5 dic. 2016

Criaturas mitológicas inteligentes I: antopomorfas y animales

Si algo caracteriza a la fantasía (más aun a la más clásica) es la presencia de criaturas imposibles, llenas de magia y atributos peculiares que sorprenden a cualquiera. Estas criaturas mitológicas y fantásticas, muchas de ellas son criaturas inteligentes, razas de novelas fantásticas que pueblan la historia y que la dotan de magia.

A mí siempre me han encantado estas cosas, la verdad, así que me he propuesto crear una lista, una clasificación de criaturas mitológicas inteligentes con sus características y con dónde aparecen. Algo así como Animales fantásticos y donde encontrarlos, pero de seres dotados de inteligencia.

El problema es que el artículo me ha quedado tan larguísimo que me veo obligado a dividirlo en dos. Aquí la primera parte: criaturas mitológicas antropomorfas y con aspecto animal.

Criaturas mitológicas inteligentes: antropomorfas y animales. El Dragon Mecanico, Rafael de la Rosa



CRIATURAS MITOLÓGICAS INTELIGENTES I



CRIATURAS MITOLÓGICAS ANTROPOMORFAS

Podemos diferencias claramente un grupo de seres inteligentes en las obras de ficción que se caracterizan por tener un cuerpo similar al humano. Estos rasgos humanoides o antropomorfos suelen asociarse a criaturas con las que a veces se pueden tener mestizos, por lo que no es raro encontrar el término "razas fantásticas" o "razas inteligentes". Son muy típicas en los cuentos clásicos y en las novelas de fantasía épica o de espada y brujería.


Elfo

Elfa
Elfa, de M. Villanueve (Fuente)

Los elfos son seres muy parecidos a los humanos, normalmente asociados a la naturaleza. Procedentes de las mitologías nórdica y germánica, se caracterizan por ser poderosos y muy hermosos. Sus rasgos finos y sus orejas apuntadas vienen sobre todo por el fenómeno Tolkien y El Señor de los AnillosEn algunas ocasiones, los elfos son considerados inmortales (o capaces de vivir milenios).

Dotados de magia, los elfos suelen ser bondadosos, poderosos, con grandes dotes en las artes y en la magia.

Debido al conjunto de sus características, aparecen en algunas obras como seres altaneros que miran por encima del hombro a los seres humanos, a quienes consideran inferiores. 

Su contraparte maligna, los elfos oscuros, surgen también de la mitología, que habla de ellos como seres más negros que la oscuridad en sí. Suelen ser crueles y malvados, asociados a veces a la magia negra.

Aparecen en un sinfín de obras: la ya mencionada trilogía de El Señor de los Anillos (J.R.R. Tolkien),  en la serie de videojuegos Warcraft y en la saga de Mundodisco (Terry Pratchett), donde utilizan a los humanos para su entretenimiento.

Enano



Enana
Enana (con un dragón en su hombro), de Even Amudsen (Fuente)

También procedentes de la mitología nórdica, los enanos son en ocasiones llamados elfos negros u oscuros, pero no tienen nada que ver con la figura del elfo. Los enanos son toscos y viven en la tierra y en las piedras, por eso se les asocia a cavernas y zonas montañosas. 

Barbudos en la mayoría de las representaciones, no eran bajitos en su primeras descripciones, sino que tenían un tamaño similar al humano. Fue a partir del siglo XIII cuando se les empezó a reducir la estatura. 

También se podrían incluir en esta categoría a los gnomos, procedentes de la cábala hebrea, que los define como elementales del elemento Tierra. Si bien, los gnomos suelen aparecer más asociados a zonas verdes que los enanos comunes.

Aparecen en la obra clásica de los hermanos Grimm, Blancanieves. Y sí, por supuesto, aparecen en la obra de Tolkien.


Gigante



Gigante
Gigante, de James Jones (Fuente)

Como su propio nombre indica, los gigantes son seres de gran tamaño, caracterizados por su tremenda fuerza. Muchas veces se cae en el tópico del gigante tonto o bobalicón. En ocasiones se les describe como seres crueles y monstruosos. 

Con raíces en numerosas mitologías (india, sumeria, griega...), se cree que el origen de la leyenda de los gigantes puede estar relacionado con enfermedades humanas tales como el llamado gigantismo

Debido a la presencia en numerosas culturas, su asimilación y trasvase de leyendas de unas a otras es fácil. Así, por ejemplo, en la mitología hebrea (cristiana) existe el gigante Goliat. No es por tanto extraño entender que el cristianismo absorbiese leyendas de otros gigantes como el gigante vasco Olentzero, encargado de repartir regalos en Navidad.

Aparecen en obras como la Biblia, Memorias de Idhún (Laura Gallego), la saga de libros de Harry Potter (J.K. Rowling) y en el anime y manga japonés Shingeki no Kyojin (con el nombre de titanes).


Hada



Hada apoyada en una mano
Hada

Las hadas son criaturas aladas (en la mayoría de las ocasiones) de enorme belleza. Normalmente se representan con forma femenina y alas de mariposa, si bien los griegos (de donde parecen proceder estas criaturas mitológicas) hablaban de los "hados", en general. Su existencia está muy ligada a la cultura celta. 

Muy asociadas a la naturaleza, suelen vivir en bosques, ríos... La vinculación puede ser tan fuerte que pueden llegar a morir si el hábitat en el que viven desaparece (vaya, como todo ser vivo). Debido a ello, protegen la naturaleza a toda costa. 

Las hadas suelen ser escurridizas a miradas curiosas, debido a que se camuflan con el ambiente que las rodea o a que pueden llegar a ser invisibles. También en esto influye el factor tamaño, ya que muchas hadas presentan tamaños minúsculos.

Mención aparte merecen las hadas madrinas, tan frecuentes en cuentos y leyendas de todo tipo. Encargadas de conceder dones a los recién nacidos (sobre todo nobles) y de protegerlos en su vida. 

Aparecen en una gran cantidad de obras de toda índole, desde cuentos clásicos como la Cenicienta, hasta libros más modernos como Peter Pan de James Matthew Berrie. Algunos libros dan giros interesantes a estas criaturas, como es el caso de La Corte de los Espejos de Concepción Perea (su sinopsis empieza con un contundente "se acabaron las hadas buenas", ahí lo dejo).


Ninfa



Hylas y las ninfas, John William Waterhouse
Ninfas atrayendo a un hombre (fragmento del cuadro de John William Waterhouse)

Las ninfas son diosas menores asociadas a un lugar concreto. Procedentes de la mitología griega, las ninfas suelen representarse como mujeres jóvenes y hermosas, habitualmente desnudas. En ocasiones muestran características del sitio al que están ligados, por ejemplo: las ninfas asociadas a bosques pueden ser representadas en tonos verdes o parduscos, con hojas y características arbóreas. 

Presentan un alto carácter sexual en muchas leyendas, en las que mantienen relaciones tanto con hombres como mujeres. Es por ello que conductas sexuales presentes en mujeres se denominan con la raíz procedente de la palabra ninfa. Es el caso de la ninfomanía/ninfómana

Pueden ser clasificadas en función del sitio al que estén asociadas: oceánides (asociadas al océano), potámides (a los ríos), oréades (a las montañas), alseídes o napeas (a los bosques), dríades (a los árboles)...

Aparecen en obras como la película La Joven del Agua (Lady in the water) o el libro Ninfas (Sari Luhtanen, Miikko Oikkonen).


Orco



Orco, World of Warcraft concept art
Orco, concept art de World of Warcarft

Los orcos (u ogros, debido a la evolución de la palabra orc en español) proceden de la mitología celta y han sido muy utilizados en la novela fantástica y en juegos de rol como enemigos. Suelen ser más grandes que los humanos, fuertes y con cuerpos grotescos y malformados (jorobas, grandes colmillos... depende de la obra). 

Los orcos fueron creados para explicar asesinatos y hechos sangrientos. De ahí que se asocien a una naturaleza cruel, asesina y guerrera. No es por tanto extraño encontrarlos como enemigos. Su inteligencia es más limitada en la mayoría de las obras en las que aparecen, presentando un lenguaje sencillo y rudimentario basado en gruñidos. 

Aparecen en El Señor de los Anillos (J.R.R. Tolkien), son una de las razas de la franquicia de juegos Warcraft y podemos encontrar ogros en películas como Shrek (que le da una vuelta de tuerca al cuento clásico).




Troll



Troll en el bosque
Troll, de Jonas Jansen (Fuente)

Los trolls (o troles, como recomienda la RAE) proceden del folclore escandinavo. Parecidos a los gigantes y a los orcos, suelen ser malvados o demoníacos, si bien muchos se limitan a pocos hechos delictivos.

En muchas ocasiones viven la parte baja de colinas o de puentes. Aprovechaban despistes para robar niños o para sustituirlos por sus propias crías (parasitismo al más puro estilo del Cuco). 

Aparecen en Harry Potter (donde prácticamente carecen de inteligencia) o en la serie de libros de Artemis Fowl (Eoin Colfer)

Muerto viviente o no muerto



Esqueleto no muerto
Esqueleto no muerto, de Grafit Art (Fuente)

Los no muertos son un conjunto de seres que se caracterizan por la vuelta a la vida de un cadáver. Los más famosos, los zombis, tienen su origen en el vudú de África Occidental

Los no muertos pueden poseer o no una forma corpórea, englobando así a seres como los fantasmas, espíritus de personas fallecidas que vagan por la Tierra. 

En cuanto a las formas corpóreas, los muertos vivientes se pueden encontrar en diferentes formas: momias, zombis, esqueletos, lich/liche...

Están asociados a la magia negra y al vudú, de donde proceden. Si bien en los últimos tiempos muchas obras del género Z (zombi) las asocia a enfermedades víricas o a epidemias, siendo estos "infectados". 

Los zombis y esqueletos suelen carecer de pensamientos propios, ya que la mayoría de las veces son producto de un hechizo o conjuro de un brujo oscuro que los maneja según sus deseos (o han aparecido debido a epidemia que los vuelve monstruos deseos de carne humana). En cambio, las momias (principalmente representadas por las momias egipcias y las maldiciones que rondan en torno a ellas) sí suelen ser conscientes de su vida anterior y ser inteligentes. 

Igual ocurre con el lich. El lich o liche suele aparecer cuando un brujo se autohechiza a sí mismo para conseguir la inmortalidad. Con aspecto de esqueleto (no dejan de ser un cadáver andante que termina por descomponerse), los lich son más poderosos después de la transformación que antes y conservan toda su inteligencia y sus recuerdos.

Aparecen en numerosas obras, desde los esqueletos clásicos de Dungeons and Dragons, hasta los caminantes de la serie de televisión The Walking Dead (que originalmente era un cómic). El lich aparece en el videojuego Warcraft y como antagonista en la serie de dibujos Adventure Time (Hora de aventuras en español).



CRIATURAS MITOLÓGICAS CON ASPECTO ANIMAL

Seres basados en animales que no tienen ninguna característica humana. En algunas ocasiones su nivel de inteligencia es igual a la humana, pero muchas veces son puestos como seres superiores mucho más dotados que nosotros.


Dragón



dragon chino
Dragón chino

Los dragones son seres emparentados con los reptiles que aparecen en numerosas culturas asociados a simbolismos de toda clase. Ya clasifiqué en su momento los distintos tipos de dragones según su rol en las historias, pero no según su apariencia y su mitología.

En algunas ocasiones, los dragones son simples bestias que carecen de intelecto y solo aparecen en las historias como obstáculo en el camino del héroe. Sin embargo, en otras aparece como un ser dotado de una elevada sabiduría e inteligencia.

El más conocido por nosotros es el dragón europeo. Caracterizado por su cuerpo de reptil más o menos alargado, dos pares de patas y un par de alas capaz de sostenerlo en el aire. Son el típico dragón (verde o rojo en su mayoría) que escupe fuego. En ocasiones los dragones presentan un solo par de patas y las patas delanteras tienen la función de alas, formando el ser conocido como wyvern que suele carecer de inteligencia.

Para la cultura cristiana han sido una representación del pecado y del demonio. Aunque durante la época medieval fue asociado al poder y la fuerza, por lo que se encontraba en la heráldica con frecuencia.

El dragón de Asía Occidental también tenía asociado un carácter negativo pero muy poderoso. Tiamat fue una diosa dragón babilónica muy temida.

Los dragones orientales son muy alargados con patas cortas y carecen de alas. Vuelan gracias a unos cuernos de ciervo que tienen en la cabeza. Los dragones chinos y japoneses son símbolo de buena fortuna y están muy asociados a la naturaleza (se cree que algunos controlan las lluvias, los ríos...). 

Los dragones americanos son muy parecidos a las serpientes. Son criaturas de inmensas proporciones con plumas en su cuerpo alargado. Los dragones americanos podían volar y estaban relacionado con lo sagrado.

Aparecen en un sinfín de historias: Cómo entrenar a tu dragón (Cressida Crowe), El Hobbit (J.R.R. Tolkien), Memorias de Idhún (Laura Gallego), La Historia Interminable (Michael Ende); videojuegos como Pokémon, Golden Sun, The Longest Journey, Skyrim; películas como Mulán, Dragonheart; y animes/mangas como Dragon Ball o Fairytail.


Fénix



Fawkes, Fenix de la película Harry Potter
Fawkes, el fénix de Dumbledore en Harry Potter.

El fénix es un ave de gran poder asociada al fuego y al sol. En la mitología griega, el fénix al envejecer arde y renace de sus propias cenizas. Por esta razón, el ave está asociada al renacimiento y a la resurrección.

Sin embargo, la figura del fénix parece haberse originado en Egipto, donde existía el ave mitológica Bennu, asociada al Nilo, a la muerte y al sol. Se dice de Bennu que se hizo a sí mismo a partir del fuego, de forma similar a como el ave fénix renace de sus cenizas después de entrar en combustión.

Aparece en muchos videojuegos, donde juega un papel curativo resucitando a los personajes, como en Final Fantasy. Lo encontramos en libros como Harry Potter (J.K. Rowling), Carpe Jugulum (Terry Pratchett), Las Crónicas de Narnia (C.S. Lewis). 


Unicornio



Unicornio
Unicornio, de Anne Stokes

Los unicornios representan la pureza. Son similares a los caballos, un poco más pequeños, y con un gran cuerno central en su frente. En ocasiones se les representa con barba de cabra. 

El símbolo clásico del unicornio proviene de textos griegos, pero se cree que las primeras representaciones de unicornios proceden de la Cultura del Valle del Indo (de la Edad de Bronce, hace unos 3500 años). 

Debido a que son asociados con la pureza, los unicornios suelen ser representados de color blanco. En la Edad Media y el Renacimiento se les describía como criaturas del bosque que solo podían ser atraídos por la pureza de una virgen. 

Al cuerno de este animal se le han atribuido innumerables propiedades mágicas. Como consecuencia, durante el medievo, se estafó a mucha gente vendiendo el cuerno (en realidad es un colmillo) de narval asegurando que era cuerno de unicornio.

En el Congo, existe una criatura llamada abada muy similar, solo que con dos cuernos en lugar de uno. Según cuentan, sus cuernos son capaces de curar envenenamientos.

Aparecen en Las Crónicas de la Torre (Laura Gallego), Stardust (Neil Gaiman), La Princesa y el Unicornio (Carol Hughes); en el anime Los Doce Reinos y en la película The Cabin in the Woods


Serpientes y similares



Serpiente alada egipcia
Anfíptero, serpiente alada, representada en Egipto.

Las serpientes han sido utilizadas en numeras culturas para la creación de leyendas y de mitos y de ellas se derivan una gran cantidad de criaturas poderosas, a veces similares a los dioses o encarnaciones de los dioses mismos.

Es el caso del diablo en la mitología cristiana, asociado a la serpiente tal y como se muestra ante Adán y Eva en el libro del Génesis. 

Apofis o Apep procede de la mitología egipcia y era una serpiente gigantesca y poderosa que encarnaba el caos. 

En la mitología filipina existía Bakunawa, una serpiente capaz de provocar eclipses. En ocasiones a Bakunawa se la representaba con dos pares de alas. 

Las serpientes aladas también son muy recurrentes en la mitología. Son conocidas con el nombre de anfípteros (anfípteras o afítera). Dependiendo de la descripción, algunas tienen plumas o no. Las alas suelen ser alas membranosas de murciélagos. Estas serpientes aparecían con frecuencia en heráldica.

En la mitología hinduista se habla de una raza de serpientes que son en realidad semidioses, los naga. Los naga son asociados normalmente como enemigos del hombre, pero en ocasiones llegan a colaborar. A veces se habla de los nagas como mitad humanos mitad serpientes, otras como humanos capaces de convertirse en serpientes. 

Aparecen en Memorias de Idhún (Laura Gallego), donde hay anfípteros llamados sheks que bien podrían poblar nuestro mundo; en la serie de videojuegos Warcraft hay una raza basada en los naga; también aparecen nagas en juegos de rol como Dungeons and Dragons



Animales parlantes



Aslan, león de las Crónicas de Narnia
Aslan, el león de las Crónicas de Narnia, no solo habla, sino que es considerado un tipo de dios.

En muchos libros y mitologías se habla de animales parlantes, inteligentes. Normalmente no presentan una inteligencia superior a la humana, sino que se les iguala.

Encontramos animales parlantes en Las Crónicas de Narnia (C.S. Lewis), Alicia en el País de las Maravillas (Lewis Carroll), La materia oscura (Phillip Pullman), Corazón de tinta (Cornelia Funke), en El libro de la selva (Rudyard Kipling) y en numerosas películas infantiles.


Si te ha gustado esta entrada puedes hacerme un favor gigante y compartirla.
Y si quieres estar pendiente del contenido del blog puedes seguirme en Twitter y Facebook o apuntarte a mi lista de correos (con contenido exclusivo cada 15-20 días): ^^ 







Bueno, creo que con esto ya tenemos una gran cantidad de seres recopilados. ¿Se te ocurre alguno más que pueda entrar en estas dos categorías? Puedes dejármelo en los comentarios, siempre es interesante conocer criaturas nuevas. 

La semana que viene tocarán los híbridos y los cambiaformas ;)

¿Cuál ha sido tu favorito?

30 nov. 2016

¡Reto superado! Mi experiencia con el #NaNoWriMo2016

Esta va a ser una entrada ligeramente especial. Imitando un poco a Miguel Ángel Alonso Pulido y sus balances mensuales, me gustaría hablar de cómo ha ido mi mes de noviembre. Y es que resulta que en octubre decidí que participaría en el famoso NaNoWriMo.

Para los que no lo conozcan, el NaNoWriMo es un reto de escritura que consiste en escribir el primer borrador de una novela en un mes. Una novela corta, porque son 50.000 palabras, lo que supone un mínimo de 1.666 al día.

Cuando me apunté escribía casi todos los días (alguno me saltaba, no voy a mentir) y por lo general no alcanzaba las 1000 diarias, sino que rozaba las 500 (como mucho), así que pensé que no iba a conseguirlo ni de coña. Pero este noviembre era mi última oportunidad de hacer algo así de loco. En diciembre empiezo a trabajar y realizar una tesis doctoral ocupa bastante tiempo (que sí, que es un tema que me encanta, pero sé que es duro y que en algún momento querré tirarme por la ventana).

Por eso me dije: o ahora o nunca. Planeé una novela que más o menos podía ocupar unas 50-60 mil palabras y esperé al día 1 de noviembre para empezar a escribirla. La novela a fecha de hoy (30 de noviembre) aún no está terminada, pero:

NaNoWriMo 2016 Winner, Rafael de la Rosa, Dragón Mecánico


¡Sí! Conseguí superar el reto de 50.000 palabras el día 26 de noviembre. Y es que apuntarme a un reto como este me ha traído muchas ventajas:

1) Optimizar el proceso de escritura


Antes escribía y no prestaba atención al número de palabras por hora, al tiempo que dedicaba ni a la hora del día en que lo hacía. Con el NaNoWriMo mi intención era establecer una rutina que me funcionase y lo he conseguido con creces. 

Escribo unas 1800 palabras/hora, pero en tiempos de 25 minutos. Eso es, 25 minutos de desconexión absoluta (gracias a la aplicación Forest que encima me permitía contar el tiempo) en los que me centro en escribir y lo hago bastante rápido. A veces (en escenas que me motivan especialmente) llego a las 2000 palabras/hora.

Además he descubierto que los sitios abarrotados de gente (cafeterías) me vienen genial para concentrarme. El ruido crea una barrera entre el mundo y yo, y me sumerjo a escribir por completo (el no pedir la contraseña del wi-fi del establecimiento ayuda).

2) Crear una rutina


Termino de cenar, friego, me lavo los dientes, pongo Forest y escribo. Es automático. No tengo ni que pensarlo. Si no escribo en esas 2-3 horas después de cenar me siento muy raro.

Por supuesto, he escrito en otras horas y tal, pero sabiendo que voy a tener que trabajar desde tan temprano he preferido crearme esa rutina por la noche, que además ya tengo todo lo demás hecho.

3) ¡Orden!


Voy a reconoceros una cosa, Raquel de Isla Tintero ha tenido mucho que ver en que yo sea más ordenado (bueno, ella y mi novio que es ultra ordenado y lleva seis años ayudándome a organizar el desastre que soy).

Hay dos entradas en concreto que aquí mi querida Raquel me enseñó y que me han ayudado a ser más ordenado: en la que nos habla del Bullet Journal y en la que comenta el cuantificador de palabras de Miguel Ángel Alonso Pulido.

Bullet Journal, Rafael de la Rosa, Dragon Mecanico
Aquí tenéis dos páginas de ejemplo: las notas y objetivos de noviembre y la primera página del mes.
También apunto frases chulas, como esa de mi amiga Clara la Berenjena. Y en tareas apunto incluso que tengo que comprar pilas en el Ikea, sep. 

El bullet me permite saber perfectamente todo lo que tengo que hacer cada día (y no ver tachada una actividad me pone muy nervioso). A eso le sumamos que no puedo dejar un día a 0 en el cuantificador, por lo que me obligo a escribir.

Todo ordenadito, bien anotado, en su sitio. Nada de minutos muertos pensando "¿qué tengo que hacer ahora?". Lo cual me recuerda que...

4) La planificación de la novela es primordial


Planifiqué la novela a fondo en octubre. Para planificar suelo escribir a mano, una especie de monólogo interior en el que discuto conmigo mismo y todo. 


Ejemplo de cuando me peleo conmigo mismo.

Después de la pelea entre el dragón, el mecánico y yo (pista: somos los tres el mismo), las ideas quedan claras y me pongo a hacer la escaleta, escena por escena.

Cuando conseguí realizar la escaleta al completo y planifiqué las 4 líneas argumentales (una principal y tres secundarias) que iban a componer la novela me vi en varios aprietos. Porque necesitaba justificar cosas.

Peleé con la trama para que todo quedase bien ajustado, atado y bien atado. Así que cuando llegó el 1 de noviembre solo tenía que escribir. Nada de preguntarme (otra vez) "¿qué tengo que hacer ahora?", sino que iba a la escaleta et voilá

Sí es cierto que algunos personajes me han dado un par de sorpresas (cuando te cuentan cosas que ni tú sabes de la trama y que encajan perfectamente es como "WHAT?!", pero mola). Aun así no perdí apenas tiempo pensando en qué era lo que tenía que suceder o en si era mejor saltar a otra línea argumental para hacerla avanzar. NOPE. Todo estaba ya pensado.

Por tema de longitud he tenido que ajustar el número de capítulos, pero las escenas estaban ya ahí.

5) ¡Tengo casi terminada la novela!


Esta es mi segunda novela. La llamo, de momento, Proyecto Lilith y le queda muy muy poco para verse terminada. Después vendrá la corrección, que va a ser tediosa (igual que con mi otra novela, de la que os hablé que quería terminar en verano y que sigue peleándose conmigo), pero la historia me gusta, los personajes me gustan.

Y hay sangre, mucha sangre 😈



Así que como balance de noviembre, me llevo todo lo de arriba, 56.341 palabras escritas de una nueva novela y 10.864 palabras de temas de no-ficción (blog, vaya) sin contar este artículo.

A mí me encantó verme ayudado y arropado por el biofilm de escritores, por gente tan maravillosa como Rocío Vega, Dalila, Esther, Lulu von Flama, Elena (de Esquinas Dobladas), Diana P. Morales, Izaskun (de Mis filias y fobias) y mil más que me dejo en el tintero. Algunos estaban haciendo su propio reto y espero que les haya ido bien. 

Si participaste en el #NaNoWriMo me gustaría que me dejaras tu experiencia por ahí abajo. Da igual que no hayas conseguido el objetivo, si has escrito 100 palabras son 100 palabras que antes no tenías.

Y voy a ir dejándolo, que mañana empiezo a trabajar y estoy nervioso perdido de las ganas ^^ 

28 nov. 2016

Laura Gallego y la conspiración reptiliana

Tranquilo, si has llegado aquí por fin vas a enterarte del secreto mayor escondido del mundo. No hablo de masones ni de que el hombre no haya estado en la Luna. Hablo de una conspiración mucho más importante: de dónde sacan la inspiración los escritores y las escritoras de fantasía.

Podrás pensar que me estoy volviendo loco, pero tengo pruebas. ¡PRUEBAS! Datos que aseguran que los escritores no se inventan absolutamente nada. Y voy a empezar con el caso más importante de la fantasía española: Laura Gallego trata de advertirnos en la novela Memorias de Idhún de la conspiración reptiliana en la Tierra.

NOTA: si no has leído Memorias de Idhún te recomiendo que salgas, porque hay spoilers como la torre de Kazlunn. Bueno, no es para tanto, pero hay spoilers.

Laura Gallego y la conspiración reptiliana


LAURA GALLEGO Y LA CONSPIRACIÓN REPTILIANA

(FANTASÍA O REALIDAD II)


Laura Gallego, los Sheks y el mensaje secreto de Memorias de Idhún


Laura Gallego es quizá la escritora más famosa del panorama español en cuanto a lo que fantasía juvenil se refiere. Ganó, de hecho, el concurso de El Fogón siendo la mejor escritora del género. Si lees fantasía, más aún si te gusta la fantasía juvenil, la conoces seguro. 

Lo bueno y lo malo de ser tan famoso es que te conoce mucha gente. Esto ha provocado que Laura tenga muchos detractores que critican su forma de escribir, sus personajes, sus tramas, sus mapas... No me voy a meter en ese tema porque no es el caso, pero sí quiero hacer hincapié en una cosa.

La fama de Laura Gallego creció incontrolablemente a partir de que publicase la trilogía de Memorias de Idhún. Si bien ya era conocida por sagas como las Crónicas de la Torre, la historia de Jack, Victoria y Kirtash la catapultó a la fama. Quizá fuese por su capacidad para crear personajes con los que los lectores jóvenes podían identificarse, por el hecho de introducir un trío amoroso "diferente", por el mundo con magia, razas, dioses y todo lo demás... En cualquier caso, Memorias de Idhún gustó. Y gustó mucho.

En la saga, Laura nos da a conocer a seres superiores (¿semidivinos?): los dragones, los unicornios y los sheks. Mientras que los dragones y los unicornios son destruidos en una conjunción astral (a excepción de los protagonistas), las serpientes aladas más conocidas como sheks son numerosas, poderosas y muy inteligentes.

Al final del segundo libro, los sheks se ven obligados a migrar a la Tierra y después, cuando todo se soluciona, una porción de ellos queda retenida en nuestro mundo. Para siempre.

Acompañando a los sheks, su dios creó a otra raza (de la categoría de los humanos): los szish. De cuerpo antropomorfo y caracteres de reptil, los szish son la "raza normal" creada por el Séptimo. 


David Icke y el gobierno en la sombra

Hace unos años, el señor David Icke tuvo una revelación: nuestro mundo estaba siendo gobernado por un grupo oculto y secreto. Este grupo selecto que él llama el gobierno en la sombra es el que se encarga de dirigir absolutamente todo. Nos controla de una forma tan eficiente que ni siquiera nos damos cuenta. 

Pero es que el secreto de este gobierno va más allá, pues controlan el mundo desde los albores de la cultura humana. Según Icke, los seres que se esconden detrás del gobierno en la sombra es una raza alienígena reptiloide con un potente poder mental capaz de controlarnos.

Los primeros reptilianos llegarían en la época de los sumerios, los llamados dioses Anunnakis. Los reptilianos crearon híbridos, humanoides con apariencia de reptil que se han ido perpetuando a lo largo de las generaciones hasta nuestros días. Y ahora controlan el mundo.

Según David Icke, algunos de estos seres reptilianos ocupan los puestos más importantes de algunos países, como la Reina Isabel II de Inglaterra. El problema es que son capaces de crear una ilusión que los hace parecer humanos y solo en determinadas ocasiones esa barrera cae y podemos ver su apariencia de reptil.

Los reptilianos originales proceden de otra dimensión, si bien su planeta está en la constelación Draco (qué oportuno el nombre) y llegan a nuestro mundo por portales especiales.

¡Ajá! ¿Cómo llegan los sheks a nuestro mundo? Mediante un portal, exacto. Pero las coincidencias no acaban ahí.


Serpiente con sombrero
Señora, ¿ha visto usted algo extraño? ¿Reptiles que se hagan pasar por humanos?
No sssé de que me essstásss hablando, niño insssolente.


Los sheks nos controlan


Laura Gallego se dio cuenta de todo esto. Puede que ella sea una reptiliana rebelde que intenta ayudar a la humanidad contándonos la verdad. No lo sé, esta es una teoría de la conspiración, tampoco tiene que tener mucha lógica, digo yo.

El caso es que los sheks se caracterizan por comunicarse telepáticamente y son capaces de ejercer un poderoso poder mental en los seres de razas inferiores (como los szish y los humanos). Esto encaja perfectamente con la teoría de David Icke sobre el control mental. 

Podrías quejarte y decir que Icke afirma que los primeros dioses llegaron hace 7000 años, de acuerdo. Pero es que hace 7000 años, Idhún era muy distinto y había trasiego de seres entre nuestro mundo y el suyo mediante portales. Es posible que los sheks (o protosheks, la primera versión que crease el Séptimo) se refugiasen en la Tierra también tras la batalla de Talmannon (o incluso antes).

Todo esto tiene dos implicaciones: 1) Idhún es un planeta de la constelación de Draco y 2) Unos reptiles gigantes hacen con nosotros lo que les da la gana. Visto que la existencia de exoplanetas en la constelación de Draco ya está confirmada, es cuestión de tiempo que tengamos pruebas de la existencia de reptiles entre nosotros. 

Pero si aun y todo tenéis dudas de lo que os digo, mirad las semejanzas entre los szish de memorias de Idhún y los reptilianos descritos por David Icke:

Raza szish de Idhún comparada con un reptiliano
A la izquierda un szish, a la derecha un reptiliano.
¡Son lo mismo!

Sé que la verdad es difícil de aceptar, pero es así. Estamos controlados por reptiles. Y si no me crees, te perdono. Te perdono porque sé que no es tu culpa, sino de la influencia del poder psíquico shek que controla tus pensamientos.

Ahora que sabes la verdad tú eres el responsable de creerla o no. ¡Esta no es otra de mis teorías locas!

Puedes pensar que desvarío (que es verdad) o que llevo razón (que POR SUPUESTO es verdad).

La próxima vez que veas una salamanquesa en tu pared, cuando te cruces con una lagartija en la calle, háblale. 

Pregúntale qué tal lleva el día. Sé amable.

Nunca se sabe cuándo pueden decidir que no somos necesarios en el planeta.



Si te ha gustado esta entrada puedes hacerme un favor gigante y compartirla.
Y si quieres estar pendiente del contenido del blog puedes seguirme en Twitter y Facebook o apuntarte a mi lista de correos (con contenido exclusivo cada 15-20 días): ^^ 







Nota: Memorias de Idhún es uno de los libros que han marcado mi vida. Sé que tiene fallos, como todo, peor sigo guardando un buen recuerdo de él :)

21 nov. 2016

Qué es un biofilm y en qué te afecta como escritor

Lo curioso de estudiar biología es que te das cuenta de que el ser humano tiene poco o nada de peculiar en comparación con el resto de ser vivos. Hay cada cosa extraña por ahí que maravillarían a cualquiera. Una de estas cosas son los biofilms.

Los biofilms o biopelículas son una de esas maravillas del mundo microscópico que, estudiados en profundidad, pueden hacernos pensar (y mucho) sobre nuestro comportamiento en sociedad. 

Nosotros, todos, vivimos en un biofilm aunque no lo sepamos. Si estás preparado para entretenerte un poco con mis teorías alocadas, solo tienes que seguir leyendo.

Qué es un biofilm y en qué te afecta como escritor


QUÉ ES UN BIOFILM Y EN QUÉ TE AFECTA COMO ESCRITOR


¿Qué es un biofilm?


Los biofilm o biopelículas son conjuntos de microorganismos (bacterias, hongos, microalgas, protozoos...) que quedan incluidos en una matriz pegajosa de azúcares (se llaman polisacáridos). El conjunto de microorganismos y polisacáridos está adherido a una superficie formando una película, una capa superficial. 

Vamos, que la palabra biopelícula se define por sí misma: una capa delgada que se forma sobre algunas cosas (definición de "película" sacada de la RAE) y está viva (prefijo "bio-").

¿Sabemos ya de qué cosa rara hablo? ¿Sí? Bueno, quizá no caigas en qué es, pero déjame decirte unos cuantos ejemplos de biofilm y verás como lo entiendes: la placa dental, la superficie resbaladiza de las rocas de los ríos... ¿Alguna vez has tenido flores en un jarrón? ¿Has visto la marca de color marrón que se queda en el jarrón a la altura a la que estaba el agua cuando la quitas? Exacto, un biofilm.

Los biofilms están en todos lados. Y pueden ser utilísimos (algunos se usan para descontaminar aguas residuales, por ejemplo) o terribles (muchos están asociados a enfermedades); pero lo realmente importante, y a lo que quiero llegar, es qué los caracteriza a nivel vivo.

Los microorganismos que viven en el biofilm se comportan de forma totalmente diferente a como lo hacen cuando están en solitario. Cuando una bacteria se encuentra en fase de vida libre (ella sola nadando por ahí) es muy distinta a cómo es cuando se encuentra rodeada de otras en una biopelícula. Y esto, querido lector, es la clave.


El biofilm te hace escribir más


Las bacterias que de forma habitual nadan, dejan de hacerlo. Las inocuas, se convierten en terribles patógenos. Algo tiene el vivir en sociedad que vuelve a las bacterias locas por completo (¿ves ya por dónde voy?).

A las personas nos pasa algo parecido. Los escritores somos un fantástico ejemplo de ello. Estarás de acuerdo conmigo en que no haces las mismas cosas cuando estás solo que cuando estás acompañado. Yo, por ejemplo, pierdo muchísimo el tiempo cuando estoy solo, pero si me voy a una biblioteca o a una cafetería me pongo las pilas. Trabajo el triple. 

¿Crees que las revoluciones las empieza una sola persona? No, es el conjunto, el sentirse arropado por el resto de personas lo que hace que todas se atrevan a sublevarse. El poder de la vida en comunidad es admirable.

Dile a cualquier persona que escriba una novela completa en un mes. O en tres días. Se echará las manos a la cabeza, te llamará loco y te dirá que no tiene tiempo suficiente entre el trabajo, la casa, la vida social... Ahora bien, llega noviembre y el NaNoWriMo se pone en marcha y cientos de personas (algunas ni siquiera escriben un cuento el resto del año) se ponen a teclear como locas las 1666 palabras mínimas que son necesarias a diario para completar el reto. 

¿Por qué lo hacen en noviembre y no en mayo? Pues porque el apoyo de una comunidad, de un conjunto de personas que hagan lo mismo y que te alienten a seguir adelante es muy poderoso. Vivimos en un biofilm maravilloso que afecta nuestro comportamiento en sociedad y actuamos diferente a cómo somos en vida libre.

No somos como las bacterias que pierden un flagelo. Nosotros no perdemos un brazo. Pero nos volvemos valientes, atrevidos

Dice Gabriella Campbell mil veces que somos la media de las cinco personas con las que más relación tenemos (con matices, siempre con matices). Estoy muy de acuerdo con ella (también con matices). Yo antes escribía de forma ocasional. Tenía otro blog en el que subía relatos y cosas por el estilo (cerrado por culpa del plagio continuado que vi por ahí), pero no era tan constante como lo soy ahora. 

Desde que empecé a hablar con más escritores, a tener más relación con el mundo de la escritura y del libro, soy más constante, me lo tomo de forma más profesional y escribo a diario. Da igual lo que sea, pero escribo. El contacto con otros es muy importante. Seguro que ahora que te lo estoy diciendo tú también piensas en algo que haces como consecuencia de las personas con las que te juntas. Hay quien empieza a fumar (terrible decisión) y hay quien escribe libros como un loco. ¿Qué acción has implementado a tu vida como consecuencia de vivir en comunidad?


La comunidad de lectores


El concepto de comunidad va más allá que el conjunto de escritores que interactúan entre ellos. ¿Cuántas veces has escuchado que un escritor tiene que crear comunidad a su al rededor? Seguro que mil veces (y si es la primera vez, pues... siempre hay una primera vez para todo).

Si eres escritor, conseguir contactar con tus lectores y generar una relación con ellos es fundamental (y a mi modo de ver, algo precioso). Más aún si pretendes que tu libro se venda. Por eso hay que saber usar las redes sociales, como Twitter o Facebook. Si dudas de que para un escritor los fans son algo importante, solo tienes que leer lo que opinan ellos mismos en este artículo.

El cualquier caso es muy importante generar un conjunto de lectores a tu al rededor, pero más allá de eso: es muy importante para los lectores sentirse parte de una comunidad. Esta comunidad es la llamada fandom y es, en ocasiones, el mejor apoyo que un lector puede tener. 

Vivimos en un mundo en el que los aficionados a la lectura escasean, así que ponerte en contacto con otros lectores que compartan tus aficiones es para muchos un sueño. Gracias a dios, con las redes sociales y la facilidad de comunicación que hay hoy en día , encontrar a otros lectores es muy fácil.

Estos lectores pueden, además, apoyarse entre ellos como escritores. No en vano, una de cosas que más abundan en el fandom son los fanfictions, las obras derivadas que son tan polémicas a veces

Gracias al respaldo de otros lectores, muchos se ven más cómodos, comparten recomendaciones, pueden comentar lo que les parece... Surgen muchas amistades en estos grupos debido a la interacción y el apoyo que surge en ellos. Un biofilm que se automantiene en toda regla.


La especialización 

Pero es que la genialidad de los biofilms no acaba ahí. Como si de una ciudad se tratasen, los microorganismos se dividen las tareas: unos construyen la ciudad (forman exopolisacárido), otros se encargan de la defensa (producen toxinas, antibióticos...), otras digieren el alimento, otras se encargan de enviar información de una parte a otra de la película...


Biofilm de Pseudomonas aeruginosa comparado con la ciudad redonda de Baghdad
A la izquierda una fotografía de un biofilm de la bacteria Pseudomonas aeruginosa. A la izquierda la "ciudad redonda de Baghdad". En el biofilm se forman calles por las que algunas bacterias pueden desplazarse.

Son una sociedad organizada y eficiente; toda una muestra de inteligencia. ¡Como nosotros!... Bueno, quizá no como nosotros, que no hay que olvidar que Trump ha ganado las elecciones, pero tenemos una organización al fin y al cabo. 

Los humanos nos especializamos. Si viviésemos solos tendríamos que ser cocineros, médicos, agricultores, ganaderos, pescadores y todo lo que se te ocurra. Pero somos muchos, podemos repartirnos las tareas.

Por eso no solo están los escritores y los lectores formando la comunidad que rodea a los libros, sino que también están los editores, los correctores, los maquetadores, diseñadores... ¡hasta los bloggers! 

Puedo decir orgulloso que soy una pieza del biofilm de la literatura: Soy lector, soy escritor y soy bloguero. Y disfruto con esas tres facetas muchísimo. Pero no quiero ser diseñador de portadas. Afortunadamente, el biofilm me ayuda a encontrar a otros que sí saben de diseño. Y si quiero encontrar correctores o editores o lo que sea, ¡también!

¿No es genial? 

Espero que la biopelícula que me he montado yo solo te haya gustado, porque es 100% real y aplicable a cualquier ámbito de la vida.

Así que escribe o lee.

Disfruta del biofilm.


Si te ha gustado esta entrada puedes hacerme un favor gigante y compartirla.
Y si quieres estar pendiente del contenido del blog puedes seguirme en Twitter y Facebook o apuntarte a mi lista de correos (con contenido exclusivo cada 15-20 días): ^^ 









Notas: La imagen del biofilm de P. aeruginosa es de Hassan Sakhtah (Columbia University). La imagen de la ciudad redonda de Baghdad es de Jean Soutif. 
Si te he despertado la curiosidad científica por los biofilms, aquí tienes un enlace de la Sociedad Española de Microbiología que está bastante bien. 

Suscríbete para no perderte nada

* indicates required

¿Qué estoy leyendo?

Manual de Autopublicación
tagged: currently-reading
El caso del artista cruel
tagged: currently-reading

goodreads.com