11 ene. 2017

El Demacre, de Juan Muñoz Flórez

Antes de nada: esta reseña la hago como jurado de los Premios Guillermo de Baskerville 2016. Podéis consultar el resto de nominados aquí.

El Demacre, de Juan Muñoz Flórez




Sinopsis: "El Demacre" narra la historia de Diego, un "joven" madrileño de treinta y cinco años, cínico y hedonista, que busca prolongar a toda costa su vida parasitaria y fácil junto a Deyanira, su bella novia hispano-cubana de veinte años y estudiante de Historia del Arte. Para ello, y tras ver cómo sus sucesivos planes delirantes por ganar dinero fracasan uno tras otro, no duda en recurrir a un antiguo compañero de colegio, el Chi, quien se gana la vida pasando droga a domicilio, con la intención de trabajar para él. Sin embargo, pese a un inicio prometedor, pronto se torcerán las cosas para Diego. A los problemas con Deyanira y a su lucha sin cuartel contra su propio ego, se sumará la muerte de una chica en el after en el que Diego pasa droga los fines de semana y al que todos se refieren como "El Demacre".
Editorial: Amarante
Extensión: 258 páginas
Precio: 18€



1) Cómo está escrito


El Demacre es un libro contado en primera persona por el protagonista, Diego. La personalidad de Diego queda impregnada en todas y cada una de las palabras de la obra: es arrogante, machista, clasista, engreído, presuntuoso... Una joya de persona.

Esto hace que el texto tenga un ritmo propio que me parece genial. Un lenguaje muy bien utilizado, con un personaje que sabe lucirse y que está muy aprovechado como narrador.

Como curiosidad de la narración he encontrado un falso laísmo que me ha llamado la atención. ¿Falso por qué? Porque el narrador, un casi doctor en filología (al igual que el autor) dice que hay un laísmo pero es mentira:

—y añadió, tirando de laísmo—: No la empotraba yo ni ná.

Eso no es laísmo. El "la" está perfectamente bien utilizado sustituyendo un complemento directo. Y si no estás seguro, pásalo a pasiva: Ella fue empotrada por mí. ¡Hala! Complemento directo o como quiera la RAE llamarlo ahora.

Sí he encontrado un par de faltas de concordancia cuando se usa la palabra gente: "esta gente si quieren". Gente es singular. Uish. Pero casi lo dejo como una errata anecdótica porque el resto del texto carece de ellas (o si las tiene yo no las he visto).

Lo único que de verdad me ha parecido un poco extraño en la escritura es el diálogo. Queda clarísimo que Juan Muñoz Flórez pretende conseguir un diálogo fluido y que imite lo máximo posible al habla real. Pero, tío, macho, te pasas con los apelativos, tronco, que un momento, cabeza, que casi no se entiende ná, tío. Tronco. Macho.

Más aún cuando el protagonista no los usa apenas cuando actúa como narrador. Es un tío culto y se le nota. Y así se refleja en casi todo su diálogo. Sin embargo, hay un par de escenas en las que se convierte en uno más sin razón y comienza a soltar apelativos mazo rayantes, ¿me entiendes, tío?

Aparte de esto, me ha dado un poco de coraje el uso desmedido del cliffhanger. Pero mal llevado. Mal llevado porque en El Demacre, en lugar de dejarte con las ganas de seguir leyendo por la propia historia en sí, Juan Muñoz Flórez recurre a decir frases como "más tarde me arrepentiría de aquella decisión", "ahora sé que aquello fue lo pero que podía hacer", "si hubiese sabido lo que pasaría después...".

¡No era necesario! La novela ya era interesante per se. No hacía falta esas frases para anticipar la catástrofe. ¡Ya sé que se va a ir todo a la mierda!


2) Personajes


La estrella de la novela es, sin duda, Diego. Ya he descrito como es y me quedo corto. Es un personaje hecho para gustar y se nota. Es malote pero de corazón sensible. Hijo de puta pero fiel a su novia. Cabrón pero que se desvive por su hermana pequeña. 

Va en ese rollo de chico malote de serie española que a mí me da tanta tirria. Y eso no lo hace mal personaje, que conste.

Lo que sí he temido es que sea un self insert del copón. Comparte demasiadas características con el autor: rasgos físicos, ambos estudiaron filología en la Complutense, ambos son de Madrid, misma edad... La única diferencia es que el autor terminó el doctorado y el personaje se quedó a medio camino.

Es muy típico en las primeras novelas de un autor encontrarse con un protagonista alter ego. Un personaje en el que se vuelcan todos los deseos de nosotros mismos, hacer que le vaya como a nosotros querríamos que nos fuese. 

Y pese a que Diego no deja de decir que la vida le va como el culo, después también dice mil veces que se encanta a sí mismo y que olé sus huevos morenos. Una autofelación que se hace... 

PERO, como no conozco de nada al señor autor, ignoro si sus personalidades son similares o no. Si ambos han tenido contacto con las drogas, con el mundo de la noche, con el tráfico... Ergo puede que sea solo una superstición mía. 

El principal problema que le veo al resto de personajes es que casi carecen de personalidad. Lo camuflan con un estar en escena magistral con unos diálogos geniales, pero son planos o semiplanos y además denotan unos prejuicios de la hostia. Todos los del barrio periférico son unos chungos, solo los del centro son "gente de bien"... El que es drogata lo es y punto. El que es camello, igual. 

Solo el protagonista parece tener intereses culturales a pesar de ponerse hasta el culo de la misma mierda que el resto. Pero porque él es del centro, eh.

Dejo aparte los comentarios ultramachistas (¿ya estás, Rafa, otra vez con el machismo? Pues sí, joder). Los tíos que se miden a ver quién de ellos es más macho por haber desvirgado a más o menos tías, por ejemplo. Las mujeres utilizadas sin sentido y sin razón. La ausencia de personajes femeninos fuertes (solo Ariadna parece tener algo de chicha, pero no termina de ser explotada). es otra novela llevada por hombres: protagonista, antagonista, secundarios... Todo hombres. Me caben en una mano los nombres de mujeres usados en la obra.


3) Trama


Una tema de drogas que se va de las manos. ¿Suena como algo típico? Pues es la trama de la novela.

Es cierto que no es el argumento más innovador del mundo. Hay pelis de este estilo y seguro que conocéis alguna más que yo. Pero pese a ello, la novela no es mala y es muy entretenida. La trama está muy bien llevada, bien contada. Pocos agujeros argumentales vas a encontrar en ella.

Además, el giro final está bastante bien excepto por una cosa que el propio autor usa a su favor (pero que a mí no me gusta). Evidentemente es gusto personal y no cuenta para la puntuación, y no puedo contarla porque SPOILERS. 


Puntuación final


Un libro muy entretenido y que seguro que disfrutarás leyendo si eres capaz de entender que el protagonista es un gilipollas y un machista de mierda. 


¡Comparte!:

5 comentarios:

  1. Te felicito. Eres capaz de reseñar cualquier novela centrándote en los aspectos más irrelevantes y sin entender nada que se salga de una postura ideológica a priori que le impones. No todo el mundo puede.
    Reseñar este libro sin mencionar el sentido del humor, las contradicciones del protagonista (¿autofelaciones?, ¿te has leído todo el libro?), las reflexiones o la vergüencita ajena que da leer que los personajes son planos, cuando hasta el camarero más secundario tiene forma de ser propia y diferenciada, la verdad, es todo un mérito. Es como leer Las Uvas de la Ira y dedicar la mayor parte de la reseña a hablar de lo muy poco que conoce la biología de las tortugas Steinbeck y que además va de nosqué otras cosas y por cierto, los hombres son los que se reúnen a tomar decisiones y ellas a cocinar (!!!!).
    No es que los árboles no te dejan ver el bosque, es que te has dado un cabezazo contra el árbol que menos te gustaba y se te ha olvidado que hay más.

    ResponderEliminar
  2. Joder, si se pone así por cuatro tuercas, si le pones una nada más te manda un misil geolocalizado.

    Muy completa y estructurada la reseña.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay algunos fans que se lo toman como ataques personales. Y el caso es que el libro me ha gustado un montón y lo he puntuado muy bien, no lo entiendo.

      Eliminar
  3. Me encanta cómo reseñas. Muy pocos blogueros se fijan en ciertos aspectos que también están ahí, y se quedan en un «read and feel», que no está mal, pero que ya es lo que todo el mundo hace.
    Desde luego, me he hecho a la idea de qué tipo de historia cuenta, y si me gustara esa temática, leería la novela. Después de este análisis tan objetivo, si dices que no es mala, me fío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo intento hacer un balance de todo. Para mí es importante la forma en la que se cuenta la historia, la trama y los personajes. Por eso son los tres puntos que remarco. Por supuesto hay parte de las sensaciones que me deja.
      No es mala, la novela está chula. Yo le critico el machismo y cosas así por gusto personal, pero es una muy buena novela. ;)

      Eliminar