4 abr. 2016

Reescribe la historia

Hace un tiempo, leí en una entrada de Excentrya que hablaba de cómo Stephen King se había inspirado en una película para escribir un relato. Tras ver El Pozo y el Péndulo, King se quedó pensando en cómo podía mejorar la historia, y por eso se decidió a reescribirla. 

Aunque la entrada trata varios temas como la inspiración y el plagio, lo que me dejó rumiando fue la idea de reescribir. He perdido la cuenta de cuántas veces he leído que una de las formas de inspirarse es pensar en una historia ya escrita y pensar en cómo sería contada con estética futurista o con el estilo de otro autor... No significa que estemos contando la misma historia, sino que nos hemos basado en ella para reescribirla, cambiarla y... ¿mejorarla? 

En cualquier caso, considero que reescribir (textos ajenos y textos propios) puede ser muy importante para los escritores y para los lectores. ¿Quieres saber por qué pienso así? 



REESCRIBE LA HISTORIA

Reescribir tu propia historia

Dicen que escribir una novela supone más tiempo de corrección que de escritura del primer borrador. Yo aún no puedo hablar de eso, al menos a nivel de una novela completa, pero sí te digo que cuando escribo algo (incluyendo esta entrada) hay partes que requieren un cambio. Hay que reescribirlas. 

No soy el único que lo piensa, por ejemplo, Ana Katzen considera la reescritura una parte fundamental del proceso de corrección. Y como ella, otros miles. Cuando estás corrigiendo te das cuenta de que hay cosas que no funcionan (y si no te das cuenta tú, para eso están los lectores cero). ¿Qué hay que hacer cuando algo no funciona? Reescribirlo, cambiarlo. 

Hace poco, Cuervo Fúnebre escribía lo que había aprendido de la revisión y reescritura de su novela. Sí, reescritura, porque incluso ha tenido que tomar la decisión de eliminar por completo a un personaje, lo que le ha obligado a tener que reescribir muchas partes. En mi opinión, quitar a un personaje es un acto de valentía. Tengo algunos personajes a los que adoro, pero si no encajasen en el conjunto de la obra... ¿me atrevería a quitarlos? Él lo ha hecho y seguro que el resultado es más que positivo. 

Pero aparte del proceso de corrección, reescribir una obra propia puede ser algo muy bueno. Seguro que guardas cientos de relatos de años anteriores. Yo lo hago. Antes de este, tuve un blog donde los subía. El caso es que, si releo esos relatos, me veo capaz de escribirlos mucho mejor ahora. 

Pruébalo. Coge algo antiguo. A lo mejor piensas que está bien o que es un auténtico desastre. Da igual. Lo que tienes que hacer ahora es reescribirlo. Coge la idea y añádele cosas, o no la cambies en absoluto, pero tu estilo escribiendo habrá cambiado desde entonces. Seguro que el resultado te gusta más. 


Reescribir otras historias

No, no hablo de plagio. Hablo de tomar como inspiración otras historias y escribir algo nuevo. Como decía Stephen King, se puede buscar una forma de mejorar las historias. No nos mintamos, todos hemos visto una película o leído un libro y hemos dicho "yo habría hecho eso de otra forma". ¿Sabes qué? ¡Puedes hacerlo de otra forma! 

Reescribir es algo bueno, algo normal y común. Ahí tienes los millones de FanFiction que se escriben al día. Algunos son incluso mejores que la historia de la que proceden (50 sombras de Grey no es el caso, es incluso peor ese FanFiction que la historia original, Crepúsculo, pero bueno...).

Pero no sólo se escriben fics. No. Las reescrituras de otras obras tienen otros muchos fines. El Ulises de James Joyce es una reinterpretación de la Odisea de Homero y no por ello deja de ser valorado. De hecho ocurre todo lo contrario. La obra de Joyce está muy bien considerada. 

¿Qué fines puede tener una reescritura de un libro? Pues a mí se me ocurren cuatro razones por las que hacerlo.


1. Hacer la historia accesible a un nuevo público

Ya no hablo solo de traducciones a otros idiomas, sino de reformular la historia para, por ejemplo, facilitar su lectura. Así hay versiones infantiles de El Quijote. También ocurre igual con las películas. No dejan de ser una forma diferente de contar la historia (supuestamente sin cambiarla) para que llegue a otro público (como alguien no aficionado a la lectura). 


Este es uno de los cientos de libros infantiles que relatan las aventuras del Hidalgo caballero Don Quijote de la Mancha. 


2. Darle madurez o complejidad a una historia

Esto ocurre mucho con cuentos infantiles o clásicos. Hay historias enfocadas a un público infantil que pueden ser retorcidas y oscurecidas por una visión adulta. Historias que se componen sólo de una trama principal y que pueden enriquecerse con más personajes, aumentando el worldbuilding y añadiendo historias secundarias.

Piensa por ejemplo en Blancanieves. Es un cuento clásico con un final bastante más fuerte, que en Disney decidieron eliminar. Pues bien, la historia es simple y todos la conocemos: la Reina, madrastra de Blancanieves, tiene celos de su belleza y ordena su muerte. Blancanieves se esconde en la casa de los enanitos, pensando que está a salvo, pero la Reina la encuentra, la engaña y la envenena con la famosa manzana. Por suerte, hay un príncipe (siempre hay un príncipe) que le da un beso de amor verdadero para salvarla. 

Ahora recuerda la película de Blancanieves y la Leyenda del Cazador (Blancanieves y el cazador, en Hispanoamérica). Si dejamos de lado la actuación de Stewart (¿soy yo el único que piensa que esa chica es capaz de actuar bien, pero que nunca lo demuestra?), la película le da mucha más complejidad a esa historia tan simple. Y no cambia lo básico, sólo añade cosas para hacer una historia más madura. 


¿Quién fue el listo que pensó en poner a Charlize Theron de la Reina? ¡No hay nadie más bello que ella!
Al menos Kirsten Stewart no. Lo siento. 


3. Explicar "la verdadera historia"

Cómo se ha puesto de moda esto, madre mía. Y que conste que me encanta. Si está bien hecho, es una forma fantástica de reescribir una historia. 

Básicamente consiste en coger una historia y, sin cambiarle nada (o lo mínimo posible), hacer que todo sea diferente. Vale, quizás no me entiendas del todo. A ver, imagina que llego y te cuento que había un chico en un bar, que me he acercado a invitarle a una copa y apenas me ha dejado hablarle cuando me ha dicho que me largue. Eso sería el cuento original. Ahora imagina que hablas con ese chico, y te dice que efectivamente me he acercado a invitarle a una copa y que apenas he dicho dos palabras o tres, pero que en el proceso le he intentado meter mano sin venir a cuento y que he sido un baboso, por lo que me ha mandado a paseo*. 

¿Ves? Mi historia no ha cambiado, es "cierta". Sólo te faltaban datos para comprenderla por completo. 

Pues eso es lo que hacen con esta reescritura, nos cuentan la historia desde otra perspectiva, nos explican lo que la otra simplemente obviaba. Y eso hace que todo cambie: el malo es el bueno, el bueno no es tan bueno, la inocencia se pierde, las fachadas caen... Todo queda al descubierto. Ahora sabemos "la verdadera historia". 

Para ejemplo, tenemos El maravilloso Mago de Oz de Lyman Frank Baum, la famosa historia de Dorothy en el Reino de Oz y cómo se enfrenta a la malvada Bruja del Oeste. Porque seguro que es malvada, ¿no? Mmmm... quizás después de leerte Wicked: Memorias de una bruja mala de Gregory Maguire cambies de opinión.


Wicked es un musical muy famoso en Broadway que se basa en el libro de Gregory Maguire. Un musical basado en un libro que se basa en otro libro. Vaya, lo que da de sí reescribir. 


4. Cambiar por completo la historia

Vamos, lo que viene siendo inspirarse para escribir una cosa distinta. Ya no es escribir la misma historia desde otra perspectiva, no. Es trasladar la historia a otro mundo, añadirle o quitarle la existencia de magia, hacerla realista,... Puedes pensar en cualquier cosa que se te ocurra. 

Por ejemplo, ¿y si Caperucita Roja viviera en la época actual en Nueva York? Pues ahí tenemos Caperucita en Manhattan. No cuenta la misma historia del todo, pero se inspira en el cuento clásico para ello. 

Hay muchos más ejemplos, tantos como se te ocurran. Porque aquí todo vale. La editorial Alkibla sacó una serie de libros basados en los cuentos clásicos, pero que reinterpretan la historia y la actualizan a nuestra sociedad. Caperu pinta graffitis en el metro, es acosada por su novio... Son versiones para adultos, que si quieres saber más, este audio de un programa de radio de M80 resume bastante bien de qué van. 

Pero no tienes por qué irte a cuentos clásicos. Ya te digo, la clave está en jugar, experimentar. Yo qué sé, di alguna locura. ¿Libros de Jane Austen con seres sobrenaturales? Pues vale, lo veo: Orgullo, Prejuicio y Zombis. ¡Todo es posible! 


También tienes su segunda parte: Sentido y Sensibilidad y Monstruos Marinos.
Por cierto, el primer libro de Ben H. Winters, el basado en Orgullo y Prejuicio, ya tiene película. 

¿Has visto? Hay mil ejemplos de reescritura por ahí. Y millones que me dejo en el tintero. Por ejemplo, a mí me encanta Alicia en el País de las Maravillas, su estética llena de naipes y piezas de ajedrez... Por eso me encantan las obras que reescriben la historia original, que son MUCHÍSIMAS

También me gustan mucho las historias que mezclan varias en una sola. Por ejemplo, la serie Once Upon a Time con todos esos cuentos clásicos entremezclados. O El Décimo Reino (esta miniserie es antigüilla y, pese a sus efectos especiales malillos, es muy buena). 

Pese a los fallos, ahí tenemos La Liga de los Hombres Extraordinarios (conocida en Sudamérica como La Liga Extraordinaria). Tiene al Capitán Nemo, a Dorian Grey, al Dr. Jekyll... Hablando de la historia del Dr. Jekyll y Mr. Hyde, también tiene una larga lista de obras que se inspiraron en ella


A mí me gusta especialmente la miniserie Jekyll de la BBC. Ambientada en la actualidad, le da un giro de tuerca al libro de Robert Louis Stevenson.

Ya sabes, si a ti se te ocurre alguna otra obra que se base en un cuento o en otro libro o en lo que sea, puedes decírmelo en un comentario o mediante un mensaje en Twitter. Seguro que alguna se te ocurre. Venga, piensa. ¿No? Bueno... te digo otra yo: El Rey León se basa en Hamlet y El Rey León 2 es Romeo y Julieta

Ahora corre. Haz que la Cenicienta mate al príncipe, que los cerditos se coman al lobo. Que Bella_Durmiente sea un programa informático que no funciona debido a un virus y que necesita tu Beso.exe para despertar. 

Piensa una locura. 

Reescribe la historia. 



*Calma, os juro que soy un mojigato que jamás haría eso. Carezco de descaro alguno. ¡Ni siquiera me atrevería a acercarme para invitar a alguien a una copa!
¡Comparte!:

15 comentarios:

  1. Los retelling están a la orden del día ;). A mí personalmente me encanta leerlos e incluso tengo alguno escrito por ahí... Pero lo que más me ha gustado de tu entrada han sido los ánimos para ponernos a corregir: reescribir es difícil. Tienes que borrar algo que has escrito y hacerlo de nuevo, como si te cortas una pierna y tienes que esperar a que vuelva a creerte (?). Y duele, claro, pero al final suele merecer la pena.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has definido perfectamente. Borrar algo que has escrito y reescribirlo es cortarte una pierna (o un brazo, o -si duele muy poco- el lóbulo de una oreja) y hacer que te crezca una nueva.
      Y eso no es fácil se mire por donde se mire. Por mucho que mires la pierna y pienses: ¡si es que esta pierna no es de este cuerpo! Es más bajita, más fina... ¡si dejo esta pierna el resto del cuerpo se desmorona!
      Así que bueno... hacemos de tripas corazón y quitamos la pierna.
      Al final suele merecer la pena, como dices.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Buena entrada, que anima a reescribir, en sus dos acepciones. Reescribir lo propio (con la idea de mejorarlo o actualizarlo) y reescribir lo ajeno, con la idea de dar un enfoque nuevo.
    En el primer caso lo veo casi imprescindible. Creo muy difícil conseguir algo "bien acabado" a la primera escritura. Ahí también hay dos acepciones. Reescribir un texto reciente, que sería como una corrección, o rescribir algo antiguo, que se desechó, en un intento de que ahora sea válido.
    Reescribir lo ajeno es valiente, porque tiene que ser para, sino mejorarlo que puede ser muy difícil, que el nuevo enfoque sea, por lo menos, lo suficientemente bueno en relación al original.
    En general has dado muy buenas ideas que puede que me anime a reescribir cosas antiguas que tengo y que nunca consideré que valieran la pena. (Ley la entrada de Cuervo Fúnebre). La entrada de nueve estructuras narrativas también es muy buena. sigo el blog. Un saludo. @AgueloOdiseo.

    ResponderEliminar
  3. No sabía que podía comentar como cuenta de Google (no la entiendo muy bien). Veo que hay una errata en mi comentario, en el paréntesis de la penúltima línea, quería decir leí la entrada de Cuervo fúnebre. Otro saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! :D
      Ya veo que sigues el blog y tal (por tus interacciones en Twitter, que es un chivato). Cuando hablo de "reescribir" durante la corrección me refiero a cuando tienes que borrar escenas, cortar partes, o eliminar un personaje. Lo que te obliga a realmente casi reescribir todo para cuadrarlo perfectamente, para que quede "bien acabado", como dices. No me refiero a correcciones ortotipográficas, que no sé si me he explicado bien en la entrada.
      Y sí, hay dos acepciones como dices ;)
      Me alegro mucho de que te guste esta entrada (y la otra). Espero que en el futuro siga habiendo entradas que te gusten, significa que lo estoy haciendo bien. Y no te preocupes por la errata, se entendía que era un error.
      Un saludo :)

      Eliminar
  4. Que gran entrada! Justo ahora estoy reescribiendo por completo un viejo relato que tenía abandonado por el cajón y la verdad es que estoy quedando muy contento con el resultado. Ojo que no siempre es bueno jugar al nigromante, pero hay relatos e historias que sí valen la pena y, como en mi caso, casi se reescriben solas. Empecé de casualidad, me pidieron un relato y no tengo mucho tiempo, así que rebuscando encontré este que era bastante bueno originalmente, pero al que le faltaban muchos detalles, podríamos decir que era solo un esqueleto y le faltaban tendones y carne para poder moverse.
    Creo que la entrada está muy acertada, aunque yo soy de los que huye de la fanfiction —creo que no puede salir nada bueno de ahí—. Está bien reescribir algunas historias y sería una buena idea rescatar algunos buenos conceptos literarios, tu menciones Crepúsculo que no hay quien lo salve, pero los vampiros de Anne Rice sí son rescatables, por ejemplo. O jugar con los argumentos de algunas series que quedaron a medias, como los 4400.
    Lo dicho, buena entrada y una gran idea, yo mismo animo a rescatar algunos relatos viejos y reescribirlos.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Jaume Vicent de Excentrya felicita una entrada mía ya me puedo dar por satisfecho. Jajaja
      Tienes toda la razón, empeñarse en revivir lo muerto puede tener consecuencias nefastas. Pero a veces, la magia de la reescritura permite dar vida a lo muerto de forma acertada. Hay que saber distinguir entre una idea con posibilidades y algo que no tiene futuro. Aunque como ejercicio de escritura puede servir también.
      Entiendo que huyas de los Fics, hay más malo que bueno y lo malo es muy malo (a veces MUY MALO). Yo no soy especial fan, no te voy a mentir, pero sé que hay gente que sí y que hay buenas historias escondidas.
      La serie de los 4400 fue una crueldad. ¡Yo quería más! Así que sí, te entiendo. Hay cosas que son rescatables (hay cosas que se MERECEN ser rescatadas).
      Suerte con tu reescritura, seguro que el resultado es fantástico (o tenebroso y horrible, contigo nunca se sabe cuál es el piropo, lo que tiene escribir terror).
      Un saludo :)

      Eliminar
  5. Lo de reescribir mi propia historia lo sé muy bien... Acabo de empezar la quinta reescritura de mi primera novela. La única manera que se me ocurre de no reescribir sería esquematizando una escaleta muy exhaustiva desde el principio.

    En cuanto a reescribir otras cosas solo se me viene a la cabeza una cosa xD el libro de El Trono de Cristal de Sarah J. Maas. Y... bueno, creo que mejor no comento nada, solo dejo este vídeo con el que estoy completamente de acuerdo https://www.youtube.com/watch?v=NapASErxgs0

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Miriam! Bienvenida sea usted.
      Quinta reescritura... madre mía. Hay un momento en el que hay que aceptar que la obra es la que hay, como decía Gabriella "tu borrador es perfecto". Por muy perfeccionistas que seamos hay que ser un poco objetivo y ver cuando está "bastante bien", aunque tú sepas que podría estar "mejor". El escritor es una especie perfeccionista, pero para publicar hay un momento en que hay que dejar de corregir y corregir...
      No conocía el libro, pero después de ver el vídeo... entiendo la frustración jaja.

      Eliminar
  6. Muy bueno el artículo. Estoy convencida de que la reescritura es una herramienta imprescindible. Hace un tiempo me sorprendió leer que Mario Vargas Llosa empezó a escribir redactando escenas adicionales para historias que acababa de leer. Le daba pena que se hubieran terminado tan rápido y se daba a la tarea de escribirles finales nuevos, escenas que le hubiera gustado que ocurrieran y demás.

    Saber que un Nobel empezó escribiendo fanfics me sorprendió mucho. Yo habría imaginado que esta gente desde que empezaba lo hacía con «obras de peso», con sus propias novelas y relatos, no con fanfics. Dato curioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Ana!
      Me alegro de que te haya gustado el artículo.
      No me puedo creer lo que me dices. Es un dato MUY curioso saber que alguien con tanto peso en la literatura haya empezado escribiendo fanfics. Aunque siempre he pensado que los fanfics pueden ser buenas herramientas para entrenar la escritura (aunque no salga nada publicable, son fáciles de escribir).
      Muchas gracias por tu comentario, de verdad. ^^
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Yo misma tengo varias historias (propias) que quiero reescribir y una de ellas en proceso, que espero llegar a publicar, y también tengo intentos de reescribir sorbe todo Caperucita xD... Creo que la escritura es genial, da pie a muchas variantes y en cuanto a trabajos propios a mejorar, a dar matices... Luego se compara un trabajo con otro e incluso se puede reescribir, tratando de fusionarlos.
    Me está encantando cada artículo que leo de este blog, son muy interesantes y creo que podré aprender mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí la reescritura me encanta. Tanto de cosas propias como de cosas ajenas. Creo que es una muy buena forma de mejorar un texto propio, por ejemplo.
      La fusión de ideas también es una cosa muuuuy chula ^^
      Me alegro de que te guste el blog, eres bienvenida siempre que quieras ;)

      Eliminar
  8. Desde hace unos dos años, me sentí inspirada en una película francesa y quiero reescribirla, tal vez ya la hayas visto se llama "Hotel de las Américas" y la protagonista es Catherine Deneuve. Atrajo mi atención esa historia por el romance mezclado con el drama que vive la pareja protagigonista. Poco a poco he estado pensado en cambiarle y añadirle muchas cosas, situaciones que no se vieron, otros personajes además de que la historia se encontrará ambientada en otro lugar: Sunderland (originalmente estaban en Biarritz).

    La reescritura me parece una buena idea, siempre y cuando sea inspiración y que se cambien muchas cosas, o hasta la idea de fusionar historias para crear otra nueva es buena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no la conocía, pero me la apunto. Al final cualquier cosa puede servirnos de inspiración, creo yo. Seguro que eres capaz de crear una historia fantástica y original a partir de esta.

      Yo soy un firme defensor de la reescritura, creo que se me nota, ¿no? jeje

      Eliminar