14 mar. 2016

Los 7 argumentos básicos de Christopher Booker

¡Madre mía, qué trabajo me ha costado escribir esto! Llevo tres días con el ordenador medio estropeado por culpa de unas actualizaciones que no se instalan correctamente... ¿Cómo? ¿Que esa historia te suena? A ti te pasó lo mismo... ¡ah! Y a una amiga le pasó algo parecido pero no exactamente igual

Pues, qué curioso que nos haya pasado la misma historia.

Vamos, es curioso porque precisamente hoy vengo a contarte los argumentos que siempre repetimos en todas las historias. Lo sé, sé que parece increíble, pero todas las historias que existen se pueden resumir en estos 7 argumentos básicos que propone Christopher Booker en su libro (The 7 basic plots). 



LOS 7 ARGUMENTOS BÁSICOS
de Christopher Booker


1. Venciendo al monstruo 

El protagonista es un héroe que debe enfrentarse a un monstruo, un enemigo o villano que tiene bajo amenaza al reino/mundo/universo...

Básicamente, este argumento se desarrollaría de la siguiente forma: 

- Se descubre la amenaza del monstruo.
- El protagonista siente la llamada para vencer al monstruo.
- El protagonista se prepara para enfrentarse al monstruo.
- El protagonista se enfrenta en una potente batalla final con el monstruo.
- El héroe vence y salva al reino/mundo/universo/etc.

Es el clásico argumento de cualquier película de terror: un monstruo que pone a los protagonistas en peligro y tienen que prepararse para enfrentarlo y vencer. 

Por supuesto la contraparte oscura de este tipo de argumento sería que no venciese el héroe, que ganase el villano, que el monstruo los devore o se haga una empanada con ellos. 

Como ejemplo tenemos la segunda parte de Memorias de Idhún, Tríada, donde Jack, Kirtash y Victoria tienen que prepararse como elegidos para vencer a Ashran, el nigromante que ha puesto en peligro Idhún. También se refleja en los cuentos clásicos, en los que el príncipe debe derrotar al dragón para salvar a la princesa (o vencer a Bowser para salvar a Peach, si hablamos de Super Mario). 


2. De la pobreza a la riqueza

El protagonista es alguien pobre, común, oprimido, pero con la capacidad potencial de hacer grandes cosas. La historia nos muestra cómo se supera y consigue alcanzar sus metas y desarrollar todo ese potencial. 

El argumento entonces tendría más o menos el siguiente esquema:

- Se nos presenta al protagonista en ese ambiente miserable.
- El protagonista consigue un éxito inicial (aumenta su estatus, consigue parte de sus metas...). En ocasiones conoce el amor (de alguien que estaría totalmente fuera de su alcance en su situación de miseria anterior). 
- Crisis: el protagonista pierde lo que ha conseguido o se separa de la persona a la que ama. 
- El protagonista descubre su verdadero poder o capacidad, se enfrenta a las adversidades (o al enemigo).
- Recupera su alto estatus/el amor de su vida, esta vez de forma permanente. 

Por supuesto hay dos contrapartes oscuras de este argumento: 
a) el protagonista no vence y lo pierde todo, generan un final dramático. 
b) consigue lo que se proponía, pero descubre que no es lo que deseaba o ha perdido algo muy importante para conseguirlo, lo que deja un final agridulce. 


Como ejemplo de este tipo de argumentos tenemos por supuesto la historia de Aladdin, que pasa de pobre a rico gracias a la ayuda del genio, con la crisis intermedia en la que lo pierde todo. 




3. La búsqueda

El héroe se embarca en un viaje para conseguir un gran premio que se encuentra en un lugar muy lejos. 

¿Cómo sería el argumento? Más o menos así: 

- Se nos presenta al protagonista en una situación de desdicha.
- El protagonista siente la llamada de la búsqueda para conseguir mejorar la situación.
- Comienza el viaje, en el que tiene que enfrentarse a una serie de pruebas cada vez más complicadas. En ocasiones se le unen una serie de aliados. 
- Antes de conseguir la meta hay un gran obstáculo final (¿Un enemigo? ¿El villano?) al que debe enfrentarse en la prueba más dura hasta el momento. 
- El protagonista vence y consigue la meta deseada. 

Como contraparte oscura tendríamos aquellos finales en los que se obtiene lo deseado, se obtiene esa meta, pero no aporta la felicidad que se pensaba (como es el caso de Moby Dick). 

Como ejemplos tenemos El Talismán, de Stephen King y Peter Straub, que nos cuenta la historia de Jack, un niño que busca el único objeto capaz de salvar a su madre del cáncer a través de nuestro mundo y los Territorios.


También se incluiría aquí El Señor de los Anillos, pese a que lo que se pretende es deshacerse de un objeto (el Anillo) más que conseguirlo.



4. El viaje y el retorno

Nos cuentan la historia del protagonista que se ve llevado a un mundo extraño, las aventuras que vive allí y finalmente su intento de volver a casa. Como consecuencia de lo que vive, el protagonista crece y se desarrolla. 

Las partes de un argumento con esta premisa serían:

- Nos muestran el aburrimiento del protagonista, abierto a vivir experiencias nuevas. 
- De alguna forma el protagonista es llevado a un mundo extraño (puede ser un mundo simbólico, no necesariamente un mundo paralelo). 
- El protagonista explora ese nuevo mundo. 
- El protagonista se ve expuesto a una amenaza debido a su presencia en este mundo. 
- El protagonista se enfrenta a esta amenaza. 
- Vence y vuelve a casa.

Como contraparte oscura hay ocasiones en las que el protagonista no se desarrolla a lo largo de la historia o volver a casa supone abandonar en el otro mundo la oportunidad de ser feliz (por ejemplo, dejando atrás a la persona amada). 


Como ejemplos de este argumento tenemos El maravilloso Mago de Oz de Lyman Frank Baum o Alicia en el país de las Maravillas de Lewis Carroll. Libros en los que tanto Dorothy como Alicia se ven arrastradas a un mundo de fantasía que termina suponiendo una amenaza para ellas (La Bruja del Oeste o la Reina de Corazones quieren matar a las protagonistas) y por eso desean volver a casa. 


5. Comedia

En mi opinión, en este punto (y el siguiente) a Booker se le va un poco. Más que nada porque la comedia es algo total y absolutamente abstracto, demasiado amplio para considerarlo un argumento. Quizás se ajusta más a un género. 

Pero bueno, Booker habla de la comedia como la historia de una comunidad dividida por el egoísmo, la frustración, las mentiras... y a lo largo de la historia la comunidad o los protagonistas avanzan hasta resolver los problemas y alcanzar la armonía. 

El argumento tendría tres partes: 

- Se nos presenta a la comunidad, protagonistas o protagonista y el conflicto (mentiras, frustración...) que puede ser causado por el propio protagonista, por otra persona o por nadie. 
- La situación empeora hasta alcanzar un momento de crisis. 
- La situación se resuelve (sale a la luz la verdad) y las relaciones se arreglan con un final feliz. 

Como ejemplos tendríamos aquí las novelas de comedia romántica, donde el conflicto sería la falta de pareja y cómo el protagonista al final consigue encontrar el amor tras un momento de crisis. 


6. Tragedia

Si la comedia se caracteriza por un final feliz, la tragedia se caracteriza por justo lo contrario. La meta no se consigue o el conflicto no se resuelve (satisfactoriamente), generando el drama final.

El argumento podría dividirse en una serie de partes: 

- El protagonista se siente incompleto y se obsesiona con un objeto de deseo que le puede otorgar placer (normalmente algo prohibido). 
- El protagonista consigue lo que quiere. 
- Las cosas se tuercen y empeoran cada vez más. 
- Finalmente, el protagonista queda "destruido" de una u otra forma. 


Como ejemplo de este tipo de argumentos están todas las tragedias griegas o las historias de Shakespeare, como Romeo y Julieta, en la que todo termina de forma trágica con la muerte de los dos enamorados.


 7. Renacimiento

El protagonista de la historia queda atrapado en una muerte en vida por un poder maligno, hasta que es liberado por otro personaje. 

Aquí Booker hace clara referencia a los cuentos como La Bella Durmiente o Blancanieves, en las que un personaje debe rescatar a la protagonista de una "muerte en vida". Yo voy a matizar y voy a decir que también puede el propio protagonista salvarse a sí mismo. 

Con el siguiente esquema quedaría esbozado el argumento: 

- El protagonista es amenazado por un poder oscuro. 
- Las cosas mejoran y todo va bien. 
- El poder oscuro vuelve y sume al protagonista en un estado de muerte en vida. 
- Alguien vence al poder oscuro y consigue traer a la vida al protagonista. 


Como ejemplo de protagonista que se salva a sí mismo está Cuento de Navidad, de Charles Dickens. Al fin y al cabo es Scrooge el que decide cambiar y mejorar, el que decide salvarse a sí mismo tras la aparición de los tres fantasmas. 


Existen otros dos argumentos más, considerados inferiores por Booker por ser muy poco comunes. Yo creo que no es tan así, pero bueno, juzga tú mismo. 


8. Misterio

El protagonista es un ente externo a un hecho horrible (como por ejemplo un asesinato) y trata de descubrir qué es lo que ha pasado. 

De forma básica el esquema sería: 

- Se plantea el hecho horrible. 
- Se presenta al protagonista y qué vinculación tiene con el hecho (puede tener una razón personal o no, siendo un investigador con relación profesional, por ejemplo). 
- El protagonista recopila una serie de información sobre lo ocurrido. 
- El protagonista resuelve el misterio, lo que suele suponer una confrontación final (con el asesino, por ejemplo). 

Como ejemplo tenemos las novelas de detectives, como Hercules Poirot de Agatha Christie. 



9. La rebelión contra el poder

En esta historia el protagonista se rebela contra la entidad que controla el mundo, obligándole a renunciar a ese poder. 

Este argumento tendría más o menos la siguiente forma: 

- Se muestra la miseria del mundo (o el protagonista) debido a este poder superior.
- El protagonista sufre un acontecimiento que lo obliga a rebelarse contra el poder.
- El conflicto aumenta hasta una batalla final.
- El protagonista consigue vencer y la entidad pierde el poder. 

Es muy típico de novelas distópicas. Como ejemplo podemos hablar de Los Juegos del Hambre de Suzanne Collins, donde Katniss se enfrenta una y otra vez al Capitolio. 



Y estos serían los 7(+2) argumentos que repetimos en todas las historias. En mi opinión... es demasiado generalista, pero viene bien para ver patrones que se repiten. ¿Encaja tu historia en alguno de ellos?

Si se te ocurren más ejemplos para alguna de los argumentos, puedes decírmelo en un comentario o en twitter.

Hay quien dice que nos gusta leer la misma historia contada de diferente forma. De esta forma nos sentimos reflejados. 

Así que haz que me sienta el protagonista de tu libro. 

Hechízame. 

¡Comparte!:

2 comentarios:

  1. Tragedia, comedia y misterio nos los veo como un argumento.
    Son un género, como bien dices.
    De todos modos, no estoy de acuerdo con la clasificación de este señor.
    Hay cientos y miles de libros que no encajan en ningún tipo.
    Es muy basta, la verdad.
    Pero la entrada está genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también creo que es demasiado generalista. Los primeros sí que son verdaderos argumentos (y el último es un patrón que se sigue en muchas historias), pero comedia, tragedia y misterio... estoy de acuerdo, son géneros, demasiado amplios.
      Pero aún así la verdad es que su clasificación da que pensar. Yo no hubiese puesto juntos Moby Dick y El Señor de los Anillos, o Memorias de Idhún y Súper Mario, de no ser por esto.

      Eliminar