20 jun. 2016

Ventajas y desventajas de tener fans: los escritores opinan

Yo sigo dándole vuelta a la importancia que tienen los fans para los escritores, las editoriales y la literatura. Ya hice el análisis de cómo el fenómeno fan de un libro puede llegar a afectar al panorama literario y de cómo los fans se inspiran en los libros que leen para crear obras derivadas.

Pero, ¿qué opinan los escritores de los fans? ¿Qué ventajas traen consigo? ¿Y desventajas? Seguro que las hay. 

Pero, por suerte o por desgracia, aún no he terminado de escribir mi novela (mucho menos me planeo el publicarla sin una buena corrección previa), así que no puedo hablar de tener lectores y mucho menos de tenes fans. Por eso he recurrido a otra gente, a escritores —y personas relacionadas con este mundo con más experiencia que yo, pero de distintas áreas, con distintas experiencias y con diferentes vivencias. 

¿Cambia la perspectiva de los fans dependiendo de si somos un escritor consagrado, un blogger, un editor o un escritor a punto de empezar a publicar? 

Para ello hoy invito a Mimmi Kass (escritora de erótica a punto de publicar su primer libro), Mike Lightwood (youtuber con un libro publicado), Ana González Duque (experta en marketing, bloguera y escritora de romántica y fantasía), Gabriella Campbell (referente en el mundo del blogging español y escritora de fantasía), José Antonio Cotrina (escritor de fantasía oscura) y Mariana Eguaras (consultora editorial con amplia experiencia en el mundo del libro).


VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE TENER FANS:
LOS ESCRITORES OPINAN


Mimmi Kass 


En primer lugar aclarar que no me gusta hablar de fans; de algún modo, esa palabra genera una diferencia de categoría que creo que no es necesaria. Sí creo que tengo seguidores y lectores. Para contestar tu pregunta, me referiré a ellos en concreto.

En cuanto a los seguidores, sobre todo en las redes sociales, me han ayudado a perfilar mi línea de contenidos. Sus me gusta, retwits y lo que comparten me ha permitido definir mejor qué es lo que quieren, y lo que buscan. Dentro de lo que es el erotismo, mi estilo elegante y explícito parece gustar mucho, y ellos agradecen una selección cuidada de fotos, artículos y contenido en general. Cuando eres novata en esto como yo, ayuda mucho. Comienzas con una idea intuitiva de lo que quieres hacer, pero no lo tienes muy claro, Escuchar, analizar e interactuar con tus seguidores es muy útil: si les gusta lo que haces, ¡repite!, pero con matices: se original y dale una vuelta a tu idea de cada vez, y no te pongas repetitivo. La desventaja de algo que gusta es que dura muy poco en ser original, hay quienes "reinterpretan" lo que funciona, dándole supuestamente su toque, y lo que hacen es plagiarte. La ventaja, es que si te mantienes fiel a lo que eres, y sabes bien lo que quieres trasmitir, tampoco te costará trabajo reinventarte. Esto lo vivo en Twitter, que es la red social en la que más me muevo, pero también es válido en Facebook e Instagram.

En cuanto a los lectores, el blog me dan alegrías todos los días en este sentido. Analizar las entradas que son más leídas, las más compartidas y aquellas que generan más comentarios o, lo que es muy común para mí, recibir mensajes privados donde me preguntan cuándo continuaré una historia concreta. También es importante prestar atención a aquellas entradas en las que ruedan matorrales secos como en las películas del oeste porque no han interesado. En este caso, fue muy interesante la encuesta que hice sobre qué era lo que más gustaba del blog, y que me ayudó a centrarme un poco, cuando yo pensaba que era mejor diversificar. Los lectores tenían muy claro cuáles eran sus preferencias y lo agradecí mucho: tengo poco tiempo y cubrir todos los palos para mí es imposible.

Punto y aparte son los lectores cero (mil gracias desde aquí para ellos). Ahora mismo, tengo dos novelas listas y ambas han mejorado mucho gracias a sus apuntes y sugerencias. Es indispensable a la hora de identificar las escenas que no aportan a la trama o donde se pierde el ritmo. Tú conoces a la perfección ambiente y personajes, pero ellos no, y detectan esas falencias enseguida. Eso sí, debes analizar todos los aportes desde cierta distancia, y saber que la última palabra la tienes tú.




Mike Lightwood



Para mí lo mejor es sin duda el cariño increíble que te dan los lectores (no me gusta llamarlos fans). No hace demasiado que publiqué, tan solo cinco meses, pero en este tiempo ya he podido recibir un cariño brutal por parte de los lectores que ha superado todas mis expectativas. Cuando a alguien le llega lo que has escrito y te lo demuestra, es de lo más bonito que le puede pasar a un autor, y para mí desde luego no tiene precio. Escribir es algo muy solitario y personal, así que saber que has conseguido tocar corazones es una sensación inigualable. 

En cuanto a lo peor, quizá sean las expectativas que puedan formarse los lectores. Por un lado, está esa presión de escribir sabiendo que te van a leer y que quizás a la gente que le encantó el primer libro le decepcione el segundo. Y por otro lado, están las peticiones de ir a las ciudades de los lectores, o incluso a sus países. A mí me encantaría conocer a todo el que quisiera conocerme tras haber leído mi libro y, aunque es precioso saber que están ahí, es muy duro tener que decir que por el momento va a ser imposible.


Ana González Duque


Un fan es aquella persona que cree en ti como escritor, que te ayuda a alcanzar el éxito a través de un boca a boca increíble y  continuado. Las ventajas son claras: no es posible vivir de tus libros si no tienes fans que los lean y difundan. Aparte de que, muchas veces, están más pendientes de cosas de tu worldbuilding que tú mismo. Uno de mis fans me preguntó cuando salió "Leyendas de la Tierra Límite: Las Tierras Blancas" sobre un pequeño aspecto de la magia de las physii que quedaba inacabado en la trama. Confieso que no me había dado cuenta, con lo cual tuve que reescribir una parte de "Las Tierras Oscuras" para cuadrarlo todo. 

Desventajas: 
La única desventaja que le veo es que un fan es adicto a tu marca personal, como tal. En el momento en el que te apetezca cambiar (o dar un giro completo a tu carrera, como me ocurrió cuando cerré "La doctora Jomeini") tus fans no lo van a entender y muchos de ellos van a dejar de ser fans para convertirse en haters. Del amor al odio hay un solo paso. 

En resumen, creo que a nadie le amarga tener fans. Todo lo contrario. Son la sal de la vida de un escritor. 


Gabriella Campbell


Como escritora (¡y como bloguera!), abundan las experiencias positivas con mis lectores. Claro que hay quien te critica (o te ataca directamente), pero lo considero inevitable; es doloroso, pero propio de un trabajo donde el texto deja de ser tuyo en cuanto cae en manos de los que lo leen. Tal vez la mejor experiencia que he tenido hasta la fecha fue una tarde de firmas que tuve en la feria del libro de Madrid con José Antonio Cotrina, hace ya un par de años, donde estuvimos más de cinco horas firmando "El fin de los sueños". Fue fantástico poder ir hablando con toda la gente, comentando el libro.

Luego están los que vienen a decirte cómo tienes que hacer tu trabajo, cómo debes escribir, llevar un blog, comportarte en redes. También están aquellos a los que, hagas lo que hagas, jamás podrás complacer.

Pero eso no es lo peor. Lo peor es la gente que traspasa ciertos límites, que no entiende que valoras tu intimidad, que no vas a darle tu número de teléfono a un desconocido que además parece muy interesado en saber si estás soltera. Lo peor son las personas que se creen con derecho a exigirte (sí, exigirte) que leas su libro, que les ayudes con su blog, que promociones sus cosas o que les hagas de asesor continuo solo porque en su cabeza no cabe que tú cobras por muchas de esas cosas y que, además, tu tiempo es tan valioso como el suyo. 

Sí, puede que eso sea lo peor. 

Por suerte, son minoría. Mis lectores, tanto de mis libros como de mi blog, muestran una clara tendencia a ser maravillosos.


José Antonio Cotrina


Por el momento mi relación con los fans está siendo maravillosa (¡y espero que siga así!). Da gusto poner cara a la gente que te lee, ver como se emocionan y sufren con lo que escribes. Se produce una retroalimentación fantástica que, al menos en mi caso, me sirve para crecer como escritor (y además a veces me dan galletas, así que también crezco como persona). Es un gustazo saber que están ahí, que escribes para alguien, que no te limitas a dar voces en el desierto. Les debo mucho. Por ejemplo, tengo muy claro que de no ser por ellos “El ciclo de la Luna Roja” habría quedado inconcluso, pero su apoyo y el revuelo que formaron en las redes cuando Alfaguara canceló la trilogía supuso que me fuera muy fácil encontrar una nueva casa para los libros y conseguir que la historia terminara bien.

Lo único malo que puedo decir de ellos es la presión extra que supone no defraudarles. Bueno, y que un día uno me amenazó para que terminara de una maldita vez la segunda parte de “La casa de la Colina Negra”. Pero conseguí escapar de su sótano más o menos indemne.


Mariana Eguaras


Para un autor —y una editorial— lo más importante es tener lectores y, especialmente, lectores que compren sus libros. Todos los escritores quieren ser leídos y también vivir de la escritura. Por tanto, aunque suene mercantilista, tanto un autor como una editorial necesitan lectores-compradores de libros. 

La obtención de seguidores debe ser una consecuencia del trabajo del escritor no la base sobre la cual erigir su carrera. Es muy bonito tener seguidores y hay que ser conscientes de que, como tales, hay que “alimentarlos” para que sigan siéndolo. Esto demanda una atención y un tiempo que hay que saber administrar.

Tener millones de seguidores o fans en las redes sociales no es garantía de tener o ganar lectores (menos si se han comprado con publicidad). Ayuda a elevar el ego, sí; pero en la práctica hay que evaluar si esos seguidores son posibles compradores. Este es el desafío de autores y editoriales: interactuar con sus seguidores para fidelizarlos y ganarlos como compradores de sus libros o contenidos.


Conclusiones

Es curioso cómo tanto Mimmi Kass, Ana González Duque y José Antonio Cotrina han hecho hincapié en que la interacción lector-escritor ayuda a mejorar los textos. Da igual que seas un escritor a punto de comenzar, un youtuber, que seas de romántica, de erótica, que hayas saltado entre géneros o que seas un consagrado escritor de fantasía. Si escribes, el feedback con los lectores es fantástico (y por eso siempre es bueno dejar un comentario, un review o simplemente darle a las estrellitas de Amazon para que el escritor sepa algo de tu opinión como lector). 

Mike Lightwood habla también de este feedback desde el punto de vista del cariño. Creo que este detalle es muy importante. Ya la interacción no se centra en la calidad del texto, sino en si les ha gustado, si les ha llegado la historia. Conseguir que alguien de maraville con lo que escribes es mágico

Las desventajas son claras, muchas de ellas basadas en el compromiso lector-escritor. Como bien dice Mike, de alguna forma el lector espera algo del escritor y cuando no cumple sus expectativas pueden causar cosas horribles (como que se vuelva un hater, mencionado por Ana, o que te secuestre en su sótano, como le ha pasado ya diez veces a José Antonio). Dice Gabriella Campbell que le encanta poder hablar con sus lectores, ponerles cara (como dice José Antonio), comentar el libro. No es de extrañar que una de las desventajas que comente Mike sea precisamente el no poder conocerlos a todos (más cuando están a un océano de distancia). 

Interesantísimos también los comentarios de Gabriella con respecto a las confianzas excesivas por parte de los fans. Su trabajo como bloguera (y su entrega absoluta, que siempre contesta a cualquier comentario) hace que muchos se vean con la confianza de exigir cosas que no deben y de decirte cómo hacer tu trabajo.

También me ha encantado el cambio de visión que supone la opinión de Mariana Eguaras. Ella habla de un modo más objetivo: el lector es fundamental porque supone ventas; el fan es imprescindible, pues has fidelizado una audiencia. Un escritor quiere ser leído. Es de cajón. Y cuando los lectores se afianzan, se transforman en una cosa maravillosa que se llama fan. Y un fan es algo muy diferente de un lector ocasional. 

También comentan algo en este aspecto Ana y José Antonio, ya que son los fans los que difunden tu obra (y los que la defienden a capa y espada para que puedas publicarla). Un fan va a comprarse los libros de ese escritor porque ha descubierto que le gustan. Tiene, por tanto, un importante life time value.


Y tú, ¿qué opinas? ¿Qué crees que es lo mejor y lo peor de los fans? ¿Interactúas con los escritores que lees? Ya ves que valoran mucho nuestra opinión como lectores. 

Puedes dejármelo en un comentario o mediante un mensaje en Twitter y difundir la entrada para conocer la opinión de más gente :)

Ya sabes, habla con los escritores que lees. 

Dales tu opinión. 

Habla con tus lectores, escúchalos. 

Y ayudémonos a mejorar entre todos. 

Fanfictions: ¿a favor o en contra?

Hace una semana más o menos puse una encuesta en Twitter.  En ella preguntaba a la gente de mi timeline (quizás tú estés incluido entre ellos) qué opinaban sobre los fanfictions, fanfics, fics o como queráis llamarlos. 

Hoy vengo con el análisis de todos los resultados, las conclusiones, las reflexiones (tanto mías como de la gente que respondió al tuit y a las menciones que se hicieron de este) y algunos casos reales sobre relación entre fanfics y autores originales de las historias. 

¿Empezamos?

Fanfiction: ¿a favor o en contra?


FANFICTIONS: ¿A FAVOR O EN CONTRA?


Los resultados de la encuesta


La formación como científico me dice que antes de sacar unos resultados hay que decir qué se ha analizado y cómo (lo que en un artículo científico vienen a ser los Materiales y métodos), pero creo que la mejor forma de verlo es ir intercalando el qué se analiza y los resultados. Por lo que voy a hacerlo así. 

En total, se analizó la opinión de 122 personas que votaron a favor o en contra de los fanfics en la encuesta de Twitter.  De las 122, 90 votaron a favor y 32 en contra.

Encuesta sobre los Fanfiction: 74%a favor, 26% en contra


A esto se le suman los comentarios de la gente que votó a favor, en los que se tuvo en cuenta si eran escritores de fanfics, si lo fueron en algún momento o si no lo son ni lo han sido, pero están a favor igualmente. En este grupo hubo 21 personas de las 90 que votaron a favor (es decir, el 23.33% de la gente que votó a favor dijo en un comentario si escribían o no). 

Los resultados de esta parte son los siguientes: 

Personas a favor de los Fanfiction divididas dependiendo de si son o no escritores de estos.

También he tenido en cuenta todos aquellos comentarios explicando por qué estaban a favor o en contra de los fanfics, pero eso los dejo para más adelante, de momento vamos a analizar estos dos resultados (buenos/malos y escritor/no escritor de fanfics). 


Análisis de los resultados obtenidos


El primer problema que he tenido es que creo que algunos no entendieron la pregunta (lo digo por los comentarios que me dejaban). Cuando hablo de "buenos" o "malos" no me refiero a la calidad de los textos, sino a si deberían poder hacerse. Es decir, a si estaban a favor o en contra de su escritura independientemente de la razón por la que se escribiesen. 

Pero la verdad es que los comentarios haciendo referencia a esto fueron minoritarios y por lo tanto creo que los resultados de la encuesta siguen siendo válidos (aunque la población tomada como referencia -122- no sea muy amplia, por lo que no sé cómo de significativo es, pero bueno). 

Una vez aclarado este detalle, damos por hecho que el 74% de las personas están a favor y, evidentemente hay una relación entre estar a favor y escribir fanfics. De los que comentaron, el 66% de los que están a favor han escrito alguna vez un fanfic (el 33% no)

De los que votaron buenos, ¿cuántos son escritores?


Esto es algo lógico. Es más fácil encontrar a gente que esté a favor entre escritores de fanfics y es más lógico haber escrito algún fanfic si estás a favor de estos, ¿no?

Sin embargo, que un tercio de las personas que están a favor no escriban fanfic también es un dato importante. Significa que hay una gran cantidad de personas que están a favor aunque a ellos no les influya para nada. 


¿Por qué se está a favor de escribir fanfiction?


Aquí agradezco muchísimo algunos comentarios muy largos en los que fueron explicando por qué estaban a favor de que se escriban fanfics (incluso aunque ellos no los escribiesen). Y ya que estamos hoy de gráficos, pues también pongo esto con una imagen chula. 


Ventajas de escribir Fanfiction


Los fanfics suponen una herramienta fantástica para ensayar, para que no se atrofie nuestra capacidad de escribir. No necesitas crear personajes ni un mundo ni relaciones entre ellos si quieres. ¡Ya lo ha hecho alguien por ti! Sólo tienes que ponerlos en una situación y escribir. Es mucho más fácil escribir algo cuando ya está todo lo demás creado, es como escribir una escena en mitad de una novela. A mí lo que más me cuesta son los comienzos (y los finales), pero una escena intermedia es fácil. 

¿Por qué? Porque no tenemos que pararnos a presentar nada, no hace falta que describamos la apariencia ni el lugar. El worldbuilding ya está hecho en la historia original, por lo que el fanfic se centra en la acción

Por otro lado, los fanfics se suelen publicar en plataformas como fanfiction.net, donde te registras y tienes un nombre de usuario, un alias. Ese alias es tu escudo contra el mundo: no tienes que dar datos personales si no quieres y por lo tanto puedes publicar sin miedo a las críticas. Es mucho más fácil esconderse detrás de un pseudónimo que mostrar la cara de forma directa

Además en estas webs hay foros y comentarios en los fanfics, de forma que hay una interacción escritor-lector que incentiva la escritura. Los foros, por su parte, organizan en ocasiones retos o proponen temas (o parejas) sobre los que escribir. De esta forma se logra desarrollar fácilmente el hábito escribir al formar parte de una comunidad de escritores


¿Por qué se está en contra?


Aquí hubo muy poca gente que se aventuró. Supongo que es más fácil defender algo que criticarlo. Básicamente quien está en contra piensa que escribir fanfics es aprovecharse del trabajo de otra persona (y no va mal encaminado con esa idea) y que es mucho más productivo escribir historias propias. 

Es algo así como la conclusión final de Diana P. Morales sobre escribir historias basadas en hechos reales. ¿Por qué escribir basándonos en algo cuando podemos crear algo nuevo y original?

Es cierto que es más productivo (y provechoso) escribir un relato corto o una novela si estos son originales en lugar de un fanfic. En el caso de los relatos, puedes enviarlos a concursos; las novelas puedes editarlas y corregirlas y tratar de publicarlas/autopublicarlas. Un fanfic, por contra, sólo va a poder ser publicado en plataformas de este estilo, a no ser que lo modifiques tanto que lo conviertas en una historia totalmente original

Sin embargo, creo que se devalúa un poco el hecho de escribir fanfics. La semana pasada estuve hablando sobre cómo el mundo editorial había comenzado a fijarse en este tipo de webs (Wattpad, Fanfiction) a raíz del éxito de Cincuenta sobras de Grey, que comenzó siendo un fanfic de Crepúsculo. Ejemplos como estos han provocado que la gente piense que los fanfics tienen una peor calidad que las novelas.

El problema de las webs donde se publican los fanfics es que no hay ningún tipo de filtro: todo se publica, lo bueno y lo malo. Y por supuesto es más fácil encontrar malos textos que buenos. Pero hoy en día, con la autopublicación, Amazon también está repleto de textos de baja calidad que no han pasado por una corrección (no digamos ya por un corrector profesional), por lo que el hecho de que sea una novela no nos asegura que su calidad sea mayor. 

De hecho, hoy en día muchas editoriales publican libros aun sabiendo que su calidad es baja. Y es que no hay que olvidar que una editorial es una empresa y por lo tanto mira por su beneficio económico. Así que si un Youtuber famoso firma un libro que carezca de calidad (o incluso de historia y sólo sean frases suyas puestas en una esquina de la página malgastando una cuartilla entera de papel), lo publican. ¿Por qué? Porque si tiene 3 millones de seguidores lo más seguro es que venda bastantes ejemplares. 

Pero igual que se publican muchas de estas cosas, también se publican buenas historias. Y también se escriben buenos fics que llevan mucha planificación detrás. Sobre si es fácil o no escribirlo, me remito a las palabras de Dalila Cabrera:

¿Es fácil escribir fanfiction?

Importante este último detalle porque fue algo que también me mencionaron en los comentarios. Los fanfics (al menos en los que no te inventas medio universo y cambias por completo la personalidad los personajes) sirven como entrenamiento para saber mantener la personalidad de alguien cuando escribes, que no fluctúe, que se vea natural y coherente con la que aparecía en el libro. Y esto es algo complicado. 



La utilidad del fanfiction



Parece ser que el fanfic tiene entonces una utilidad: facilita escribir sin perdernos en cosas como el worldbuilding o la construcción de personajes desde cero, ayuda a crear un hábito de escritura, permite mantener el anonimato, es fácil de publicar, hay una gran interacción con los lectores, sirven como práctica...

No todos los que disfrutan de escribir tienen que hacerlo con intenciones de publicar una novela y dedicarse de forma profesional a la escritura. Quizá simplemente disfruten escribiendo y por lo tanto escribir fanfics es ideal para ellos. 

Además, como bien aparecía en los comentarios, los fanfics se escriben por diversión y no le cobras a nadie, por lo que realmente no estás sacando un provecho (al menos no económico) en base al trabajo de otro. Esto es un punto muy importante, porque claro, ¿qué opina el autor de que se escriban fanfics de su obra?



¿Y la opinión del autor?



La opinión del autor es la clave. Si el autor dice que no se escriben historias derivadas de sus libros, no se puede y punto. De hecho, Fanfiction.net tiene prohibido publicar fanfics basados en historias de Anne Rice, por ejemplo, ya que la autora prohibió de forma explícita que se escribiese obras derivadas de la suya. 


Fanfiction prohibidos en Fanfiction.net por petición de los autores
Todas las historias basadas en libros de estos autores están prohibidas en la web.

Sin embargo, J.K. Rowling permitió que se escribiesen historias derivadas de Harry Potter, aunque se ha lamentado alguna vez que otra del alto contenido sexual de algunas historias. Igual ocurrió con Laura Gallego, que dijo que no le importaba que se escribieran fanfics de sus historias (aunque ellas no las leería). 

Pero los escritores de fanfics son conscientes de este tipo de problemas. Por ejemplo, El Ciclo de la Luna Roja de José Antonio Cotrina tiene varios fanfics publicados y me consta que los fickers (escritores de fanfics) se pusieron en contacto antes con el autor para pedirle permiso y poder escribir obras derivadas de la saga

También quiero dejar aquí el comentario que me hizo Ana González Duque, escritora de fantasía juvenil: 


Opinión de la escritora Ana González Duque, autora de Leyendas de la Tierra Límite

Ana, al igual que muchos, repiten la ideología del escritor Charles Caleb Colton: "la imitación es la forma más sincera de halago". Así que ya sabéis, ¡a escribir fanfics de Leyendas de la Tierra Límite


Cuando el fanfic deja de serlo

Hay un momento en el que las obras derivadas dejan de ser fanfics. O por lo menos la sociedad deja de considerarlos como tal. 

Es el caso de los libros de Star Wars (o los cómics). Al principio George Lucas se negó en rotundo a que se publicasen libros basados en su universo. Sin embargo, terminó aceptando y hoy en día configuran lo que se conoce como Universo Expandido. Cumplen una de las funciones de los fanfic que más me han dicho en los comentarios de la encuesta: ampliar el universo creado por el autor original. 

Muchos fans se quedan con ganas de más y creen que el universo da más de sí. O quieren saber más de personajes que salen poco en la trama principal. Para eso están las obras derivadas, que divergen de la original y amplían el mundo, lo hacen más complejo y lo enriquecen

Y también hay otra opción. Hay un momento en el que una obra ha inspirado tantas otras que ya se ha afianzado en la cultura colectiva. Es lo que pasa con Alicia en el País de las Maravillas. Cuando sale un libro inspirado en el mundo de Lewis Carroll, la gente no piensa que sea un fanfic, sino que se basa en él y lo reinterpreta. Es de lo que estuve hablando cuando hablé sobre reescribir historias



Entonces, ¿los fanfiction son buenos o malos?



Pues la respuesta, como siempre, es depende. No soy el único que lo piensa, otras 6 personas me lo dijeron en comentarios. En mi opinión, siempre que el autor esté de acuerdo, los fanfics pueden ser una herramienta muy buena para empezar a escribir, crear un hábito e incluso como práctica a lo largo del tiempo. 

También le veo como punto positivo el hecho de que aumenten y amplíen el mundo/universo en el que se basa una historia. Esto para novelas de fantasía o ciencia ficción es algo fantástico. ¿Te imaginas a J.K. Rowling haciendo una criba de historias basadas en el universo de Harry Potter y ampliando la historia al estilo del Universo Expandido de Star Wars? Tendríamos historias de las escuelas de magia de otras partes del mundo, de antes de la aparición de Voldemort, de la creación de Hogwarts... Por supuesto todo pasaría antes por ella, para que le diese el visto bueno o lo rechazase. 

Yo no tengo nada más que añadir. La verdad es que el crear una encuesta y ver los resultados y los comentarios ha sido muy interesante. ¿Te gustaría que se repitiese? ¿Votaste y comentaste en esta?

Puedes dejarme tu opinión en un comentario o mediante un mensaje en Twitter (que ya ves que los tengo muy en cuenta tanto unos como otros). 

Ahora vete y coge un lápiz y un papel. O un teclado y una pantalla.

Escribe cosas originales, escribe fanfics. 

Da igual, pero escribe y maravíllanos a todos. 

6 jun. 2016

Crepúsculo: ¿la novela más influyente de la literatura actual?

¡No me mates todavía! Espérate a llegar al final al menos y a leer lo que tengo que decir. Quiero que sepas que leí la saga completa de Crepúsculo cuando salió y no me arrepiento de nada. 

Crepúsculo no es una gran saga, tú lo sabes y yo también. Pero en la época en la que la leí incluso la disfruté. Era entretenida, tenía curiosidad por saber qué pasaría... Sí reconozco que Bella era insoportable y que el final es un anticlímax de campeonato (el único libro que de verdad prometía una verdadera batalla y la cagan de esa forma, ay), pero disfruté su lectura sobre todo porque podía comentar los libros (cosa que me encanta).

Sin embargo, Crepúsculo era sólo la punta del iceberg, un iceberg MUY grande de cosas que llegaron después. Crepúsculo, queramos o no, ha revolucionado el mercado literario y te voy a explicar por qué.


Crepúsculo: ¿La novela más influyente de la literatura actual?


CREPÚSCULO: ¿LA NOVELA MÁS INFLUYENTE DE LALITERATURA ACTUAL?


Crepúsculo y la reinvención de los vampiros


Desde el Drácula de Bram Stoker, los vampiros han sido asociados a una figura masculina, posesiva, cautivadora y con una tremenda carga sexual. El vampiro de porte dionisíaco que entra en la noche a la alcoba de la dama indefensa (vestida con un camisón blanco que indica su pureza) para chuparle la sangre. Esa es la figura que teníamos todos de los vampiros. 

Los vampiros representaban el pecado, el dejarse llevar por la lujuria y por los deseos impuros. Incluso se decía de ellos que eran producto de un pacto con el diablo. 

Crepúsculo rompió con esta estética. Bueno, no del todo: el vampiro era dionisíaco, posesivo, cautivador y se cuela en la habitación de la dama indefensa por las noches, PERO los vampiros brillantes de Meyer refrenan su instinto. He aquí la innovación*. 

Este pequeño detalle, que puede parecer insignificante, puede ser una auténtica bomba narrativa: el individuo que lucha contra su propia naturaleza destructiva (el vampiro que mata para alimentarse de sangre) porque cree que está mal y quiere ser bueno. Qué poco explota esta faceta la saga de Crepúsculo

Con un argumento que no aprovechaba todo lo que podía la premisa de la que partía, Crepúsculo se convirtió en un auténtico éxito de ventas: en 2011 había vendido más de 120 millones de ejemplares y se había traducido a más de 38 idiomas, que se dice pronto. Pero, ¿qué factores hicieron a esta saga tan exitosa?


El éxito de Crepúsculo


A ver, os voy a poner en situación: adolescentes con hormonas revolucionadas, chica tímida que se infravalora (porque todo el mundo le dice que es guapísima, pero ella se ve un adefesio) y un chico rico, guapo, protector y con un secreto que lo hace inalcanzable y prohibido. 

¿Ves por dónde voy? Crepúsculo tiene todos los elementos para convertirse en el culebrón perfecto para adolescentes. La tensión sexual no resuelta que hay entre Bella y Edward no hace más que añadirle chicha al asunto: Bella quiere zumbárselo en los primeros libros y lo deja claro varias veces, pero él es un decente señor decimonónico que quiere esperarse a después del matrimonio (y teme comérsela en el proceso del folleteo). 


Edward le revela a Bella que es un vampiro (escena de Crepúsculo)
"Sé lo que eres"
"Dilo... en voz alta"
"Un reclamo publicitario"

A esto le añadimos a Jacob, el hombre lobo musculado amigo de Bella. La gente se empeña en ver un claro triángulo amoroso, pero la verdad es que Bella siempre ha querido a Edward (y sólo se plantea hacer algo con Jacob cuando Edward desaparece). En cualquier caso, los triángulos amorosos deben funcionar en las novelas para adolescentes porque se repiten hasta cansar (pero venden igual, oye). 

Esto obviamente hizo que Crepúsculo vendiese bastantes ejemplares, pero si de verdad hubo algo que la catapultó a la fama fue la polémica

Había gente que adoraba Crepúsculo y gente que lo odiaba a muerte. En consecuencia, se hablaba de la saga en todos lados: publicidad y más publicidad que al final revierte en ventas y más ventas

Así teníamos a gente diciendo que la relación era total y absolutamente abusiva entre Edward y Bella, que se deja manejar por los dos muchachos a placer. De hecho David Cox, en The Guardian, escribió un artículo llamado Twilight: the franchise that ate feminism (Crepúsculo: la franquicia que se comió el feminismo) donde pone como momento álgido de esta relación cuando Edward y Jacob discuten sobre lo que es mejor para ella (mientras esta duerme), independientemente de lo que ella opine o quiera hacer (amor verdadero, que lo llaman algunos, yo lo llamo relación tóxica). 

Y por otro lado tenemos a quien dice que en realidad Bella es un símbolo feminista (JÁ). Mientras que al principio Edward la observa mientras duerme (sin su permiso), controla quiénes son sus amigos y qué hace, al final de Eclipse le dice: 
me he obstinado en saber lo que es mejor para ti y sólo he conseguido hacerte daño... y ya no me fío de mí mismo. Sé feliz a tu manera, ya que la mía siempre está equivocada.
¿Bella ha conseguido doblegar el machismo de Edward? Susan Jeffers dice que sí, ya que Bella se niega a aceptar la violencia inherente al sistema patriarcal y trata de conseguir que Edward y Jacob se lleven bien, rebelándose frente a la guerra eterna entre vampiros y hombres lobo. 

A todo esto hay que sumarle las cientos de críticas que tuvo por su redacción deplorable, como bien critican en The Write Practice: oraciones con construcciones extrañas, uso inapropiado de comas, cambios de pasado a presente... Aunque por amigas traductoras sé que quien sea que lo tradujese a español hizo una auténtica obra de arte (y aún así de donde no hay, no se puede sacar, pero al menos arregló bastantes cosas). 

En cualquier caso, la polémica trajo consigo las ventas y con ella... las consecuencias. 


Consecuencias inmediatas del éxito de Crepúsculo


Las novelas de romántica paranormal empezaron a aparecer a chorros. Levantabas una piedra y te salían seis sagas diferentes: Medianoche, Hush-Hush, Marcada... 


Cazadores de sombras: Ciudad de Hueso. Portada del libro de Cassandra Clare con una frase de Stephenie Meyer
Y cuando el libro no tiene nada que ver pues ponen a Stephenie Meyer con una supuesta frase dicha por ella como reclamo :D 

Además, las portadas eran similares a las portadas de Crepúsculo en muchas ocasiones (ya puse el ejemplo cuando hablé de 5 trucos musicales para escritores): fondos negros y algo llamativo (la manzana de Crepúsculo, el tulipán de Medianoche). 

Si has leído Crepúsculo sabrás que tanto Cumbres borrascosas como Orgullo y prejuicio están muy presentes en la obra. ¿Qué pasó con ellas? Pues que su venta también se disparó, mira: 

Ventas de "Orgullo y prejucio" de Jane Austen. Las ventas aumentan en 2009.
La película de Crepúsculo salió en 2008. Ahora fíjate en las ventas de Orgullo y Prejuicio al año siguiente y en el diseño de la portada. Nada más que añadir, Señoría. 

La influencia de Crepúsculo en el panorama literario juvenil (y no tan juvenil, como puedes ver con la novela de Jane Austen) fue increíble. Pero aquí no acababa la cosa, aún faltaba un elemento que le daría más fama e influencia: los fanfictions

Crepúsculo tenía una horda de fans que deseaba ver rota la tensión sexual. ¿Y qué mejor forma de dejar volar la imaginación que con fanfics? Los fan fictions venían a montones (yo mismo y dos amigas que lo habían leído nos divertíamos inventando las relaciones más extrañas posibles). Y esto, amigo mío, fue la hecatombe.



Cincuenta sombras de Grey


Snowqueens Icedragon (ese era su nick, sí) era una fan de Crepúsculo que quería romper con la tensión sexual no resuelta. Ni corta ni perezosa, se dispuso a escribir un fanfic sobre la relación entre Edward y Bella y su relación de sexo sadomasoquista. Master of the Universe, que es como se llamaba el susodicho fanfic, se hizo muy famoso en Fanfiction.net y al final llamó la atención de editores. 

La escritora se puso en contacto con editoriales, firmó un contrato para publicar la obra y eliminó el fanfic de las redes (aunque podéis leer la comparación de ambos textos aquí). Se dispuso a modificar todas las referencias a Crepúsculo: Bella sería Anastasia Steele, Edward sería Christian Grey... Un lavado de cara que conseguía modificar lo suficiente el fanfic para hacerlo una historia original (este no es el mejor ejemplo, pero la entrada de Dalila sobre cómo transformar un fanfic en una novela está muy chula). Y, por supuesto, la autora también debía adoptar un nombre más elegante: E.L. James.

Este es el nacimiento del hijo salido y sadomasoquista** de Crepúsculo: Cincuenta sombras de Grey


¡No nos parecemos en nada!


Holy cow! Menudo exitazo 


Automáticamente todo el mundo quería leer la novela del año que se anunciaba a bombo y platillo como un auténtico éxito. Aquí entramos en una cosa que odio: cuando un libro se vuelve famoso porque es famoso. Es decir: dicen tanto que el libro es un éxito de ventas que a la gente le pica la curiosidad (¿qué tiene ese libro para vender tanto?) y lo compra. En consecuencia, hay muchas ventas que lo convierten en un éxito sólo porque alguien dijo que ya lo era. 

En fin, pues eso sirvió para Cincuenta sombras. Además, el boca a boca entre amas de casa y gente más joven que no estaba acostumbrada a leer fue crucial. Todas flipaban con una novela totalmente innovadora***, de erótica con un toque de perversión que las volvía locas. 

A esto le sumamos las fantasías sexuales. Un artículo científico publicado en The Journal os Sexual Medicine revelaba que entre el 30% y el 60% de las mujeres fantasean con ser atadas y obligadas a mantener relaciones sexuales. Sí, obligadas. Pero tranqui, que este mismo estudio también decía que las mujeres diferencian entre la fantasía y el deseo: fantasean con ello, pero no desean que les pase****. 

Para estas mujeres, un libro como Cincuenta sombras supone encontrar las fantasías perfectas plasmadas en un papel. Han dado con el Santo Grial de la excitación sexual. Y eso vende. 

La novela juvenil (como Crepúsculo) sigue estando muy mal considerada en la sociedad (por desgracia, eso quizá merezca una entrada aparte). Sin embargo, la novela para adultos no. Por esta razón, si Crepúsculo tuvo per se un éxito desmesurado, el éxito de Cincuenta sombras de Grey se salió más aún de los límites. 

En 2012, E.L. James apareció como una de las 100 personas más influyentes del año en la revista Time, nada menos. A esto le siguió el premio de Libro del Año a Cincuenta sombras de Grey en los National Book Award de Reino Unido

Para finales de 2013, la saga tenía más de 100 millones de copias vendidas en todo el mundo. Una bestialidad. Todo esto, por supuesto, reforzado con una polémica inabarcable sobre la calidad de la obra y lo ético de su contenido (publicidad que, al igual que pasó con Crepúsculo, provocó más ventas).

Y la gente se volvía loca. ¿Sabes que incluso hubo un boom de niños que se llamaron Ana, Anastasia y Grey



Consecuencias finales



Así hemos llegado a la actualidad. Todo empezó con Crepúsculo y un fanfic. Después de Cincuenta sombras afloraron miles de libros de erótica: Pídeme lo que quieras, No te escondo nada, Ochenta melodías de pasión en amarillo (en este apenas se nota el plagio en el título, ¿verdad?)...


Seguimos con las portadas de fondos oscuros con algo llamativo. Todos muy originales... Y mira que al principio me gustaban y me parecían elegantes. 

Si Crepúsculo estaba mal escrito, la obra de E.L. James no te lo puedes ni imaginar. Otro patrón que se repite. No sé cuál será la calidad de los otros libros similares (o que no se parecen en nada pero aprovechan el tirón que ha tenido la novela romántica paranormal juvenil/erótica adulta),  pero estos dos libros no son grandes obras de arte. 

Pero eso no fue lo peor. Lo peor fue que normalizaron las relaciones tóxicas convirtiéndolas en gestos de amor: si te controla es porque te ama, si tiene celos es porque te desea... Mensajes que se han inculcado en muchos y que se reflejan en libros actuales que también están siendo éxitos de ventas: After, Bad Boy's Girl, Besos entre líneas... 

Algo genial, como es que las editoriales se fijen en plataformas como Wattpad (o en libros autopublicados, como empezó el de E.L. James), ha terminado en un auténtico desastre, provocando que se publiquen obras calcadas unas de otras con los mismos personajes y los mismos patrones, con relaciones que basadas en la chica mojigata que es sometida por el chico malote. 


"Estoy muy sorprendida por todo lo que he liado. ¿No se me nota en la cara lo sorprendida que estoy?"

No sé si Crepúsculo es la novela más influyente de la literatura actual, pero definitivamente no es un libro para pasar por alto en cuanto a importancia. ¡Mira todo lo que se ha liado por su culpa!

¿Tú qué crees? Puedes ponérmelo en un comentario o mediante un mensaje en Twitter. Si te ha gustado, puedes suscribirte a la lista de correo para no perderte nada (envío mensaje cada 2 semanas más o menos). 

Y para la semana que viene tengo preparado el análisis de la encuesta de Twitter sobre si son buenos los fanfics o no (que además va muy a pelo con esta entrada). 

Lee mucho. 

Lee bien. 

Y no digas "Holy cow!", por favor.




* ACTUALIZACIÓN (07/06/2016): como bien puntualiza Rocío Vega en este tuit, hay novelas anteriores a Crepúsculo en la que los vampiros se debaten entre alimentarse de sangre humana o no. De hecho, este es uno de los temas principales de Entrevista con el vampiro (olvidé este libro por el tedio que me produce, fallo mío). 

**La visión del sadomasoquismo que se da en el libro es inadecuada y errónea, por lo que tengo entendido, ya que no he leído el libro. Pero sí sé de mucha gente que gusta de estas prácticas sexuales y que no las han visto reflejadas de forma correcta en la obra de E.L. James. 

***JAJAJAJAJAJAJAJA ¿Innovadora? He aquí la incultura de la gente. Como son personas sin hábito de lectura piensan que esto es transgresor y no se percatan de lo horriblemente mal escrito que está, por lo que lo valoran como algo totalmente erróneo: ni es innovador (llevan cientos de escritores escribiendo erótica desde hace siglos como para que le vengan ahora con esas) ni es un buen libro. 

****Obviamente. Ninguna mujer desea ser forzada ni violada. Diferenciemos el juego de roles, en el que uno hace de sumiso, de una violación. Se puede jugar, aceptar ser sometido como juego sexual o dominar al otro siempre que el otro lo acepte. Pero si alguien dice que "no" en serio, es que NO. EN SERIO.