31 oct. 2016

Seres malditos en la ficción

Ya calentamos motores para Halloween la semana pasada hablando de esa lista de 538 objetos malditos dignos de la peor de las pesadillas. Hoy quiero hablarte de seres malditos

En las novelas, en las películas, series y videojuegos, suelen aparecer seres (normalmente antropomorfos) de pesadilla, deformes o monstruosos, condenados de alguna forma y sobre los que recae una maldición que condiciona su existencia.

¿Preparado para la noche de brujas? Quizá saques la idea para un disfraz de aquí.

Seres malditos en la ficción

SERES MALDITOS EN LA FICCIÓN

1) Vampiros

Vamos a empezar fuerte, porque no se puede hablar de seres malditos sin hablar de vampiros. Caracterizados por su sed de sangre y su capacidad de ser asesinos insaciables, estos seres llevan poblando los libros de terror desde hace siglos. 

Malditos debido a un pacto con el diablo que les permite vivir eternamente, los vampiros clásicos son sensibles a los signos divinos (la cruz, por ejemplo). Los encontramos en libros que han marcado la literatura, como Drácula de Bram Stocker (aunque tuviese su antecedente femenino en la novela Carmilla). 

Con la llegada de Crepúsculo, los vampiros perdieron la potencia del terror que los caracterizaba, con tantos brillitos y siendo tan enamoradizos. Formaron un revuelo bastante interesante en la literatura.

Si te interesan los vampiros, te recomiendo dos entradas fantásticas de Jaume de Excentrya en las que les da un buen repaso:

1) Todo lo que necesitas saber sobre los vampiros
2) Todo lo que necesitas saber sobre los vampiros II 


Nosferatu
Nosferatu es sin duda uno de los vampiros más famosos que existe.


2) Hombres lobo

Si hablamos de vampiros, tenemos que hablar de su "enemigo natural": el hombre lobo. Seres que sufren una mutación cuando la luz de la luna llena los ilumina. Se transforman por completo en lobos, a veces son monstruos terroríficos que causan estragos. 

En ocasiones, ser un hombre lobo es una auténtica maldición, ya que el lobo es una naturaleza incontrolable que asesina todo aquello que se pone en su camino. Perder el control de lo que haces debe ser una auténtica pesadilla

Hombres lobo frustrados por su naturaleza animal encontramos en Harry Potter. Algunos, como el Ciclo del hombre lobo de Stephen King son grandes libros de terror. Después hay casos en los que simplemente el hombre lobo es capaz de controlar esta naturaleza como en la saga de Las Crónicas de la Torre de Laura Gallego.
Los Hombres Lobo de Castronegro
Los Hombres Lobo de Castronegro es un juego de cartas (con pinceladas de rol) chulísimo.
Genial para una partida ocasional con un grupo de amigos.


3) Demonios


Súcubos, íncubos, habitantes del submundo. Seres malditos y que maldicen, seres que traen el infierno a la tierra. ¿A que son geniales?

Lo sé, lo sé, a mí también me encantan los demonios. Más aún cuando se enfrentan a ángeles (que a todos nos gusta una buena batalla épica). Los demonios pueden aparecer como seres crueles, haciendo honor a su naturaleza. Este es el caso de los demonios con los que se enfrenta Constantine. Tampoco puedo dejar de mencionar al adorable Damien Thorn de La Profecía (The Omen). 

Sin embargo, a veces son más humanizados y sufren con su condición de seres del inframundo. Recuerdo un capítulo de Más allá del límite (conocido también como The Outer Limits) en el que un demonio deseaba tener un hijo humano e iba dejando a miles de mujeres embarazadas con la esperanza de que el niño naciera sano. Sin embargo, los fetos presentaban "malformaciones" (cuernos, cola... ya me entendéis) y él provocaba el aborto para que no naciera otro demonio. El pobre solo quería un niño que no fuera un monstruo como él. 


Aquí el demonio personificado en El día de la bestia.
Peliculón, pero no te la tomes en serio :P

4) Fantasmas

¿Crees en fantasmas? Hay muchas personas que no creen en vampiros, ni en demonios, ni en nada de todo lo demás. En nada excepto en fantasmas. 

Los fantasmas no son más que el reflejo de lo que somos cuando pasamos al otro lado del velo de la muerte. Podríamos considerar que todos al morir nos convertimos en fantasmas, pero creo que ya no cabría ni un alfiler en la Tierra espectral si así fuese. 

Las almas que se quedan en nuestro mundo suelen tener una buena razón. El argumento más común es que tengan "un asunto pendiente", algo que aún no han cerrado, algo que querían hacer en vida pero no llegaron a hacer. Por eso se quedan después de muertos en nuestro mundo, con la intención de completar la tarea pendiente. 

También hay otro tipo de fantasmas, los que se quedan después de sufrir una muerte violenta y cruel. Algo que haya causado que su alma no pase al otro lado debe ser una muerte horrible.

En cualquier caso, los fantasmas están atrapados aquí, sin poder llegar a completar el ciclo y pasar "a mejor vida".

Encontramos fantasmas en la ficción por todos lados: Entre Fantasmas (la serie de televisión que nos daba una versión muy humana y un claro ejemplo de la tarea pendiente), American Horror Story (especialmente las temporadas 1 y 5, donde los fantasmas caminan entre los mortales, debido a su muerte violenta). 

Entre los libros no podemos olvidar El Resplandor de King o La leyenda de Sleepy Hollow de Washington Iriving  No, la novela Fantasmas de Dean R. Koontz no es un ejemplo (tendrás que leer el libro para saber por qué).


Y sí, también está Samira de The Ring. Por cierto, me acabo de enterar de que hay una tercera parte (este es el cartel).


5) Muñecos malditos


Te voy a confesar una cosa. Sé que puedo parecer muy valiente, a veces hasta algún tipo extraño de héroe a lomos de un dragón con engranajes, pero la verdad es que hay cosas que me dan miedo. Una de estas cosas son las muñecas de porcelana

Pues se ve que no soy el único al que le da miedo que esos bichos se puedan mover y aparezcan a los pies de mi cama de forma siniestra. Lo digo porque hay varias novelas (y películas y series y lo que te dé la gana) en la que aparecen muñecos malditos y/o poseídos.

Supongo que la primera que se te viene a la mente es Chucky o la famosa muñeca Anabell (vaya truño de película), pero también tenemos al puñetero payaso de Poltergeist, por ejemplo.


Que alguien me explique cómo ha llegado a tener 6 películas semejante fumada.

6) Príncipe sapo

Vale, sí, este no da miedo. Pero es un ser maldito tan característico y que hemos visto tantas, TANTAS veces que era casi imposible no mencionarlo

El príncipe que ha sufrido un hechizo de una bruja y que lo ha transformado en sapo es bastante común en la ficción fantástica. El hechizo suele romperse gracias al beso de una princesa.

Seguro que has pensado en la película de Disney: Tiana y el sapo. Pero recuerda que el padre de Fiona de Shrek también es un sapo al que han reconvertido en príncipe. Aparece un guiño también en La princesa cisne

De forma más modificada, el príncipe maldito aparece en la Bella y la Bestia. Lo que pasa que esta bruja era más imaginativa y en lugar de transformar al príncipe en un sapo lo transformó en un monstruo que más se asemeja a un lobo con cuernos que a un anfibio. Por cierto, ¿tú también estás deseando ver la nueva película? Esto de los remakes, los retelling, están a la orden del día.




7) Objetos malditos

Sé que un simple objeto maldito no tiene por qué ser un personaje. Pero algunas veces la maldición dota de vida a los objetos, tienen personalidad propia y pueden ejercer su propia voluntad.

En mi opinión son un tipo de personaje más, ¿no?

Son muy habituales en las leyendas japonesas donde hay muchos espíritus con forma de objetos. Los objetos del hogar que se transforman en yokais (espíritus, no confundir con la serie imitadora de Pokémon, por favor) son conocidos como Tsukumogami.

Es el caso del Karakasakozou, paraguas que se convierten en yokais después de 100 años. Aparecen en varios videojuegos y juegos de mesa como enemigos, por ejemplo. 


También aparecen en los juegos de Kirby (Fuente).


8) Medusa

Criaturas míticas con maldiciones hay varias, pero voy a meter aquí a la que creo que es la más conocida (y mi favorita). Medusa era una gorgona pero infinitamente bella. 

Su belleza atrajo a Poseidón que quiso cortejarla (o violarla, parece que no se ponen muy de acuerdo en este aspecto, pero siendo la Grecia cláisca me inclino más por lo segundo). Atenea, enfadada por todo esto, lo pagó con Medusa y la convirtió en un monstruo, maldiciéndola con un aspecto horrible, transformando su pelo en serpientes y dotándola de una mirada mortal.

Todos sabemos lo que pasa cuando Medusa te mira a los ojos, ¿verdad?


Que por cierto, también aparece en muchos libros.
Aquí Uma Thurman haciendo de Medusa en la versión cinematográfica de Percy Jackson.


Bueno, ¿te has preparado ya para Halloween? Como ves hay cientos de seres malditos que pueden visitarte en la noche de brujas (y si no, los visitas tú a ellos leyendo alguno de los libros o viendo algunas de las películas).

Seguro que a ti se te ocurren más ejemplos que añadir a la lista. Así que no dudes en dejármelos en los comentarios. Siempre es interesante conocer más cosas de estas (que dan muy buenas ideas para escribir, dicho sea de paso).

Ahora relájate, disfruta de un buen libro.

Esconde las muñecas de porcelana en el sótano bajo llave.

Y escuches el ruido que escuches, no bajes.

8 comentarios:

  1. Así a bote pronto se me ocurre el gul (o ghoul) que es sobre el que he estado leyendo cosas últimamente. Depende de la fuente o del mito, es un demonio o un no muerto. El original, que es -creo- el que sale en Las mil y una noches, suele vivir en el cementerio o cerca porque se dedica a profanar tumbas para alimentarse de cadáveres. A veces secuestran y comen niños. Y como todas las figuras, pues han ido evolucionando o cambiando a lo largo del tiempo.

    Aparte de Las mil y una noches, salen en Los mitos de Cthulhu, en Tokyo Ghoul, Rosario+Vampire, Hellsgin, en World of Warcraft y una larga lista de obras xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El caso es que la palabra ghoul la había escuchado varias veces y sabía que se refería a un demonio, pero no sabía exactamente qué es lo que hacían.

      La verdad es que suenan muy interesantes. Voy a tener que buscar más cosas de ellos. ¡Gracias por decírmelo!

      Eliminar
    2. Aqui es donde he encontrado yo bastante información: http://mitosmonstruosyleyendas.blogspot.com.es/2014/11/gul.html

      Yo los conocí por Hellsing (lo he escrito mal por cierto xD) y se asemejaban a zombies por como los presentaban por eso no me dio la curiosidad, como sí me ha dado después de ver Tokyo Ghoul. Ahí ya me di cuenta además que lo tenía en el libro de rol de Aquelarre y es cuando he empezado a indagar xD. Seguramente lo meta para un relato próximamente

      Eliminar
    3. Wow! Muchas gracias por el enlace, le echaré un vistazo, jeje

      Y sí, entiendo que quieras meterlo en un relato. Suenan muy interesantes. Es lo bueno de informarse de estos seres, que inspiran muchísimo.

      Eliminar
  2. Desde pequeño me he sentido muy atraído por todo lo que llevase fantasmas. Quizás no es el «ser» que tiene más popularidad en estos tiempos, pero sigue siendo mi favorito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me encantan los fantasmas y no sé por qué. Creo que porque casi siempre se escuchan más historias de fantasmas que de las otras cosas y somos más propensos a creer en ellos que en vampiros, por ejemplo.

      Eliminar
  3. Muy bueno este resumen, tanto de criaturas como de objetos malditos. Como nota de color, la castellanización de «ghoul» existe y es «gul», tal y como suena. Es un tipo de demonio muy antiguo, muy parecido en origen al «wendigo» de los indios del continente norteamericano.
    Un saludo desde «Con Pluma y Píxel»

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias!
      Al final me vais a terminar enganchando al bichejo este, que suena muy interesante. Gracias por la info! ;)

      Eliminar

Suscríbete para no perderte nada

* indicates required

¿Qué estoy leyendo?

Manual de Autopublicación
tagged: currently-reading
El caso del artista cruel
tagged: currently-reading

goodreads.com