26 jul. 2016

Festival Celsius 2016: ¿qué es lo que más me ha gustado?

Este año, como ya dije por aquí, tuve la suerte de ir al Festival Celsius en Avilés. Me habían dicho que no era grande. Y aquí tuve que discrepar. Puede que en extensión el Celsius ocupe poco: unas 7 casetillas en las que se vendían láminas de dibujos, chapas, merchandaisin y, por supuestísimo, libros. A esas casetas se le añade la carpa de actividades (en la que se venden más libros y cosillas varias), pero la extensión no llega mucho más allá de la plaza. 

Ahora bien, la grandeza del Celsius reside en la gente que va, en los escritores y en las charlas y presentaciones que han sido maravillosas. 

No voy a hacer una crónica de TODO lo que hay en el Celsius, no acabaría nunca y además sería absurdo. Lo que quiero es contarte mi experiencia, que ya he aprendido que de cualquier charla (en este caso escrita) se pueden aprender lecciones maravillosas. 

Festival Celsius 2016

FESTIVAL CELSIUS 2016:
¿QUÉ ES LO QUE MÁS ME HA GUSTADO?

Voy a obviar el cuchitril maloliente en el que nos alojamos y voy a hablar de lo importante: las charlas. 

Llegamos a tiempo el día 20 para ver a Iria G. Parente y Selene M. Pascual (presentadas por Sebas G. Mouret) con la presentación de Sueños de Piedra. El "problema" es que Sueños de Piedra lleva tanto tiempo en la calle que casi interesaba más hablar de Títeres de la Magia. La verdad es que soltaron poca prenda. Sí dijeron que habría más libros ambientados en Marabilia, diferentes historias (autoconclusivas) que dejarían pequeños cabos sueltos que confluirían en una novela final. Interesante, ¿eh?

Iria G Parente, Selene M PAscual y Sebas G Mouret presentando Sueños de Piedra
Iria venía de capturar Pokémon, todo hay que decirlo. 

Esa misma tarde fuimos a la presentación de Leyendas de la Tierra Límite: Las Tierras Oscuras, la segunda parte de la bilogía de Ana González Duque. La presentaba Gabriella Campbell.

Pese a los nervios de Ana y la presión de Abercrombie (la presentación posterior a esta), te puedo asegurar que la charla no pasó desapercibida. Más que nada porque media charla la dio Fazz, el dragón que sale en la portada del libro:

Gabriella Campbell y Ana Gonzalez Duque presentando Las Tierras Oscuras
Gabriella, Fazz y Ana en la presentación.

Más tarde llegaría uno de los momentos que más he disfrutado: la mesa redonda de "Ellas también escriben CF", con Lola Robles, Laura Fernández, Felicidad Martínez, Susana Vallejo, Elia Barceló y Sofía Rhei. Me encantó ver una charla amena en la que todas celebraban por fin tener una mesa formada sólo por mujeres (en otras ocasiones eran hombres los que hablaban de la figura de la escritora de ciencia ficción). 

Aquí he de destacar la intervención de Felicidad Martínez. He de decir que para mí era una total desconocida, pero después de escucharla voy a poner remedio a ello: tengo que leerla. Felicidad decía que no habría que distinguir entre "géneros femeninos" y "géneros masculinos". No por ser mujer se te va a dar mejor la romántica, igual que no por ser hombre vas a ser mejor en ciencia-ficción. Llegará un momento en el que habrá personas que gusten de la ciencia ficción (y no será necesario remarcar su género en ningún momento). 

Mesa redonda las mujeres tambien escriben ciencia ficcion


Te voy a confesar una cosa: fui a todas y cada una de las charlas en las que participaba Elia Barceló. Elia era una... cuasi-desconocida para mí. Por supuesto que he escuchado hablar de ella, su nombre no me es indiferente. Pero no le ponía ni voz ni cara... hasta ahora. 

No soy el único que se enamoró de su forma de hablar. Es de esas personas que, cuando escuchas, consigue embelesarte. Cada palabra que decía era como un torrente de motivación. Salía de sus charlas diciendo "necesito escribir y necesito escribir YA". Su forma de manejar el lenguaje hablado deja claro que su lenguaje escrito es mucho mejor (si domina el lenguaje tan correctamente cuando habla, no me quiero imaginar lo que hará cuando escribe, con tiempo para meditar, corregir y reflexionar). 


Me encantó su rebeldía al negarse a ser encasillada en un solo género.

El jueves 21 disfrutamos de la presentación de El dios asesinado en el servicio de caballeros, de Sergio Morán. Parabellum, la protagonista, lo está petando entre los lectores y el mundo, plagado de dioses menores y demás seres mitológicos, se ha ganado a más de uno. Además, reírte te ríes con el libro (algo esperable de un redactor de El Jueves).


Sergio Moran y Diego Garcia Cruz presentando El dios asesinado en el servicio de caballeros
Sergio Moran y Diego Garcia Cruz presentando El dios asesinado en el servicio de caballeros
Después vendría Sofía Rhei con Cómo tener ideas. Madre mía, qué imaginación más desbordante la de esta mujer. Por cierto, no sabía que era ella la que había compuesto las canciones de Play de Javier Ruescas. 

Por la tarde presentaba Francesca Haig su libro El sermón de fuego. Sí, es una distopia adolescente, pero tenía mucha curiosidad por este libro y quería escuchar a la autora para ver si me convencía. Francesca es poetisa (y en ello se ha centrado su doctorado), aunque dijo que de niña si había leído a escritores de ciencia ficción. Al verse con una novela del género escrita por ella, ha empezado de nuevo a leerlos y a actualizarse. 

Habló de una cosa que me pareció maravillosa: las etiquetas en los libros. Ella (como yo) piensa que no existen, que es sólo un invento de las editoriales y las bibliotecas para poder organizar los libros en las estanterías. Decía que la habían comparado con Los Juegos del Hambre y ella no ve el parecido: "seguramente pusieron distopia y heroína y salieron las dos juntas". 

Me gustó cómo explicaba que enfrentarse a un poema es muy diferente a enfrentarse a una novela: en una poema cada palabra, cada coma, cada detalle cuenta. En una novela no puedes llegar a esos niveles de perfeccionismo o no acabarías jamás de escribirla. A ella, que venía de escribir poesía, le costó el cambio. 


Francesca Haig y Jorge Ivan Argaiz presentando El Sermon de Fuego
Francesca Haig y Jorge Ivan Argaiz presentando El Sermón de Fuego

Escuchar a Víctor Blanco fue un auténtico placer. Presentaba Delbaeth Rising y, aunque no la conocía en absoluto, he de decir que me ha picado la curiosidad. Pero como mi bolsillo se resiente, seguramente caerá en ebook en lugar de en papel. 


Victor Blanco y José Manuel Estébanez  presentando Delbaeth Rising
Victor Blanco y José Manuel Estébanez  presentando Delbaeth Rising

Casi acabando el día, pudimos disfrutar de Carlos Ysbert, el actual doblador de Homer en Los Simpsons


Carlos Ysbert doblando a los Simpsons
Doblando a los Simpsons. Os aseguro que la cabecilla del centro es Carlos Ysbert.

Madrugamos un poco el día 22 para poder disfrutar de Jose Antonio Cotrina y Víctor Conde presentando Las Puertas del Infinito. Es difícil hacer una presentación de este libro sin que se te escape nada que destroce el libro, pero creo que lo hicieron genial. Al menos no desvelaron que al final todos mueren. DIGO... que todo es un sueño de Antonio Resines. 


Jose Antonio Cotrina y Victor Conde presentando Las puertas del infinito
Víctor Conde está planeando la nueva forma de hacer explotar nuestros cerebros. 


Hasta aquí puedo leer

Hubo muchas otras charlas a las que asistí. Muchas otras que me perdí (¡maldita sea!), pero esto se haría interminable. YA, YA SÉ QUE FALTA EL SÁBADO. Pero es que el sábado por la mañana nos fuimos y me perdí TODAS las charlas (David Mitchell incluido, y lloro). 

De todas formas, he aprendido y el año que viene no cometeré los mismos errores. 

A parte de las charlas había cosas geniales. Conocí a los que están detrás de El Libro del Escritor (encantadores ambos, aunque discutíamos sobre la custodia de Blas), a Ana González Duque (aún más encantadora en persona si cabe), Rocío Vega (que me cayó genial), a Guille del Lecturonauta y por supuesto a mis escritorcillos favoritos: Raquel, Clara, Ane, Asier, Carmen, Manu, Ianire...

Rocio Vega firmando horizonte rojo
Mirad qué guapa sale Rocío.
Por cierto, me llevé mi ejemplar firmado de Horizonte Rojo. 

Me hizo mucha ilusión encontrarme con dos chicas (Sara y Patricia) que leían el blog. Si leéis esto, os mando un besazo (y espero no perder el contacto). 

Y encantadísimo de volver a ver a Gabriella y a Jose Antonio.

Bajando de Avilés paré en Madrid y conocí a Miriam, Helena y Erik (que son un amor). 

Eso sí. 

El año que viene más y mejor.

Y mi novio me regaló esta cosa preciosa :D 


¡Comparte!:

6 comentarios:

  1. Qué envidia me dais. Qué pena no poder haber ido al final.

    Un saludo y brillante post, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá hubieses podido venir.
      Pero vamos, que no te libras del próximo jeje

      Un abrazo ;)

      Eliminar
  2. Hola :) El año que viene más, mejor y a ver si me saludas XD Un abrazo y genial crónica / sentimientos que despierta el Celsius :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que conste que yo intenté saludarte! Escuché hablar de ti varias veces y pregunté por ti, pero no hubo forma de encontrarte.
      No sé si alguien te lo comentaría.
      En fin, la próxima vez será.

      Eliminar
  3. Hola! Me dais mucha envidia los que fuisteis al Celsius! Pero envidia de la mala eh! Estoy leyendo crónicas ahora y debió ser una pasada. Estoy deseando ir. A ver si el año que viene...
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si es verdad, que el año que viene yo pretendo repetir sí o sí. ¡Y tengo ganas de conocerte, hombre!
      Un abrazo ;)

      Eliminar