29 mar. 2016

Estética y simbología: ¿cómo pueden ayudarte como escritor?

Para los que no me conozcan mucho, soy una persona un poco extraña. Por ejemplo, en ocasiones tengo una ligera sinestesia con la gente. Es decir, en mi caso, asocio a gente que conozco con animales, colores... Tengo una amiga que para mí es un pigüino, otra es un dálmata, otro es una tortuga, otra amiga me recuerda a hadas...

Y esto mismo me ha terminado pasando un poco con los blogs que sigo y leo a menudo. Por poner algunos ejemplos, a Gabriella Campbell la asocio con el color celeste que marca detalles en su página. Cuando veo ese color en otros sitios, me acuerdo de ella. Es como una pequeña campaña de marketing que se me ha quedado grabada en el subconsciente. 

Dándole vueltas a esto no dejaba de pensar, ¿tan importante es tener una imagen, algo que sirva de referencia para que la gente, nada más verlo, nos recuerde? Y poco a poco fui gestando la entrada de hoy, hilando ideas sobre la estética y la simbología y su utilidad para los escritores. 




ESTÉTICA Y SIMBOLOGÍA: 
¿CÓMO PUEDEN AYUDARTE COMO ESCRITOR?

La estética de un blog

Me encanta entrar en un blog que sea uniforme. Cuando veo que está ordenado, que suele mantener siempre la misma estructura, la misma letra en los post... me gusta, me hace sentirme cómodo. Lo dice mil veces Ana González Duque con el ejemplo de Zara en rebajas: ordenan las cosas de nueva temporada y no el resto para que nos veamos atraídos por ellas. A los humanos nos gusta lo ordenado, disfrutamos con patrones (incluso cuando no nos damos cuenta de que están ahí). 

Siguiendo con Ana González Duque, ella tiene dos blogs: El Fogón y Marketing Online para Escritores. Cada blog tiene una imagen de cabecera (lo que de alguna forma ya me ayuda a recordarlo) y un estilo y unos colores diferentes. Cada blog es homogéneo consigo mismo, pero diferente del otro. Y funcionan bien. 

Igual me ocurre con el blog de Eduardo Norte. Cuando pienso en él, automáticamente se me viene a la cabeza o el conejo que tiene en Twitter o los pájaros que tiene en su blog (dicho sea de paso, me encanta la estética de su blog, me parece preciosa). 


Estética en la literatura

Si trasladamos la idea de la estética a la novela o a la literatura, hay mil cosas en las que podríamos fijarnos: tipografía, cubierta, ilustraciones...

Dándole un poco vueltas al asunto he terminado por separar la estética de una historia en dos, a ver qué te parece: la estética interna y la estética externa. 

Venga, que te las explico. 


Estética interna: la ambientación

Cuando leo un libro, soy de los que sufre una especie de ensoñación: dejo de ver las palabras, de sentir el salón, el sofá o donde sea que esté... y veo el mundo, al protagonista, huelo el aire, siento el calor o el frío del lugar. Yo estoy allí. 

Si una historia está bien escrita, si las descripciones son adecuadas, hay un momento en el que percibes todo ese mundo interno como una realidad. Esto, que no deja de ser la atmósfera o la ambientación, a veces tiene una estética concreta asociada. A veces hay cosas concretas, sitios concretos o situaciones concretas que aportan un cariz estético. 

Te pongo un ejemplo: Rocavarancolia, la ciudad de milagros y portentos, en El Ciclo de la Luna Roja de Jose Antonio Cotrina. Las ruinas, el caos, la tensión que habita en la calma asesina de la ciudad. Todo tiñe las escenas de un tono concreto, como si fuese un filtro de Instagram (por así decirlo). Asocias esa estética a la ciudad: Rocavarancolia es polvo y fuego, es podredumbre y grandeza. 


Mirad Rocavarancolia en guerra.
Bueno, en realidad es Valencia en Fallas.
(desconozco el autor =S)
Por supuesto, no es el único caso de una estética utilizada dentro de un libro. En un sentido más literal de la estética está el Capitolio de los Juegos del Hambre de Suzanne Colins. Las ropas estrafalarias, los maquillajes imposibles, los peinados rocambolescos... Crean un ambiente. La estética del sitio te permite conocer el ambiente que se respira allí, repleto de superficialidad, falsedad... 

Todo esto es más fácil de visualizar cuando se combina con ilustraciones (o directamente en una novela gráfica). Pensad en Alicia en el País de las Maravillas, en la locura del mundo subterráneo y en cómo todo en ese sitio crea esa estética loca, colorida y a veces un poco inquietante. El añadir ilustraciones al libro favorece la creación de esa estética y ayuda al lector a ver ese mundo

Sin embargo, las ilustraciones podrían ir mejor enmarcadas en la siguiente parte. 


Estética externa: el libro y el merchandising

La estética externa es el aspecto visual. Olvidemos la historia, olvidemos la ambientación. Ahora nos centramos en lo físico, en la tipografía, en la encuadernación, en los colores elegidos... 

Un artículo de UnoEditorial hace una recopilación de una encuesta para saber si la gente se ve influenciada o no por una portada para comprar un libro. Básicamente, la mayoría dice que no compran un libro basándose en la portada, pero que un libro con una portada poco profesional les hace pensar que el contenido del libro en sí puede que tampoco esté tan cuidado. La portada, la apariencia, es como una primera impresión. Puede que conozcas a la persona y descubras que es maravillosa, pero si algo en su apariencia, su postura, su gesto, te hace sentir inseguro o incómodo quizás no le des ni esa oportunidad.

En el tema de la presentación es importante también elegir colores que combinen. Además, hay algunos colores que se asocian, de forma subconsciente a cosas concretas. MarketingDirecto tiene un artículo en el que revisan el papel de los diferentes colores y su efecto en las ventas. Yo me quedo con la parte del artículo en la que explican cómo algunos colores se han asociado a algunas temáticas. Te explico la relación que establecen:

— Amarillo: optimismo y juventud
— Rojo: energía. Se usa en temas de liquidación, rebajas...
— Azul: confianza y seguridad. 
— Verde: asociado a la salud y al relax. 
— Naranja: color agresivo que se una para llamar la atención. 
— Rosa: romántico. 
— Negro: elegante.

Pero si hay algo indudable hoy en día en los libros que tienen éxito es la presencia de símbolos. Sobre todo en la novela juvenil. Si hacemos caso del repaso de las 10 "franquicias" de libros más exitosas que ha recopilado Entrepreneur podemos ver que todas tienen un símbolo o varios que son fácilmente reconocibles (sólo voy a poner las sagas o franquicias de Fantasía o Ciencia Ficción, me salto cosas como Cincuenta Sombras, que no pega mucho en este blog): 

Harry Potter: escudo de Hogwarts y de las casas, el símbolo de las reliquias de la muerte. 
Los Juegos del Hambre: el Sinsajo. 
Divergente: los símbolos de las facciones. 
Crepúsculo: la manzana. 
Canción de Hielo y Fuego: los símbolos o emblemas de las diferentes casas. 
El Señor de los Anillos: el anillo, lenguaje élfico, el colgante de Arwen...
Las Crónicas de Narina: el armario, el león...
Star Wars: R2D2 y C3PO, el casco de Darth Vader...

Todos estos símbolos ayudan de alguna forma al marketing de las novelas. El hecho de que todo un libro o una saga quede representado en un símbolo significa que, a quien le guste, puede tener algo con ese símbolo. Nos gusta tener cosas de ese estilo. Se llama merchandising, no te hagas el loco. Yo tengo mi camiseta de las Reliquias de la Muerte, por ejemplo. 

De esta forma ya no solo se llama la atención con la portada o con las ilustraciones, sino que se hace publicidad cada vez que alguien lleva una camiseta, una funda de móvil, un llavero, un colgante, una taza, cualquier cosa que se te ocurra (seguro que hay de todo si te lo propones y la saga tiene media fama).


Mirad qué preciosidades de la tienda de Pottermore.
Podéis regalarme la que queráis. 
Y hasta aquí mis pensamientos sobre la importancia y la influencia de la estética y los símbolos en la literatura (y una pequeña parte en los blogs). Vivimos rodeados de símbolos: el de Coca-Cola, el de El Corte Inglés, todas las marcas de ropa... ¿por qué iba a ser diferente un libro o un blog? 

Si se te ocurren más ejemplos de libros con símbolos chulos, puedes decírmelo en un comentario o mediante un mensaje en Twitter. Yo encantado, ya lo sabéis. 

Por cierto, en breves estoy estrenando cabecera del blog, diseñada y dibujada por una gran amiga (si me da permiso, pondré su nombre). ¡Yo también tendré mi propio símbolo!

¡Comparte!:

9 comentarios:

  1. ¿Sabes? Yo he metido en mi libro cosas que podrían llegar a ser Merchandaising, si llegase a algún sitio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quién sabe, con suerte tienes algo de éxito y habrá por ahí algún colgante o alguna taza...
      Y si lo petas mucho, camisetas y cosas así.
      A ver si saco tiempo y leo lo que me pasaste.
      Un abrazo :)

      Eliminar
    2. Mejor aún, puedes usar esas cosas para ayudar a que llegue a algún sitio. Crea tus cositas con eso (dibujos, muñecos, llaveros, manualidades varias) o pídeselo a alguien que lo haga (yo dibujo, guiño, guiño) y ve mostrando eso en tus círculos. Así creas expectación, la gente que lea tu libro instantáneamente querrá tener un "deso" y te hará publi gratis al dejarlo ver en sus respectivos círculos.
      Que te paguen para hacerte publicidad es un puntazo. Aunque quizá al principio debas ser tú quien les regale esa cosa (llamalo separador gratis con el dibujo en él).

      Eliminar
  2. Uno de los aspectos que más me gustan de Cotrina es esa forma que tiene él de describir lo grotesco como si fuera agradable para la vista. Es algo que estoy intentando emular en mis propios escritos a ver qué sale.

    Yo tampoco compro un libro por su portada, pero definitivamente NO compro uno con una portada mal hecha. La experiencia me ha enseñado que el contenido suele ser tan malo como la cubierta.

    ¡Gracias por la entrada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ahora mismo tengo un libro pendiente cuya portada no me gusta, parece muy hecha en casa. Pero la historia me llama mucho la atención y me han dicho que es muy bueno, así que me lo voy a leer.
      Espero que no me pase como a ti y que la experiencia sea buena.

      Y sí, a mí también me fascina eso de Cotrina (y creo que un poco inconsciente lo emulo en algunas partes).

      Un abrazo, Ana ^^

      Eliminar
  3. Gran entrada, la verdad es que entiendo lo de tu sinestesia, porque a mi también me pasa (de ahí que los cambios estéticos repentinos en los blogs que sigo me causen desconcierto...).

    Creo que como individuos, todos nos asociamos a un animal/color/símbolo, así que no veo por qué como escritores o con las propias novelas debiera ser distinto. De marketing sé lo justo, lo que un par de cursos han podido enseñarme, pero sé que construirse una imagen sólida es lo primero.

    ¡Nos leemos! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo. En todo jajaja
      Cuando cambian algo tardo un par de días en reacostumbrarme al blog. Cosa absurda, porque si fuese un blog nuevo no me pasaría, pero comk es conocido, la estética diferente me descoloca.

      Y sí, creo que nos asociamos a cosas. ¡Yo soy un dragón portador de llaves!

      Yo no sé casi nada de marketing, pero sé que hay cosas que funcionan y el merchandising funciona. Tener simbolitos o cosas así llama la atención.

      Gracias por el comentario, un abrazo ^^

      Eliminar
  4. No había leído esta entrada y lo cierto es que la he disfrutado mucho. Supongo que habrá más de uno que se imagina que soy un cráneo parlante a raíz de mi avatar.

    Lo de las portadas de mala calidad es una lacra, especialmente en el sector de la fantasía y la ciencia ficción. A veces creo que son las propias editoriales las que consideran que no merece la pena esforzarse en darles un aire digno, como si esos géneros literarios fueran considerados inferiores al resto.

    En el fondo no puedo dejar de sentir cierta camaradería hacia cualquiera que sepa apreciar los pequeños detalles y posea un mínimo de buen gusto. Por cierto, odio los blogs de colores fosforescentes con todo mi ser. Suerte que el tuyo es muy correcto y da gusto leerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espera, espera... ¡¿no eres un cráneo parlante?!

      Vaya decepción. Al menos sigue siendo interesante hablar contigo y leerte jajaja

      ¡Muchas gracias por el comentario!

      Eliminar