cosa, yo ya me cogería una molestia y ni lo tocaría. Me demuestra una visión tan machista...

      ¡un saludo! ^^

      Eliminar
  15. Todo eso no es más que la necesidad que muchas veces tiene el Marketing de captar clientes /lectores /espectadores que ya han consumido un fenómeno de masas cuando lanzan un nuevo producto.
    Yo todavía no he conseguido que ese cebo cumpla mis expectativas. Quizá el problema también esté en nosotros como consumidores: no deberíamos dejarnos influir por ello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, cuando lo sacan ya han cansado al mundo. A mí me pasa, cuando veo algo muy publicitado no me apetece verlo/leerlo.

      Eliminar

Suscríbete para no perderte nada

* indicates required

¿Qué estoy leyendo?

Manual de Autopublicación
tagged: currently-reading
El caso del artista cruel
tagged: currently-reading

goodreads.com