18 dic. 2017

Libros para regalar en Navidad: listas de deseos de los lectores

La Navidad es un momento ideal para pedir que te regalen libros. Porque, seamos sinceros, ¿quién no quiere que le regalen un libro?* Yo mismo aprovecho para regalar libros en navidades (este año, además, aprovecho y lo que hago es regalar libros escritos por mujeres para seguir la fantástica idea de Mª Mar González).

Si no sabes qué regalar, tranquilo, yo también tuve mis dudas. Así que he pedido a los suscriptores que me ayuden a crear una lista de libros deseados y... la verdad es que hay títulos MUY interesantes. ¿Quieres echarle un vistazo?

NOTA: no me hago responsable del aumento de títulos en la pila de pendientes que puede provocar la lectura de este artículo. Para mayor seguridad, consulte con su librero de confianza (y compruebe el saldo de su cuenta corriente).



LIBROS PARA REGALAR EN NAVIDAD


Lista de libros de Stiby (web)

- Binti, de Nnedi Okorafor: ganadora de los premios Hugo y Nebula a la mejor novela.
- Saga de Cormoran Strike, de Robert Galbraith: novelas policíacas escritas por J.K. Rowling bajo el pseudónimo de Robert Galbraith.
- El mejor de los mundos posibles, de Karen Lord: novela de fantasía con reflexiones sobre el legado cultural y la supervivencia.
Nueva Madre, de Eugene Fischer (traducido por Arrate Hidalgo):  novela corta ganadora depremio Tiptree y nominada al premio Nebula, con una interesante premisa: partenogénesis humana contagiosa.
- Diez variaciones sobre el amor, de Teresa P.  Mía Echeverría: antología de relatos donde se explora el amor en todas sus facetas posibles.
- Escrita en tu nombre, de Amelia Noguera: el destino lleva a encontrarse a Omid, un músico iraní, y a Malena, una joven española. Pero él es demasiado perfecto para ser de ella y ella demasiado insegura para creerse de él.


Lista de libros de Cecilia Travagla

Una Madre, de Alejandro Palomas: Es muy divertido, aunque al principio no lo parece, aunque llega a ser pelín estresante.
- El libro de los amores ridículos, de Milan Kundera: son siete historias de supuesto amor, que no son más que de seducción. Bobadas.
- El Grito de los Murciélagos, de Jesús Carnerero: es tan SÍ, tan la-vida-real-tal-como-te-la cuento, que me encantó.
- El Secreto del Señor Evol, de Jordi Hortelan:. Este te lo recomiendo porque es amiguito. Es un libro de sueños para soñadores, y yo sé que los hay, porque yo no. Este escritor indie es un luchador.


Lista de libros de Álvaro Aranda Muñoz (web)

Barro, de Alicia Pérez Gil: Este libro me lleva persiguiendo bastante tiempo, ya que he leído bastantes reseñas muy positivas en los blogs qu sigo. Además, Alicia en el país de las Maravillas me encanta, y creo que tiene varias referencias al libro de Lewis Carroll.
- La caja de Bernit, de Pablo Ferradas Pérez: Vi la entrevista/discurso que dio en la Escuela de Escritores de Madrid y me pareció muy interesante el proceso que siguió para llegar a estar, aunque fuese por un día, entre los libros más vendidos de Amazon para su categoría.
- Lectores aéreos, de Gabriella Campbell: Me gusta mucho leer fantasía y relato breve, sigo el blog de Gabriella Campbell desde hace tiempo y no he leído ningún libro suyo de ficción. Tengo mucha curiosidad por ver cómo escribe.
- Memoria selectiva: y otros relatos de ciencia ficción, de David Olier: David es un escritor y blogger que he descubierto hace poco, y esta colección de 13 relatos me ha llamado la atención por las posibles consecuencias que puedan tener las nuevas tecnologías en un futuro no tan lejano. Además, trabajo con alguna de estas tecnologías en mi día a día. :)
- Leyendas de la tierra límite, de Ana González Duque: De Ana he leído ya “El escritor emprendedor” y me ha encantado. Tengo curiosidad por sus libros de ficción, y sus dos libros de “Leyendas de la tierra límite” prometen aventuras de fantasía muy interesantes.
- Cuento de Navidad, de Charles Dickens: No lo leo todas las Navidades, pero casi todas. Es uno de mis cuentos preferidos y no hay mejor época del año para releerlo. :)


Lista de libros de Estefanía (web)

- La esfera perfecta, de Pablo Ferradas: porque me encantó 'La caja de Bernit' y quiero ver qué tal es con la cifi.
- 36, de Nieves Delgado: que le tengo ganas desde hace bastante tiempo.


Lista de libros de Edu Norte (web)

- The Dispossesed, de Ursula K. Leguin (Los desposeídos): ganadora de los premios Nebula, Hugo y Locus.
- A Wizard of Earthsea, de Ursula K. Leguin (Un mago de Terramar): ganadora de los premios Nebula y Hugo
- Cuentos desde el otro lado, la antología (qué ganas de leer a Cristina Jurado): Premio Ignotus al mejor relato por "La segunda muerte del padre" de Cristina Jurado.
- La Belle Sauvage, de Philip Pullman


Lista de libros Lily (web)

- Solterona (de Kate Bolick) y Cómo ser mujer (de Caitlin Moran) están presentes porque me urge cada vez mas leer sobre otras mujeres desenvolviéndose en la sociedad y lo que opinan al respecto.
- Caliban y la bruja, de Silvia Federici: Me lo han puesto por las nubes. Mujeres a lo largo de la historia que han vivido cosas que deberian sentirse obsoletas pero no es así. Además a mi me dicen brujas y yo salto.
- El curioso incidente del perro a medianoche, de Mark Haddon: Este libro me toca en punto sensible con lo del asperger y adoro la referencia a Sherlock Holmes en el título.


Lista de libros de Carla Bataller (Twitter)



Lista de libros de Laura Domínguez

- El mundo de Rocannon, de Ursula K. Le Guin
- Un extraño en primavera (manga), de Kanna Kii
- Por siempre jamás, de Lauriell
- Art book de Steven Universe
- A través de la arena, de Laura Morán.
- Garras y colmillos, de Jo Walton


Lista de libros de Carla (Café de tinta) (web)

- Felicidad Martínez - La mirada extraña
- Varios autores - Bienvenidos al bizarro (Orciny)
- Varios autores - Cuentos desde el otro lado (Nevsky)
- Beverly Lee - La creación de Gabriel Davenport de tinta)


Lista de libros de Pablo Ferradas (web, canal de YT)

- Anatomía del guión, de John Truby,
- El guión, de Robert McKee


Lista de libros de Arturo (web)

- Tirando por fantasía yo por Navidad pediría Aprendiz de asesino (la primera parte de la trilogía del Vatídico), de Robin Hobb y Un cuento oscuro, de Naomi Novik.

- Tirando por ciencia ficción pediría Alucinadas I, de VV.AA y Justicia Auxiliar (la primera parte de la trilogía del Imperio Radch).

- Y en cuanto al género del terror, pediría Nido de pesadillas, de Lisa Tuttle y Siempre hemos vivido en el castillo, de Shirley Jackson :).


Lista de libros de Cuervo Mellado 

- No son molinos, antología de Cachava y Boina de Editorial Cerbero
- La Divina Comedia, de Dante.


Lista de libros de Jorge (web)

- Barro, de Alicia Pérez Gil: Alicia es una autora que saca libros como churros y mucha gente señala que es esta es una de sus operas magnas. Por lo visto es un libro genial y pronto sale la segunda parte así que toca ponerse al día.
- La chica descalza en la colina de arándanos, de Nieves Mories: No se que es la psicoprosa pero todo el mundo me dice que lo lea. Por lo visto es una historia un poco rara pero te deja con una sensación genial.
- La quinta estación, de NK Jemisin: Este no he podido aguantar y ya lo he leído pero… ¡Dios mío! Es una de las mejores obras que he leído jamás. Tiene desarrollo de personajes, un mundo super detallado, un sistema de magia con sentido basado en la geología y está escrito de una forma desconcertante pero brillante (tercera y segunda persona).


Lista de libros de Consuelo Abellán

- Las estrellas son legión, de Kameron Hurley: Lesbianas en el espacio


Lista de libros de Carlos Velilla

- Saga, de Brian K. Vaughan y Fiona Staples


Lista de libros de Alejandro de Valentín (web)

- Barro, de Alicia Pérez Gil (Fantasía)
- Histerias ficticias, de Nicholas Avedon (CiFi)
- El escritor emprendedor, de Ana González Duque (No ficción)
- 36, de Nieves Delgado (CiFi)


¿Qué vas a pedir tú?


Como puedes ver hay muchos libros que se repiten y he de decir que he hecho un poco de trampa: entre las listas de deseos de arriba figuraba varias veces mi novela de brujas, Hijas de Lilith: el legado de la sangre. 

Y el caso es que... la he quitado por una razón: porque ninguno de ellos va a tenerla en la lista de deseos más tiempo porque será mi pequeño regalo de Navidad por haber participado en este post ^^ 

A ti no puedo regalártela (que el escritor tiene que comer de algo), pero sí que te aviso de que a partir del día 21 Hijas de Lilith estará rebajado en Amazon (la versión digital) y que la versión física mantiene su descuento hasta después de vacaciones. 

Por si quieres aprovechar y pedirlo por navidad :P 

Además, ¡ya he superado las 100 copias vendidas! :D :D :D :D 

Gracias a todos los que han confiado en mi aquelarre y que están dejando críticas tan chulas. Tú, si quieres, también puedes formar parte del aquelarre y enfrentarte a dioses oscuros interdimensionales en una batalla que lleva siglos en marcha.

¿Qué libros vas a pedir por navidad?


*mucha gente, ya lo sé, pero si estás en este blog será porque te gusta la literatura. Si estás buscando recetas de mantícora al vapor... lo siento, no soy tu hombre :( 

14 nov. 2017

Thomas Edison y el teléfono para hablar con los espíritus

Comunicarnos con el más allá, establecer un contacto con espíritus, es algo que ha inquietado la mente de muchos a lo largo de los años. El deseo de que exista una vida después de la muerte, de comprender qué nos espera cuando nuestro cuerpo deje de funcionar es algo arraigado en nuestra naturaleza.

Supongo que puede estar relacionado con nuestro instinto de supervivencia, que quiere incluso ser capaz de superar el fin último de la vida: la muerte.

Te sorprendería saber la cantidad de personas que han especulado sobre lo que hay al otro lado del velo, pero hoy quiero hablar de alguien en concreto: Thomas Edison y su teléfono para hablar con los espíritus.



THOMAS EDISON Y EL TELÉFONO PARA HABLAR CON LOS ESPÍRITUS


¿Qué hay después de la muerte?


Hay muchas teorías sobre qué ocurre cuando morimos. Porque, vamos poco a poco, no tiene mucho sentido intentar ponernos en contacto con espíritus si estos no existen, ¿no?

No todas las teorías que permiten una existencia después de la muerte dan juego para que existan los fantasmas, los espíritus o un más allá de cualquier tipo, así que mejor empezar por lo básico y tratar de dilucidar qué hay cuando nuestro cerebro se calla.

1) No hay nada

Esta teoría es la más básica. La más fácil y la que, ahora mismo, tiene la mayoría de datos empíricos de su parte.

No somos más que un conjunto de átomos que se agrupan en moléculas, que componen células, que conforman tejidos y se organizan en órganos. Un conjunto de electrones y quarks interconectados y unidos por fuerzas electromagnéticas que, por alguna extraña razón, dan lugar a un individuo con autoconciencia.

Pero, hagamos lo que hagamos, no dejamos de ser reacciones químicas y físicas que, cuando el nivel de oxidación de tejidos llega a un estado crítico y el estado de nuestra codificación genética no es capaz de repararlo por el envejecimiento, se acaban.

Fin.

Cuando nos morimos nuestro cuerpo se descompone y con él nuestra mente, que solo es el conjunto de interacciones sinápticas de un cerebro que está inactivo.


2) Teoría de las religiones abrahámicas (y otras similares): el Cielo y el Infierno

Quizás la más familiar en occidente sea esta teoría (o conjunto de teorías según la perspectiva de cada religión) debido a la influencia del cristianismo. 

Cada uno de nosotros está formado por una dualidad cuerpo-espíritu (puedes llamar mente o alma al espíritu, según consideres). De forma que cuando morimos lo único que perece es el cuerpo, mientras el alma permanece.

Es entonces cuando somos juzgados por el ser superior que nos ha creado (Dios de forma general, aunque en la religión egipcia también los dioses juzgaban el paso del alma al otro mundo y no tiene nada de abrahámico). Si hemos sido buenos, iremos al cielo; si somos malos, al infierno.

Si hemos sido pichí pachá... pues nos quedamos en una especie de limbo o, directamente, en la Tierra, caminando entre los vivos como espíritus.

A veces también se acepta que un espíritu se quede en el mundo mortal si tiene un tema pendiente.

Aquí sí que sería posible tener espíritus con los que contactar. No sé si por teléfono como pretendía Edison, pero sí que al menos habría una posibilidad de hablar con ellos.


3) Teoría de la reencarnación (Budismo y otras religiones)

El fin de la vida no es más que el comienzo de otra. Nuestra alma está en una continua renovación, pasando de un cuerpo a otro, de una vida a otra en un proceso de aprendizaje y mejora eternos.

La reencarnación se trata de forma diferente según las diferentes creencias religiosas (igual que el cristianismo y el judaísmo), pero de forma resumida es un ciclo: naces, vives, mueres y naces de nuevo.

Lo curioso de la reencarnación es que no siempre eres humano, sino que tu alma puede pasar por cualquier tipo de ser. En algunos casos, el ser en el que te reencarnas se asocia con el karma: según cómo te portaste en vida, así será el ser en el que te reencarnes (lo cual a mi corazón de biólogo le hace pupa porque hay una escala nature ahí fuerte, con el ser humano sobre el resto de especies).


4) Teoría dimensional

Si consideramos que nuestra existencia continúa una vez nuestro cuerpo se muere, entendemos que pasamos a un estado diferente. Nuestra alma o nuestro espíritu no es material (o al menos no lo vemos y no lo tocamos, así que...). 

Es por eso por lo que hay quien defiende que al morir pasamos a una dimensión diferente, que existimos en una realidad diferente.

Podría ser que fuésemos a una realidad totalmente distinta a la nuestra y que no tenga conexión alguna con esta. Pero también existe la posibilidad de que al morir nos quedásemos en este mundo en un plano de realidad diferente.

Aquí nos convertiríamos en espíritus, seres de otra dimensión o esta misma, pero que pueden relacionarse con el mundo de los vivos.


5) Teoría del eterno retorno o el déjà vu

Esta teoría la he escuchado varias veces y siempre me parece muy curiosa, sobre todo porque la gente la cuenta sin llegar a pensar en las consecuencias que tiene.

La teoría del eterno retorno nos dice que al morir volvemos a nacer, pero no como una reencarnación en otro cuerpo o como un ser distinto en una dimensión diferente. No. 

Lo que ocurre es que volvemos a revivir nuestra propia vida. Como si estuviésemos en un eterno Día de la Marmota, morimos y renacemos en nuestro propio cuerpo el día en que nuestra madre nos trajo al mundo.

Hay quien incluso asegura que la luz que algunas personas aseguran ver al final del túnel no es sino la luz que comienzan a percibir nuestros ojos justo antes de naces (¿quizás el blanco se debe a los halógenos del paritorio?).

¿Lo flipante de esta teoría? Tira por tierra el libre albedrío, la linearidad del tiempo, la idea mayoritaria de la existencia de la realidad en sí misma. Medítalo y verás.


Más o menos así se te va a quedar la cabeza.
Si nazco en mí mismo una y otra vez, siempre tomo las mismas decisiones y siempre hago las mismas cosas cayendo en in ciclo sin fin. Pero además curvo el tiempo en mi existencia haciendo que después del final vuelva el principio. Y no solo lo curvo yo, sino que lo curva cada persona al morir en una curva diferente que conecta un punto diferente cada vez del futuro con un punto diferente del pasado. De hecho, esa persona que es más joven que yo y que probablemente vivirá más que yo ha visto un futuro que yo nunca conoceré.
(Y así un rato)



Como ves, de estas 5 teorías solo serían posible los espíritus en dos de ellas, así que Thomas Edison debería tener una idea similar a una de ellas para aventurarse en la creación del teléfono de los espíritus.


¿Qué opinaba Thomas Edison de la vida después de la muerte?


Cuando la gente le preguntó por su "máquina del más allá", Edison aseguró que solo funcionaría si eran ciertas las conclusiones a las que él había llegado:

1) Cuerpo y mente (o espíritu) son en realidad el resultado de reacciones químicas y físicas que pueden llegar a conocerse perfectamente.

2) Estas reacciones impulsarían una serie de "unidades" infinitesimales que, unidas, darían lugar a la vida en sí misma. “Estimo que, grosso modo, en nuestro cuerpo tenemos alrededor de veinte mil millones de células, y cada célula alberga una comunidad de cinco mil unidades”, dijo. 

3) Algunas de estas "unidades de vida" se encargan de configurar nuestra memoria, nuestras emociones, deseos... Así, al morir, estas unidades se liberan y buscan otro cuerpo o trabajan por sí mismas.

Es decir, Edison creía que podíamos reencarnanos si estas unidades de vida llegaban a otro cuerpo, pero que también podíamos quedarnos como espíritus que pueden interaccionar con la realidad.

Fue esta idea la que lo llevó a querer diseñar el teléfono capaz de comunicarse con los espíritus. Una idea increíble para un inventor increíble, porque es justo por lo que se conoce a Thomas Edison, por sus inventos.


La vida de Thomas Edison y sus inventos


Thomas Alva Edison nace en Ohio el 11 de febrero de 1847. Siendo joven un profesor lo llamó "estéril e improductivo" y ese hecho le marcó de por vida; puede incluso que fuese el catalizador de su interés como inventor. 

Durante su juventud trabajó vendiendo frutas en Detroit, lo cual le vino de perlas porque, mientras esperaba el tren de vuelta a casa, devoraba libros como un loco en Asociación de Jóvenes (después Biblioteca Gratuita) de la ciudad.

Como no le bastaba lo que leía sobre ciencia, Edison empezó a hacer experimentos por sí mismo.

Aprendió código morse y telegrafía y empezó a trabajar a los 15 años como telegrafista. Fue este trabajo el que le permitió crear su primer invento: el repetidor automático, que emite señales entre estaciones de telégrafos sin que haya personal transmitiéndolas.

Realizó muchos otros inventos. Quizá el más famoso sea el fonógrafo en 1877. Sí el fonógrafo y no la bombilla porque la bombilla no la inventó Edison. Se le atribuye realmente a Nikola Tesla (que en mi opinión es el inventor más importante de la historia). Thomas Edison solo (¿robó?) mejoró la bombilla de filamento incandescente.

"¿Veis este maravilloso objeto por cuya invención todos me conocéis? ¿Sí? Pues se lo robé a Tesla xd "

Debido a todos sus estudios científicos, concebía a los seres humanos como meras máquinas orgánicas, de ahí su mecanización de la mente como "unidades de vida". Incluso tuvo problemas por dudar de la existencia de Dios públicamente.


El teléfono para hablar con los espíritus


Para Thomas Edison era obvio que, si la mente sobrevivía en estas unidades, debe tener nuestros recuerdos y nuestros deseos, y muy probablemente quieran comunicarse con nosotros.

El anuncio descabellado lo hizo la American Magazine: "Thomas Edison trabaja en cómo comunicarse con el más allá". Él, como respuesta, no solo no desmintió la información, sino que confirmó que trabajaba en una investigación psíquica relacionada.

Lo hizo justo después del final de la Primera Guerra Mundial, cuando miles o millones de familias estaban deseosas de poder ponerse en contacto con los familiares que habían caído en el campo de batalla. Era un negocio que podría hacerle millonario.

En 1920, convocó a un grupo de científicos y espiritistas con el fin de poder encontrar esas "unidades de vida" con las que poder comunicarse. Parece ser que no consiguió nada y por eso en los últimos 11 años de su vida cada vez mencionaba menos la máquina.

Hasta el día de su muerte.

Tenía 84 años y aquel 18 de octubre de 1831, Thomas Edison tenía delirios. Llevaba varias semanas enfermo y encerrado en casa. Su médico solo lo escuchaba murmurar frases que apenas comprendía, relacionadas todas con el mundo y la vida después de la muerte.

Lo último que dijo, y que dejó a su médico apesadumbrado, fue "Allí hay mucha belleza". Después, su corazón dejó de latir y Edison exhaló su última bocanada de aire.

Hay quien dice que dejó las instrucciones para construir la máquina, incluso hay quien asegura que hay un prototipo oculto. Algunos dicen que fue un fraude, otros que funcionó y que lo que encontró en aquella comunicación fue tan fuerte que no se vio capaz de sacarlo al público.

Lo indudable es que su máquina del más allá, su teléfono para contactar con espíritus fue una idea increíble que inspiró muchas otras.


Otros científicos que intentaron comunicarse con los espíritus


Inspirados o no por Thomas Edison, hay otros científicos en la historia que han intentado establecer contacto con los seres de más allá del velo de la muerte.

Nikola Tesla fue una de las primeras personas en registrar extrañas señales de radio. Su intención era detectar señales de fuera de la Tierra, pero lo que escuchaba eran voces humanas hablando entre ellas. 

Serían los primeros casos de Fenómenos de Voces Electrónicas (EVP por sus siglas en inglés) o más conocidas como psicofonías.


Nikola Tesla, el científico más infravalorado en comparación con todo lo que ha hecho por el mundo.
Ays, algún día hablaré de ti.


A.B. Saliger fue un inventor de Nueva York que creó el Psycho-Phone a comienzos del siglo XX. Este aparato servía para "aprender durmiendo" ya que decía que durante el sueño el subconsciente era más receptivo a información. Aunque hay quien dice que también permitía comunicarse con el subconsciente de personas que ya no estaban vivas.


La empresa Metascience Fundation, en 1979, se puso a trabajar en un aparato que permitía comunicarse con los muertos. Esta máquina, conocida como Spiricom, fue probada y el inventor llegó a registrar más de 20 horas de conversaciones con seres del más allá.

Incluso hay un esquema de cómo funciona el Spiricom.

Lo que queda claro es que el interés por los seres del otro lado es algo inevitable. Relacionados con estos temas hay numerosas historias, ya que novelas de fantasmas tenemos muchísimas. Incluso tenemos a Samara en The Ring avisándonos de que nos quedan 7 vidas mediante una llamada de teléfono.

Hablando de Seres de otra dimensión, no puedo olvidar el libro de R.R. López que va justo sobre este tema.

Mi duda ahora es: si no me gusta hablar por teléfono estando vivo, ¿querría hablar estando muerto?

No sé, yo creo que mejor crear un whatsapp para los muertos, que la presión social no creo que se me vaya al pasar al otro lado.

¿Te gustaría poder comunicarte con los muertos?
Y si estuvieses al otro lado, ¿hablarías con los vivos?





¿Te ha gustado el artículo? Te agradecería muchísimo que lo compartieras ^^ 

Si no quieres perderte nada de lo que publico, puedes seguirme en Twitter o en Facebook. ¡O suscribirte a mi lista de correos! Mando información chachi y exclusiva sobre cosas que escribo (como el prólogo de Hijas de Lilith, mi primera novela):






18 oct. 2017

Libros escritos por mujeres (#LeoAutoras)

El sesgo a nivel editorial entre mujeres y hombres es algo más que evidente. Ya hablé en su momento del sexismo que campaba a sus anchas por la literatura, es precisamente por eso por lo que se hacen necesarias campañas como la de #LeoAutorasOct.

¿En qué consiste? En leer durante el mes de octubre solo libros escritos por mujeres.

(Sí, esta entarda llega un poco tarde, pero he estado sin internet y, como comprenderás me cuesta mucho publicar sin conexión por razones obvias)

PERO nunca es tarde para hacer recomendaciones de libros escritos por mujeres. En mi caso, novelas de fantasía y ciencia ficción que tienen la firma de una autora en su cubierta.


LIBROS ESCRITOS POR MUJERES 

(#LeoAutorasOct)


Todas las recomendaciones las puedes encontrar en el vídeo (junto con una pequeña reflexión inicial).





Para facilitarte un poco la vida, tienes todos los enlaces de las novelas que menciono aquí abajo:


NOVELAS DE CIENCIA FICCIÓN ESCRITAS POR MUJERES


- Horizonte Rojo, de Rocío Vega (mi reseña)
- La mirada extraña, de Felicidad Martínez (mi reseña)
- Despertares, de Felicidad Martínez
- Sueños Rotos, Caryanna Reuven (mi reseña)
- Horizonte 6, Caryanna Reuven (mi reseña)  [GRATIS - PAGO SOCIAL]
- 36, de Nieves Delgado (mi reseña)
- Clorofilia, de Cristina Jurado (mi reseña)
- Diez variaciones sobre el amor, de Teresa P. Mira
- La era de las almas, de Logan R. Kyle  [GRATIS - PAGO SOCIAL]



NOVELAS DE FANTASÍA ESCRITAS POR MUJERES


- Leyendad de la Tierra Límite: Las tierras blancas y Las tierras oscuras, de Ana González Duque (mi reseña)
- Barro, de Alicia Pérez Gil (mi reseña)
- El Fin de los Sueños, de Gabriella Campbell y José Antonio Cotrina
- Crónicas del fin: El cielo roto, El dios en las alturas y Testamento, de Gabriella Campbell y José Antonio Cotrina
- Lectores Aéreos, de Gabriella Campbell
- La guerra de las brujas, de Maite Carranza
- Los espíritus del humo, de Conchi Regueiro (mi reseña)
- A través de la arena, de Laura Morán Iglesisas

NOVELAS DE TERROR ESCRITAS POR MUJERES


- Agramonte, de Yolanda Camacho
- Última noche en el páramo, de So Blonde


LIBROS DE NO FICCIÓN ESCRITOS POR MUJERES


- Cómo escribir fantasía, de Ana González Duque 


Y hasta aquí mis recomendaciones. ¿Has leído alguno? ¿Vas a leerlo?
¡Déjamelo en un comentario y más te vale criticar conmigo lo que leas! :P 

21 sept. 2017

El terror de escribir fantasía

Siempre he sido una persona bastante segura de sí misma en el aspecto creativo. Puedes llamarme soberbio si quieres, no sé. El caso es que de una forma o de otra me forzaba a sentirme seguro de mí mismo y a no tener miedo a mostrar lo que escribía hasta que ya no me salía forzado.

Esto me ha ido muy bien hasta ahora: tenía un blog (ahora cerrado) en el que publicaba relatos y que llegaron a tener bastante repercusión. Tenía feedback, comentarios diciendo que les encantaba lo que hacía y otros que me señalaban errores que me ayudaban a mejorar. ¿Se puede pedir algo más?

Sin embargo, la cosa fue cambiando cuando mis textos empezaron a alargarse y la cantidad de gente interesada en mí (gente a la que le pongo nombres y apellidos, a la que aprecio y valoro aunque en ocasiones no haya visto jamás en persona) empezó a crecer.

Por primera vez en mucho tiempo empecé a sentir el miedo a no gustarle a nadie.

Y el terror de escribir fantasía se apoderó de mí.



EL TERROR DE ESCRIBIR FANTASÍA


MI PRIMERA NOVELA Y EL COMIENZO DEL MIEDO


Hace ya más de un año empecé una novela. Una novela más de las cientos de miles que había empezado. Empecé a lo loco, a lo brújula, como había empezado tantas otras. 

¿Mi intención? Terminarla, claro, como todas las demás.

Pero esta vez mi interés no desapareció después de 15.000 palabras. De repente me vi envuelto en un caos de documentos y páginas manuscritas con ideas, enlaces de la historia, un cronograma de acontecimientos, esquemas de personajes... ¡Hasta había apuntado sus fechas de nacimiento que no salían en la novela!

Todo me daba vueltas en la cabeza una y otra vez. Estaba alucinando porque era como si yo no hubiese planeado todo aquello, sino que solo me disponía a contar algo que ya había ocurrido. Los personajes me hablaban y detalles que no había pensado en un principio (o que se me habían pasado por alto si consideramos que yo era un mero espectador de acontecimientos) empezaron a revelarse y a encajar con todo lo que ya tenía escrito con una naturalidad apabullante.

¿Qué hice entonces? Borrar todo rastro de la novela de internet. Sí, había publicado el principio en el blog (ese que te digo que cerré) y quería actualizar cada poco para que la gente pudiera leerlo. Pero, con todo ese berenjenal de historia... ¿cómo iba a dejar que lo leyeran así?

Lo borré porque no quería que vieran los fallos, los errores, las erratas que metía al escribir nervioso. No podía dejar que una historia así fuese percibida tan mal y tan desastrosamente contada por la gente que me leía.

Y entonces, con todo planeado y medio escrita, la abandoné por miedo.

La primera novela que consigue apasionarme de esta forma me causó un terror tan increíble que no me veía capaz de escribirla. Sentía que tenía que revisar continuamente los primeros capítulos para mejorarlos y eso me hacía que no avanzara con la trama.

Al final la terminé. Con peleas internas conmigo mismo para no volver a repasar todo lo escrito. Hice un trato con mi editor interno: "déjame terminar de escribirla y después podrás corregir tanto como quieras".

Y sin embargo a esa novela aún le queda mucho tiempo por delante para ver la luz...


NANOWRIMO Y LA ANGUSTIA AL ACABAR


Me apunté al NaNoWriMo el año pasado porque quería un verdadero reto de escritura y porque me venía bien para coger el hábito diario. Planeé una historia, escaleta completa, personajes...

Bueno, hice un poco de trampa, uno de los personajes se llamaba al inicio Chica porque no sabía cómo llamarla. Un aquelarre entero tenía motes (Medusa era una de ellas, la que ahora es Astrid) porque no había nombre que me convenciera.

Pero tenía que escribir y no quería que algo como los nombres me detuviera. Llegó noviembre y escribí. Con la escaleta al lado, con el editor apagado y en sprints.

¿Había errores? A cascoporro. Pero daba igual, luego vendría la corrección.

El 27 de noviembre había superado las 50.000 palabras del reto, pero el por aquel entonces #ProyectoLilith no había terminado. El primer mierdiborrador estaba terminado a principios de diciembre.

¡Había terminado mi segunda novela! ¿La sensación que me dejó?

Pues alegría, emoción, hiperactividad, ¿no? PUES NO. Me sentí vacío, mirando el cronómetro que me decía que aún me sobraban 7 minutos para terminar el sprint y sin nada que escribir.

Me dio una angustia...

Después del choque inicial y de dejar reposar la historia un par de semanas, me dispuse a corregir. Ahí aún tenía aplomo: estaba seguro de que la historia era buena aunque le hiciese falta pulirla.

Me pegué de chocazos para corregir. Odié a mi yo de noviembre que a veces escribía medio dormido y que cambiaba unas palabras por otras por culpa del sueño. ¿Qué galimatías era ese?

Pero bueno, Lilth fue corregido. Y de repente... un nudo en la garganta. Una bola de seis kilos en la base del estómago.

¿Qué hacía con un borrador terminado?


LOS LECTORES CERO: EL PRIMER TERROR


Empecé a buscar lectores cero para que leyeran la novela. Mi queridísimo Manu la terminó en dos días y me devolvió un documento LLENO de comentarios. Me di toda la prisa del mundo en corregir todos los errores y en reformular las cosas que me había dicho que sonaban raras. 

¡¿Cómo le había mandado ese mismo texto al resto de gente?! ¡¿Cómo no me había dado cuenta de todos esos fallos?!

Entré un poco en pánico, pero tenía solución. Le mandé la nueva versión corregida a los betas antes de que empezaran la versión con errores. Y me senté a esperar.

Les avisé mil veces de que #ProyectoLilith no era una novela grandiosa. No iba a cambiarles la vida. Solo una historia de fantasía oscura para pasarlo bien. No muy larga, con mucha acción, muchas brujas, mucha sangre...

Algunas de las personas que me hicieron de lectores cero tenían unas altas expectativas en mí y en la novela y yo solo temía decepcionarlos. No sé cuántas veces le dije a Lulu que era una novela normal, que no esperase ninguna maravilla.

Prefería que tuvieran una mentalidad de "esta novela es meh" antes de leerla y que si realmente les resulataba "meh" no se decepcionaran.

Mis nervios cuando Gabriella Campbell mostró interés en leer y ayudarme a mejorar y cuando Ana González Duque aceptó leerme... No sé cómo clasificar esos nervios.

Y después llegó la espera...

Una terrible y eterna espera. 

¡Y por fin comentarios de los betas!

Estaba súper nervioso, ¿y si no les había gustado? ¿Y si consideraban la novela una bazofia? Pero había algo peor aún... ¿y si me decían que les había gustado pero era mentira?

Me temblaban las piernas cada vez que leía una opinión nueva.

Pero no fueron terribles.

De hecho fueron bastante favorables. MUY favorables, mejor de lo que esperaba. 

Y los fallos que señalaban eran siempre los mismos, lo tenía fácil para corregir un par de agujeros de trama (que había provocado por pensar que se sobreentendían ciertas cosas que el lector no tiene que saber porque NO HAY NINGUNA PISTA. Ahora ya está corregido). 

Corregí la novela, contento de que a la gente le hubiese gustado tanto. 

Lulu me dijo que durante toda la novela me iba a dar un 8/10 pero que el final le pareció tan chulo que había subido al 9/10. (¿Quizá con las correcciones haya subido un poco más? "O puede que hayas bajado", es lo que me susurra una voz puñetera desde la parte de atrás de la cabeza... AY).

Le di otros dos repasos completos a la novela, añadiendo dos escenas para solventar ese error/vacío en la trama. Incorporé toooodos los trucos/consejos de estilo que me habían dado Ana y Gabriella. La novela mejoraba por momentos.

También empecé a anunciarla en redes, a hablar con la correctora, la ilustradora y el maquetador. Todo iba rodado o eso parecía. La gente estaba interesada en la novela y yo... Yo me quería morir.


EL SÍNDROME DEL IMPOSTOR Y EL TERROR DE MOSTRAR LO ESCRITO


Por primera vez empecé a tomar conciencia de lo que estaba pasando a mi alrededor.

El hilo del manspreading (al que no sé si odio y amo por la repercusión que tuvo*) me dio un subidón de followers. Muchos manifestaron interés por mis #CuentosMecánicos. Muchos se quedaron en Twitter conmigo porque les gustaba lo que escribía.

YO. GUSTABA. COMO. ESCRITOR.

¿Entiences el terror? ¿No? Pues espera.

Cuando empecé a soltar info de la novela (el título primero, luego datos de la historia, luego la portada, la sinopsis...) muchísima gente empezó a tener interés. Muchos me decían que la iban a comprar sí o sí porque estaban deseando leerla.

¡Que estaban en hype!
Aquí la portada de Libertad Delgado para la novela. Espero estar a la altura.



Y yo con mi historia, que no va a transformar la vida de nadie, solo a entretenerles si disfrutan con la fantasía oscura y las brujas mediocres que se ven envueltas en berenjenales de dioses extraterrestres... 

¿Cómo no voy a tener miedo? ¿Cómo no voy a estar acojonado a más no poder? Esa gente tiene expectativas puestas en mi novela. ¡Algunos tienen ALTAS expectativas de Hijas de Lilith! ¡De mí!

Solo puedo pensar "voy a decepcionarles". Una y otra y otra vez.

Pero me esfuerzo por pelear con esa voz interior y sigo adelante. 

El día que le mandé la versión definitiva a Virginia Buedo, mi preciosa** correctora, temblaba. ¿Y si la decepcionaba? ¿Y si no le gustaba nada la novela?

¿Y si pasaba eso con todos los demás? Pero resulta que le encantó y decidió leerla antes de corregirla porque decía que no podía corregir con el interés que tenía en la historia.

Después me obligué a mandar el prólogo porque si yo animo a la gente a que el miedo no les paralice, no puedo dejar que me paralice a mí (que no me paralice otra vez como pasó con esa primera novela que sigue a la espera de ver el mundo).

Aún no me puedo creer las respuestas de los suscriptores del blog... ¡que quieren más de la novela! ¡Que el prólogo les encanta! 

Y yo siento una ambivalencia de emociones: estoy feliz y pletórico por la acogida... y después muerto de miedo por el hecho de que el prólogo sea lo único que les guste.

Pero me da igual. Yo voy a seguir adelante.

No sé, Lidia no se deja amedrentar en la novela, yo insto a que la gente no se deje llevar por el miedo. Que peleen.

Y eso estoy haciendo yo. Pelear. Intentar callar el miedo de ser un fracaso, el miedo de estar fingiendo que soy bueno en algo cuando soy un mierdas. El miedo a ser un impostor. 

Así que en breves mandaré la novela al maquetador (ay, Óscar, espero que te guste porque estoy aterrado también por tu opinión) y después... Bueno, después Las Hijas de Lilith verán el mundo por primera vez.

Un nacimiento lleno de sangre y terror. Terror el mío, digo.

¿Por qué te cuento todo esto? Porque aunque parezca seguro de mí mismo en redes, en realidad estoy acojonado el 90% del tiempo. Y sigo tirando aunque me cueste.

Mucha gente me dice que "ojalá ellos pudieran o no escribieran tan mal como para ser capaces de enseñar algo". Pues no. ¡Nada de miedo! Enseña lo que tengas, aunque sea una bazofia. 

Supera el miedo.

Y como con la escritura, con todo. No podemos dejar que el miedo a fracasar nos pare porque si no... bueno, si no, no haríamos nada básicamente.

Así que a luchar. A pelear. A perder el miedo (o a no perderlo y solamente dejarlo callado en una esquina de tu mente).

Hoy es el día en que plantamos cara.
Yo estoy preparado para liberar al aquelarre. 



Si tú también tienes miedo a escribir, busca refugio. Tenemos La Maldición del Escritor el marcha, con un grupo de Facebook en el que nos damos apoyo mutuo y en el que, la verdad, me siento súper cómodo.

Y bueno, si quieres leer el prólogo (y decirme que es una mierda o que te gusta o lo que quieras) puedes suscribirte al blog aquí: 








*He tenido que denunciar incluso amenazas de muerte por decir que los hombres con pene podemos cerrar las piernas en el transporte público sin morirnos. MANDA COJONES (nunca mejor dicho).
** preciosa en todos los sentidos. Preciosa en el sentido de que tiene un precio muy alto como persona y como amiga.