29 dic. 2016

Violeta en el jardín de fuego, de Alicia Sánchez Martínez

Antes de nada: esta reseña la hago como jurado de los Premios Guillermo de Baskerville 2016. Podéis consultar el resto de nominados aquí.

El segundo de los libros que reseño como jurado es Violeta en el jardín de fuego. Si te preguntas por qué he elegido este libro como segundo para leer, solo tienes que ver su portada. 


Violeta en el jardín de fuego, de Alicia Sánchez Martínez


Violeta en el jardin de fuego, Alicia Sanchez Martinez

Sinopsis: Violeta es una adolescente que, además de tener un cuerpo extraño (es alta y muy delgada, como un esqueleto viviente) asegura tener poderes paranormales. Cuando su madre, Sola, sufre un ictus, Violeta quedará a merced de todos aquellos que quieren aprovecharse de ella: Flora, una escritora romántica que pretende lucrarse con sus poderes, Dalia, una dominatrix obsesionada con su inusual belleza y, sobre todo, el doctor Alexander, un científico loco que desea utilizarla en sus crueles experimentos.

Pero Sola logra recuperarse y no tardará en vengarse de todos aquellos que han querido arrebatarle a su pequeña. Con el cuerpo y el alma deformados por el dolor, la madre coraje lucharla con uñas y dientes para proteger a su hija, la niña rara, la atracción de feria, la flor más hermosa del jardín de fuego.
Editorial: Applehead Team Creaciones
Extensión: 152 páginas
Precio: 13.25€ (tapa blanda)



1) Cómo está escrito


Si algo llama la atención en este libro, además de su portada, es la forma en la que Alicia describe las escenas. Violeta es un libro cargado de contenido sexual y de escenas macabras y asquerosas. Pero esto contrasta con un lenguaje muy cuidado, hermoso.

Me ha fascinado el contraste de unas palabras tan bellas describiendo escenas tan guarras. Sí, guarras, tal cual. Que en alguna ocasión casi he llegado a sentir arcadas.

La forma de describir las escenas y los personajes es preciosa. El lenguaje utilizado dota al texto de un aire único, de una voz propia muy difícil de encontrar en este texto. Un estilo tan peculiar como la propia historia.

Como detalles, en un par de ocasiones bailan los tiempos verbales. El libro está escrito en presente con vistas al pasado de los personajes. Pero alguno de esos pasados se escapan e invaden escenas que deberían estar en presente. Revisé mucho esas escenas porque casi dudé que fuese un fallo, pero sí, lo es. 

Junto con estos cambios temporales (dos en todo el libro y apenas notables), hay errores de exceso de finura. ¿A qué me refiero? Pues a que igual que los madrileños dicen "estuvistes" y está mal dicho (se dice "estuviste"), hay un par de ocasiones contadas de añadir una S al imperativo de "ir". En lugar de "ve a tal sitio", aparecía "ves a tal sitio".

Por último, el detalle que de verdad me ha molestado es el leísmo imperante en la obra. Me ha chocado muchísimo, ya que el texto brilla con ese lenguaje tan cuidado. Me extraña que el leísmo aparezca tanto en la novela, sin que se haya corregido casi en ninguna ocasión. Algunos leísmos son de persona (que están admitidos por la RAE, por lo que, aunque no están recomendados, no tengo nada en su contra), pero otros son leísmos de objeto y a mí me rechinan muchísimo.


2) Trama


Cuando empecé a leer me dio la sensación de que la novela era un conjunto de escenas brillantes pero inconexas entre sí. Parecía como si la escritora quisiera deslumbrar con la asquerosidad y la sexualidad de cada escena, pero no veía una continuidad entre escena y escena.

Nada más lejos de la realidad. 

Todo se va entrelazando poco a poco, personajes que aparecen mencionados de refilón en el principio tienen una gran importancia en el final. Todo se va mezclando, colapsando, en una historia muy bien orquestada hasta un final que podría haber sido alucinante, pero que adolece de un Deus Ex Machina que podría haberse solucionado.

Pese a ello, el final no deja de ser alucinante y coherente con la trama.

La mezcla de géneros también me ha parecido muy chula: erotismo, terror, realismo mágico... Violeta no es un libro que vaya a gustar a todo el mundo, pero desde luego es un libro sorprendente y muy original.


3) Personajes


Si la novela de J.G. Mesa carecía de personajes femeninos fuertes, la obra de Alicia está plagada de mujeres con un carisma y una presencia arrolladoras. Quizá la menos impresionante sea Violeta, pese a que la trama gira en torno a ella.

Pero no te equivoques, Violeta no es la protagonista de la novela. Violeta es una excusa, una razón para que Dalia, Sola, Carlos y Alexander puedan brillar. Brillar con una luz repugnante, pero brillar al fin y al cabo.

Son personajes con cientos de matices, de gris más oscuro que claro, siendo sinceros. Los únicos personajes más planos son Violeta y Rubén, pero no son los que llevan la historia sobre sus hombros, por lo que tampoco es un error.


Puntuación final


En resumen, una novela donde se entremezclan el erotismo y el terror, el lenguaje más bello describiendo las escenas más repugnantes. Solo por lo original del texto, merece ser leído.


Si te animas a leerlo o lo has leído, no dudes en ponérmelo en un comentario ^^ 
¡Comparte!:

0 comentarios:

Publicar un comentario