19 dic. 2016

Libros perturbadores para niños

Se acerca Navidad y una cosa está clara: los niños son los protagonistas indiscutibles de estas fiestas. Todos tenemos un sobrino/primo/hijo/hermano al que le queremos hacer un regalo navideño. Y no hay mejor regalo que un libro. Bueno sí, dos libros, pero creo que el mensaje se entiende. Así que he estado dándole vueltas y he pensado que para ser un poco más originales, ¿por qué no regalar un libro de terror? Un libro perturbador para un niño es un buen regalo. 

Piénsalo. Un libro de miedo o un libro siniestro, un libro que no sea lo esperado en un libro infantil. Sí es cierto que algunos libros son mucho más maduros de lo que aparentan en un principio y pueden ser disfrutados con más edad, pero son libros pensados para niños.

Además, se supone que leer libros de miedo puede ser muy beneficioso para los niños. Yo me crié leyéndolos y los dos cadáveres que guardo en la nevera dicen que soy un tipo muy majo.

Así que aquí reúno unos cuantos libros perturbadores para niños, a ver si te animas también y lees o regalas alguno ;)

Libros perturbadores para niños, Rafael de la Rosa, Dragon Mecanico


LIBROS PERTURBADORES PARA NIÑOS



1) Alicia en el País de las Maravillas, Lewis Carroll


¿Qué puede tener de perturbador el inocente cuento infantil de Carroll? Creo que todos a estas alturas conocemos las aventuras que vive Alicia al bajar por la madriguera del conejo blanco. Si no es por el libro, es por la famosa película de Disney.

El caso es que, aunque parece un simple cuento infantil, Lewis Carroll dejó la novela repleta de referencias a enigmas matemáticos y a la sociedad inglesa de la época. Mensajes que, desde luego, un niño no pillaría en su lectura.

Pero lo perturbador de la novela no va por esos derroteros. Hablamos de una niña que se encuentra en un mundo caótico y que desconoce, donde es expuesta a peligros continuos, a cambios físicos imposibles y a una reina malhumorada que quiere cortarle la cabeza. Conozco a varias personas que incluso tenían miedo de la Reina de Corazones en su infancia.

Si a esto le sumamos la historia de que Carroll también reflejó en el libro unos deseos sexuales prohibidos por una niña de siete años (Alice Lidell, que inspiró el famoso personaje), el libro toma matices muy diferentes. Aún así es un libro precioso que no fallaría como regalo de navidad. Más aún si es ilustrado, y hay algunas versiones que parecen obras de arte.


Alicia en el País de las Maravillas de Lewis Carroll ilustrado por Benjamin Lacombe




2) Esqueleto ladrón, Pablo Albo (ilustrado por Lucía Serrano)


Este libro para niños de 5 a 8 años cuenta la historia de esqueletos frioleros. Sí, tal cual. Pero resulta que da igual que se tapen con todas las mantas que se te ocurran, porque lo que necesitan para dejar de sentir frío en los huesos es carne. Carne humana, en concreto.

Así que nos vemos a un niño atormentado por un esqueleto que no le deja dormir porque quiere quitarle la piel para ponérsela y dejar de morirse de frío.

Quien me diga que no es perturbadora la idea... El pobre chico termina sin piel, sin carne y sin nada, observando cómo sus padres arropan a otro que ha usurpado su lugar. 

Que no se diga que los niños pequeños no pueden disfrutar de una buena historia de terror.

Esqueleto Ladrón, de Pablo Albo, ilustrado por Lucía Serrano



3) Pinocho, Carlo Collodi


Si ya la versión de Disney es perturbadora de por sí, la historia original de Collodi no se queda atrás. Pinocho es un niño maleducado, sin sentido de la responsabilidad y que miente más que habla.

El Pinocho de Collodi es un niño caprichoso, que no valora los esfuerzos que hace Geppetto por él. Incluso lo maltrata y consigue que lo encarcelen por su culpa. Geppetto tiene el cielo ganado con ese niño.

El caso es que Pinocho debería tener conciencia, que para eso existe el Grillo. Pero en la historia original, Pinocho lo machaca hasta matarlo después de que el Grillo le recomiende ir a clase. Así se hace amigo del Gato y el Zorro sin que el Grillo lo pare, y sus amigos son tan amables que lo ahorcan y todo el mundo lo da por muerto.

Después Pinocho es transformado en burro (por completo, no solo de forma parcial) y es usado en un circo para que haga acrobacias, pero se tuerce un pie. Como un burro con el pie jodido no les sirve, deciden matarlo y usar su piel para abrigo. Para matarlo intentan ahogarlo, pero Pinocho escapa y unos peces se comen la piel del burro liberando a la marioneta.

Vamos, una preciosidad de libro en la que mientras tanto, Geppetto está encerrado en el estómago de un Tiburón (sí, no es una ballena). Como para que el niño no se perturbe con semejante cuento infantil.


Las Aventuras de Pinocho de Carlo Collodi




4) Marina, Carlos Ruiz Zafón


Categorizada como una novela para mayores de 12 años, Marina es una novela que entreteje la fantasía, el terror y el misterio. 

Óscar, el protagonista, es un chico que vive en un internado en Barcelona. Un día conoce a la misteriosa Marina y a su padre, Germán. Poco a poco, padre e hija van entablando una amistad con Óscar, que se siente muy atraído por la necesidad de tener el calor de una familia.

Marina y Óscar se ven envueltos en una serie de leyendas del fantasma de una mujer que suele ir al cementerio a dejar una rosa roja, el declive de una gran empresa de ortopedia y prótesis, y unas mariposas negras.

He de reconocer que cuando leí este libro me gustó mucho más de lo que esperaba, sobre todo porque tiene escenas bastante perturbadoras para un libro infantil-juvenil. Es una historia dulce y oscura que me cautivó. No suelo llorar con los libros (de hecho creo que solo me ha pasado tres veces), pero con este tuve que parar de leer porque no veía las páginas. 


Marina, de Carlos Ruiz Zafón





5) Coraline, Neil Gaiman


Neil Gaiman es conocido por sus historias de fantasía oscura. En esta novela corta recomendada para niños mayores de 7 años, Coraline es una niña que acaba de mudarse con sus padres. Aburrida de sentirse ignorada, Coraline encuentra una puerta que da un mundo paralelo muy similar al propio.

Allí hay otro "padre", otra "madre"... todos con botones en lugar de ojos (eso ya es creepy, pero bueno...). El caso es que a Coraline todo en ese mundo paralelo le parece maravilloso y vuelve a visitarlo en otras ocasiones. Pero poco a poco el mundo va siendo más y más siniestro y la "otra madre" no es tan amigable como parecía. 

La novela, que ha sido adaptada a novela gráfica y a película, ganó el Premio Hugo a Mejor Novela Corta (2003), Premio Nébula a la Mejor Novela Corta (2003) y el Premio Bram Stoker a la Mejor Obra para Jóvenes Lectores. Por si te quedaban dudas de lo interesante que puede ser esta novela ;)


Coraline, de Neil Gaiman





6) Pesadillas, R.L. Stine


Así fue traducida en España la serie de libros de Goosebumps (en Hispanoamérica era Escalofríos). Para un público mayor de 12 años, los libritos de Pesadillas relataban historias macabras y siniestras a más no poder. 

Muchas de las historias están protagonizadas por niños (acaban de mudarse, se van de vacaciones con unos amigos...). Estos se enfrentan a todo lo que se te pueda ocurrir: muñecos malditos y diabólicos, zombis, mutantes, alienígenas, fantasmas... Todo valía. 

Para muchos, yo incluido, la serie de televisión que se basó en los libros era un entretenimiento fantástico por las noches. ¿Por qué se han perdido estas series tan geniales?


Pesadillas, libros de R.L. Stine





7) Historias de miedo, Alvin Schwartz


Los tres libros de Alvin Schwartz que componen la saga de Historias de miedo (Scary stories to tell in the dark) están repletos de historias perturbadoras del folclore y de leyendas urbanas. 

Si las historias ya de por sí son perturbadoras, las ilustraciones que las acompañan (de Stephen Gammel) terminaban de ponerte en tensión. Caras deformes, personas sin ojos, dibujos a blanco y negro que son capaces de producir el terror en sus claroscuros.

Supuestamente es para niños de 10-12 años, pero creo que cualquier adulto podría disfrutar de los relatos de terror que recoge Schwartz sin problema.


Historias de miedo: Scary stories to tell in the dark, Alvin Schwatz





8) Una serie de catastróficas desdichas, Lemony Snicket (Daniel Handler)


El título es bien claro: la saga de libros cuenta todos los hechos desafortunados que sufren los hermanos Baudelaire después de la muerte de sus padres.

Los niños heredan la increíble fortuna familiar y van pasando de unos familiares a otros mientras todas las historias acaban en continuas desdichas (vamos que todos los tíos mueren de forma un poco horripilante). 

Los libros presentan una ambientación más oscura y siniestra de lo que la versión cinematográfica de 2004 quiso transmitir (quizá para hacerla más comercial a un público más infantil). Por eso me quedo con los libros que siguen siendo muy disfrutables tanto por niños como por adultos. 

La serie de libros da un giro argumental increíble, en el que el propio autor llega a formar parte de la trama (Lemony Snicket es un magnífico recurso para dar veracidad a la historia), la muerte de los padres no parece tan accidental y los hermanos se ven introducidos de lleno en una conspiración de sociedades secretas.


Una serie de catastróficas desdichas, de Lemony Snicket





9) Cuentos macabros, Edgar Allan Poe


¿Realmente necesito presentar esto? Quiero decir, es Edgar Allan Poe, uno de los maestros del terror por excelencia. 

Según he leído este libro está recomendado para niños de 9 a 12 años, pero seamos sinceros: cualquiera que guste del terror (y de Poe) puede disfrutar de él. Con relatos tan famosos como El corazón delator o El gato negro, la recopilación de cuentos se hace una auténtica maravilla.

Si se me permite, voy a decir que la versión ilustrada de Benjamin Lacombe (si no conoces sus ilustraciones, ya estás tardando porque son preciosas) merece la categoría de obra de arte. Además, la traducción viene de manos de Julio Cortázar. Un placer siniestro del autor de El cuervo.


Cuentos Macabros, de Edgar Allan Poe, ilustrado por Benjamin Lacombe




10) Charlie the Choo-Choo, Beryl Evans (Stephen King)


El libro infantil de Stephen King fue publicado en inglés en noviembre de este año que toca su fin (el 2016, vaya). Lo hizo bajo el pseudónimo de Beryl Evans.

El libro está ambientado en el mundo de La Torre Oscura (de donde procede el nombre del pseudónimo), la saga de libros en la que Stephen King ha volcado su alma completa. 

El libro cuenta la historia de un ingeniero, Bob, que guarda un secreto: su tren (Charlie) está vivo y, además, es su mejor amigo. Una historia sobre la amistad y la lealtad que no dudo tendrá el componente siniestro que caracteriza al maestro del terror.


Charlie the Choo-Choo, de Beryl Evans (Stephen King)




Bueno, estos han sido los 10 libros que yo he recopilado. La mayoría los he leído, por cierto, aunque más me gustaría a mí haber disfrutado de Pesadillas al completo cuando era más pequeño. Pero bueno, empecé a leer a Stephen King con once años, compensa. 

Si conoces más libros perturbadores para niños, bien por la historia que llevan detrás como por el contenido, puedes dejármelo en los comentarios.

¿Alguno ha despertado tu curiosidad infantil?






Si te ha gustado esta entrada puedes hacerme un favor gigante y compartirla.
Y si quieres estar pendiente del contenido del blog puedes seguirme en Twitter y Facebook o apuntarte a mi lista de correos (con contenido exclusivo cada 15-20 días): ^^ 






¡Comparte!:

10 comentarios:

  1. En el el King ya se le ven las intenciones al tren... La portada ya da miedo... (aunque me ha hecho gracia lo de choo-choo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miriam, viendo cosas pervert y memes en todo desde... desde unos cuantos años que no sé cuándo naciste jajaja

      Eliminar
  2. Me encanta esta recopilación. Yo crecí leyendo los libros de pesadillas por las noches y no he salido del todo mal. (guiño, guiño).

    Me parece super curiosa la influencia que ha tenido Alicia en el país de las maravillas que tiene un síndrome con ese nombre y que afecte sobre todo a niños por las noches y que vean empequeñecerse o agigantarse las cosas. Wow.

    De Coraline no he leído el libro, empecé a ver la película con 16 años y la tuve que quitar porque me pareció demasiado creepy.

    Los cuentos de Poe me los voy a leer este 2017 seguro. Les tengo muchas ganas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Al fin puedo responderte!
      No, no has salido nada mal. Solo trastornada y amante de lo perturbador. Pero eso para mí es punto positivo ^^

      Alicia es para mí una auténtica maravilla. Tiene tantas lecturas ocultas (muchas yo creo que inventadas por los listos de turno, pero otras creo que sí que están ahí). A mí me encanta.

      Yo no he leído todos los de Poe, pero es que son geniales. Sí, lentos. Sí, su concepto del terror es muy diferente al actual.

      Pero da lo mismo, molan igual.

      Eliminar
  3. Hola Rafa!
    Qué buena recopilación. Confieso que de pequeña leí muchos libros perturbadores, como a Allan Poe. También era muy fanática de las leyendas de Becquer y de Hitchcock con los relatos que le asustaron. Además leía a Stephen King como una posesa... Coraline está en el kindle de mi hija hace unos días... y es una fanática de Tim Burton, creo que estoy creando pequeñas monstruitas ;D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Clara! Qué placer tenerte entre mis comentarios :D
      Yo también leía a King (medio a escondidas, he de reconocer).
      Serán pequeñas y maravillosas monstruitas, seguro que de mayor te lo agradecen :P

      Eliminar
  4. Creo que cualquier recopilación de cuentos de hadas clásicos entra en esta categoría. Sobre todo si se usan las versiones más antiguas ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saltando de alegría me tienes al ver un comentario tuyo, Gabriella :P
      De Anticuentos ya hablé en su momento: http://www.dragonmecanico.com/2016/05/anticuento-y-antinovela.html diciendo que todos los cuentos clásicos tienen más de sádico que de la azucarada versión Disney. Desde luego que cabrían en esta entrada todos.
      Muchas gracias por pasarte por aquí ^^

      Eliminar
  5. He llegado a esta entrada de tu blog y me ha llamado mucho la atención :)

    Yo como han dicho, de pequeño leía las leyendas de Becquer y me daban canguelo.

    De Gaiman, El libro del cementerio, no da miedo pero por el ambiente.

    A quien echo de menos en la entrada es a Lovecraft.

    Añadiría los cuentos de El pequeño Vampiro y El fantasma de Canterville.

    Y seguro que cuando le de a "publicar" recuerdo alguno más.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra muchísimo saber que te llama la atención mi dragón ^^

      Yo leí a Bécquer como loco de pequeño. Me fascinaban sus leyendas. Lovecraft no lo leí hasta más mayor, la verdad. No he metido a ninguno de los dos porque realmente no me parecían muy infantiles, la verdad.

      Si se te ocurre alguno más, puedes seguir dejándolo por aquí.

      ¡Un saludo!

      Eliminar