27 ago. 2016

Guía de Twitter para escritores

Twitter es un verdadero caos. Y me dirás que es mentira, que es bastante sencillo de usar: escribes y publicas, subes alguna imagen, si algo tuiteado por alguien te gusta le das a RT... 

Visto de esa forma Twitter es muy sencillo, pero si quieres sacarle partido, conseguir seguidores, promocionarte como escritor y conseguir llegar a tu público objetivo para formar una comunidad... ahí la cosa se complica.

Twitter puede ser una muy buena herramienta si se usa de la forma correcta. Y te puedo asegurar que la mayoría de gente que veo en Twitter no suele utilizarla bien. 

¡¿Cómo?! ¡¿Que no uso bien Twitter?! Tranquilo, tranquilo, no hiperventiles, que para eso estoy yo aquí, porque traigo una súper guía para usar Twitter, con las reglas de uso de esta red social (reglas no escritas, ya me entiendes, como los modales en la mesa) y cómo analizar a la audiencia que te sigue. De esta forma crearás contenido de calidad y conseguirás más seguidores con los que crear un vínculo interesante.


GUÍA DE TWITTER PARA ESCRITORES

(Nota: diré tuitear, tuit... porque es lo recomendado por la RAE y así no me complico la vida)

1) Personaliza tu perfil de usuario

Este primer paso es básico y muy importante. Si pretendes usar Twitter como escritor, lo primero que debes tener claro es qué poner en tu perfil, ya que es tu carta de presentación. El perfil de Twitter tiene 4 elementos básicos: tu nombre de usuario (el que muestras y el @), tu foto de perfil, tu foto de cabecera y tu biografía. A estos 4 elementos podríamos añadirles el tuit fijado, pero eso lo dejamos para más adelante.

- Nombre de usuario: lo recomendable es que tu @ y tu nombre a mostrar sean el mismo o similares. Sin embargo, puedes también utilizar un @ relacionado con tu blog o con tu marca personal, siempre que mantengas el nombre de usuario como tu nombre de escritor. 

- Foto de perfil: si eres un dibujante o un ilustrador, un dibujo tuyo puede ser una muy buena presentación. Pero somos escritores, y poner un tocho escrito nuestro no va a servir de nada (no va a haber quién lo lea). Por eso lo mejor es poner una foto en la que se te vea bien guapo, sonriente y dispuesto a destrozar el corazón de tus lectores con tus historias. 

- Foto de cabecera: aquí tenemos dos opciones claras. Por un lado puedes poner la cabecera de tu blog/web/loquesea. Y por otro, la imagen de tu libro bien grande con algún comentario diciendo que ya está disponible (por ejemplo). 

- Biografía: definirte en pocos caracteres puede ser difícil, pero vamos a dejar algo claro: "Escritor" debe salir sí o sí. Si puedes añadir de qué genero, tanto mejor. Añade algún detalle en tono humorístico, que siempre viene bien. No todo tiene que ser tan serio.

Aquí tienes un buen ejemplo de perfil. Por cierto, si quieres seguirle pulsa aquí.

2) Cómo conseguir seguidores

Para conseguir seguidores en Twitter debes compartir contenido útil para tus seguidores. Sobre qué y cómo publicarlo hablaré más adelante, pero es importante no parecer un robot. Eres una persona como cualquier otra, así que intenta que tus tuits parezcan humanos. Sólo tienes que ser tú mismo. Fácil, sencillo y para toda la familia*.

Sin embargo, conseguir seguidores no es un trabajo fácil. Cómo bien dijo Cris Mandarica en su artículo, tienes que estar activo, tener ideas, interactuar... y poco a poco irán llegando a ti.

Hay métodos más fáciles de conseguir seguidores en grandes cantidades y con poco esfuerzo. Con ello no vas a conseguir más que cagarla, ya te lo digo. Hablo de la gente que compra seguidores (que es lo peor que puedes hacer). Jamás debes recurrir a estas prácticas, por una sencilla razón: los seguidores que consigas serán un número que no interactuará con tu contenido, que no está interesado en ti como escritor y que lo único que va a agrandar será tu ego, pero no tu cartera. Ninguno de ellos comprará tu libro, porque muchos ni siquiera existen, son cuentas falsas creadas para seguirte. FIN.

Hay otras prácticas que son igualmente malas y que sirven de poco. Hablo del famoso "followback" o "seguir de vuelta". Es decir, seguir a alguien que te sigue. Es muy popular la práctica de seguir a alguien y esperar que esta persona también te siga. ¿Por qué te desaconsejo seguir esta práctica? Tendrás que seguir a una gran cantidad de gente, esperando que te sigan, y después ir haciendo unfollow (dejando de seguir) a los que no te hayan seguido. 

Además de la pérdida de tiempo que esto supone (que se puede reducir usando ciertas aplicaciones), estas cuentas te siguen sólo porque tú les sigues a ellos. Puede que no tengan ningún interés en tu contenido. Así que tampoco te interesan. 

Si llevas tiempo en Twitter, reconocerás a los que buscan que les hagas followback fácilmente: le dan a seguirte varias veces (para que te salga en notificaciones varios días), tienen miles de seguidores y seguidos (la proporción se aproxima a 1:1, por aquello de que siguen a quien los sigue) y no suelen interactuar jamás con tu contenido. Créeme, no te convienen. Son solo un número y lo que queremos son lectores, no cifras.

3) Evita el SPAM

No hay nada que tire más para atrás que un pesado que sólo habla de su libro. A ver, hijo mío, entiendo que quieras que te lean, entiendo que quieras que te compren, pero meterme tu libro hasta en la sopa no va a hacer que me lo trague. Lo que conseguirá es que deje de seguirte. 


Mmmm... me aburro en el baño... ¡YA SÉ! Programaré 200 tuits sobre mi libro.
¡Y que todos se publiquen hoy!
Soy un genio, seguro que consigo miles de ventas.

Si no quieres que la gente deje de seguirte por pesado, simplemente sigue una serie de comportamientos básicos que seguirías en la vida real. No hables sólo de tu blog, de tu libro, de tu editorial o de los servicios de corrección que ofreces. Tienes que hablar de más temas que resulten útiles a tus seguidores, comparte entradas de escritura, de literatura, de cine... de aquello que vaya bien con tu marca personal. 

Y cuando hablo de hacer spam, me refiero a todas sus variantes: mensajes directos a 800 usuarios diciéndoles que visiten tu web, mencionar a gente con muchos seguidores esperando que den RT a lo que has puesto (aunque no tenga nada que ver con ellos), etiquetar a gente en fotos en las que no sale... Haz caso a Ana González Duque, que es experta en marketing, y sigue la etiqueta de las etiquetas.

Habla de todo un poco y, de vez en cuando, menciona tu libro o lo que sea que pretendas vender. Porque recuerda que siempre debes...


4) Publicar tu contenido

Si tienes una plataforma en redes sociales es para darte a conocer (digo yo), por lo que es muy importante que publiques tus nuevos contenidos. Atento a la connotación, que es importante: NUEVOS. 

Cada vez que tengas un nuevo artículo en tu blog, publícalo. Cuando vayas a asistir a algún evento, firma de libros, feria o lo que sea, anúncialo. Si colaboras con alguien, has conseguido publicar un libro, has escrito una reseña o lo que sea nuevo que hayas hecho, dilo. 

Es importante que des a conocer tus creaciones o tus aportaciones. 

Cuando tengas una entrada nueva publícala al menos tres veces en el día (por aquello de que el mundo tiene aproximadamente tres regiones horarias y pretendemos llegar al máximo número de gente posible, sin importar de qué parte del mundo sean). 

Después debes relanzarla al día siguiente, a la semana siguiente, al mes siguiente y al año siguiente (consejos sacados de algún lugar del blog de MOLPE).

Lo sé, lo sé. Si no quieres sentirte un pesado, tengo una solución. Twitter te permite citar tu tuit o RT directamente. Así puedes anunciar la entrada nueva por la mañana, citarla por la tarde para relanzarla y volverla a anunciar por la noche (por ejemplo). También hay quien comenta su tuit para que vuelva a salir en la timeline de sus seguidores. ¿Ves? Hay diversas opciones para no tener que postear la misma entrada tres veces en el mismo día. Si lo haces un año más tarde dará igual, nadie se acordará y no pareces pesado, ni cansino (ni haciendo SPAM):P

Tus contenidos importantes puedes fijarlos. De esta forma saldrán siempre en la parte superior de tu perfil cuando alguien lo visite. Puedes fijar la entrada nueva que has publicado, una noticia importante, el enlace a tu nuevo libro... Tu decides. 

Ahora bien, ¿cómo debemos compartir los contenidos en Twitter para que la gente no los pase por alto?


5) Cómo compartir contenido en Twitter

Ya hemos dicho que nada de hacer SPAM, que hay que publicar nuestros nuevos contenidos y que debemos intercalarlos con contenido de otras personas que resulte útil para nuestro público objetivo. 

Sin embargo, por muy útil que le sea, puede pasar desapercibido si no lo compartimos de la mejor manera posible. Para ello hay una serie de cosas muy sencillas que puedes seguir y que seguro que ayudan a que se difundan mejor:

- Imágenes: si compartes contenido con imágenes (o vídeos) asociados suelen llegar a más gente, ya que en redes sociales el contenido visual es el rey. Añadir una imagen a tu tuit ayudará a hacerlo visible y por lo tanto a que no pase desapercibido entre el gran mar de tuits que ven tus seguidores cada minuto. 

- Hashtags: sí, hombre, esa cosa que se pone con el signo #. ¿A que ya sabes de lo que te hablo**? Pues úsalos. Usar hashtags permite que gente que no te conozca de nada pueda llegar a las cosas que publicas. Cuando compartas un artículo viejo, márcalo como #archivo. Siempre es bueno usar hashtags como #literatura, #escritor... Si quieres más hashtags para escritores, en los comentarios de esta entrada de Clara Tiscar tienes varios. Eso sí, #no #abuses #de #los #hashtags. Con usar uno o dos por tuit es más que suficiente. Nunca más de tres.

- Recorta los enlaces: si usas aplicaciones como Buffer o Twitterfeed, verás que el enlace que compartes aparecen acortados en forma de buff.ly o bit.ly. Estos dan un aspecto más profesional. Si quieres acortar los enlaces tú mismo sin recurrir a estas dos aplicaciones, puedes usar bitly.com

- Personaliza los tuits: usar aplicaciones como las que he mencionado a veces tiene el problema y es que pareces un robot. Esto se debe a que las entradas se comparten de forma automática con un mensaje similar a este: "Título de la entrada que has compartido, vía @persona bit.ly/códigoaleatorio". En lugar de esa fórmula estándar intenta añadir algo de tu cosecha: "Esta entrada sobre tal cosa de @persona me ha encantado bit.ly/blablablá" o "¿Has pensado alguna vez alguna cosa? Justo de eso habla @persona en esta entrada bit.ly/loquesea".
¿Lo vas pillando?

- Escribe correctamente: ¡por los dioses, que eres escritor! Y aunque no lo seas, intenta escribir correctamente. Puedes tener una errata (yo meto mucho la pata cuando escribo desde el móvil por no pulsar la tecla correcta), pero intenta escribir lo mejor posible, más aún cuando se supone que quieres dedicarte a vivir de ello. 


6) Qué contenido compartir

Llevo un rato hablándote de que hay que compartir contenido útil para tu público objetivo, pero ¿qué contenido es este? Pues aquí voy a poder ayudarte a medias. Tú eres quien decide quién es tu público objetivo. Así que eres tú quien debe decidir si lo que vas a compartir van a ser artículos sobre escritura o noticias de actualidad en el mundo de la literatura (o ambas cosas). Si vas a hablar o no de videojuegos, de cine o de política. 

Como ya dije cuando hablé de la autopublicación, uno de las cosas que puedes hacer para darte a conocer es darles pequeñas muestras de tu estilo. Yo lo hago con los #MicroRelatos

Si quieres conseguir más ideas, suscribiéndote a la lista de correos de Clara Tiscar consigues un ebook con 100 ideas para tuits que es muy aprovechable. 


7) Interacciona

Recuerda que no queremos parecer robots, así que interactúa con la gente que te sigue y con la gente que sigues. Participa en conversaciones, da tu opinión. Esto te permite darte a conocer a gente que participe en esas conversaciones (y así conseguir posibles nuevos seguidores), pero también te enriquece y aprenderás cosas nuevas de la visión de otras personas. 

Si alguien comparte algún contenido contigo, dale (como mínimo) a Me gusta y, si es posible, respóndele agradeciendo el gesto. Si alguien te menciona, contéstale, que para eso ha dedicado su tiempo a hablarte a ti y sólo a ti (ignora a los que te mencionan a ti y a mil personas más o los que mandan un mensaje directo multitudinario; esos hacen SPAM, recuérdalo).

Si ves algún contenido interesante, haz RT. Sí, RT, el simbolito de las dos flehas verdes. No cites a no ser que tengas algo que añadir de verdad y, por favor, no hagas lo de tuitear con la fórmula "RT @persona: tuit de @persona". Le quitas visibilidad y parece que quieras aprovecharte de sus contenidos. 


8) No seas lameculos

Lameculos, aprovechado, chaquetero, pelota... listo, que eres muy listo. ¡Pues no te pases de listo! Interactuar con TODOS, sin excepción. Eso de sólo responder a los bloggers/escritores más famosos o con más seguidores, sólo ser amable con ellos e ignorar al resto de personas como si fueses un noble altivo mirando por encima del hombro a la plebe es MUY feo. 


Ya sabemos que tú eres una superstar que no debe mezclarse con plebeyos sin importancia como nosotros.

Puede que esas personas no se percaten de que sólo hablas con ellos (suelen tener muchas interacciones como para que se percaten de ello), pero el resto de gente sí verá que no les contestas, que los ignoras, mientras que con otros siempre respondes. Además, si te pasas de listo y sólo les hablas a ellos puedes resultar un pesado. 

Aunque este consejo a ti no te hace falta porque seguro que tú no eres de esos, ¿verdad?

9) Usa listas

No, no me refiero al sector femenino de los lameculos. Sino a las listas de Twitter, donde puedes reunir a varias cuentas para ver sólo los tuits publicados por ellos. 

Si sigues a una gran cantidad de personas, organizarlas en listas puede ayudarte a seleccionar qué contenido quieres leer. Puedes separar editoriales de bloggers o de booktubers; blogs de reseñas de blogs con trucos para escritores. De esta forma te resultará más fácil acceder a las distintas personas que sigues.

También puedes seguir a listas creadas por otras personas. Yo sigo, por ejemplo, la lista de blogs para escritores creada por Ana González Duque***



10) Analiza tu audiencia con Twitter Analytics

A ver, no me malinterpretes. No me refiero a que los espíes e intentes saber sus más profundos secretos para amenazarles si no compran tu libro. 

Lo que te propongo es saber cómo evoluciona tu audiencia, si estás llegando a tu público objetivo, si tus publicaciones en Twitter tienen más o menos interacciones. Qué gusta, qué no. 

Aunque hay muchas aplicaciones externas que te permiten analizar todo esto, Twitter tiene incorporado per se Analytics. Puedes acceder pulsando ese enlace o pulsando en tu usuario en la parte superior derecha (sólo en PC, en la App móvil creo que aún no está):


Aquí tenéis mi cuenta, que sabes que soy de poner muchas capturas para que lo entiendas todo.

Al abrir Twitter Analytics llegamos a una página de inicio en la que se nos presenta un resumen de la cuenta en general arriba con diferentes gráficas y, si bajamos por la página, nos hace resúmenes por meses:


Las flechas verdes son bien.
Indican la tendencia, si tienes más visitas de perfil que en el período de 28 días anterior, sale una flecha positiva con el porcentaje que has incrementado. Si bajas sale en rojo diciendo el porcentaje también.
Igual val para el resto de parámetros.


Aquí tenéis el resumen del mes pasado, ya que este aún no ha terminado. No sabéis la ilusión que me hace saber que mi tuit principal sea un microrrelato ^^ 

Como puedes ver, el resumen de cada mes te dice cuál es el contenido con más interacciones e impresiones (Tweet principal), el tuit en el que te han mencionado que es más importante (Mención principal), el seguido nuevo que tiene más seguidores a su vez (Seguidor principal) y el tuit con contenido multimedia que haya tenido más impresiones.

Pero... ¿qué son las intereacciones y las impresiones?
-Impresiones: veces que se visualiza el tweet. Cada vez que tu tuit es visto por un usuario de Twitter se considera una visualización. Por supuesto las tuyas no se cuentan.
- Interacciones: cada vez que alguien interactúa con tu tuit. Por interactuar entendemos: cuando alguien pulsa en la imagen o vídeo que has compartido; cuando alguien pulsa en algún hashtag o en un enlace que has compartido; cuando alguien pulsa en tu usuario, le da a seguir, le da a tu imagen de usuario o cuando alguien responde, le da a RT o a Me gusta. TODO eso cuenta como interacción.

Lo suyo sería tener mínimo una interacción por tuit. Aunque cuanto más mejor. E intentar no bajar del 1% de interacciones (tranquilo, que luego llegamos a eso).

Tras estos resúmenes, podemos irnos a analizar los tuits en general. En la parte superior podemos elegir entre las pestañas Inicio, Tweets, Audiencias, Eventos y Más. Pulsamos, como es obvio, en Tweets.



Si le das, verás una gráfica como la de arriba, con el número de impresiones y el número de tuits por día. Por defecto te muestra el de los últimos 28 días, pero puedes elegir ver el del mes pasado o el de cualquier mes y automáticamente se te representan los datos.

Debajo tenemos todos los tuits que hemos puesto en estos 28 días ordenados de forma cronológica. En cada tuit te hace un resumen del número de impresiones y de interacciones y la tasa de interacción (Interacciones/Impresiones x 100). Esta tasa de interacción es muy importante: cuanto más alta mejor. Significa que un porcentaje alto de personas que han visto tu tuit ha interactuado con él de alguna forma.

Si pulsas en tuit, verás desplegadas las diferentes interacciones. Te dice cuántos RT tiene, cuántos Me gusta... 

Si le das a los Tweets destacados, verás los tuits con más impresiones (que suelen ser los que más interacciones tienen). Aquí es donde debes fijarte para ver qué es lo que gusta y lo que no.

En este caso las impresiones no nos importan tanto (nos importa porque nos dan a conocer, pero no para saber si gustamos), pues podríamos haber tenido la suerte de ser retuiteados por alguien con muchos seguidores que hayan aumentado mucho las impresiones del tuit. 

Lo que nos interesa es el valor de las impresiones. Los tuits que tienen muchas impresiones, los que tienen muchos RT y muchos Me gusta (o respuestas o participaciones en una encuesta...) son los que más nos importan. En ellos podremos saber qué es lo que le gusta a la gente que nos sigue y tratar de compartir contenido similar ;)

Si todo va bien y vas poniendo contenido útil (ahora sabiendo qué gusta y qué no), podremos ver una audiencia creciente y que se parezca a nuestro público objetivo. Eso podemos verlo en Audiencias, claro.



Esta es mi audiencia a día de hoy. Como ves te presenta una gráfica con cómo van variando tus seguidores. En mi caso van in crescendo. Antes de verano lo hacían un poco más rápido (hasta 250 en 90 días), pero parece que durante la época estival estamos más tiempo en la playa y descansando (comprensible). Aún así, llegar a 426 es un logro. Empecé con 68 y sólo ha pasado medio año ^^

Debajo de esta gráfica encontramos la prueba de fuego, donde sabremos si estamos haciéndolo bien o no. Donde vemos los intereses de nuestra audiencia. Estos intereses deben ser los de nuestro público objetivo. En mi caso deben estar interesados en literatura, libros, ciencia-ficción y fantasía. Vamos a ver:



¡Sí! Aparecen los libros, la ciencia-ficción, la fantasía... ¡Y el misterio! Supongo que mis relatos macabros tienen su atractivo (no en vano he visto que tienen muchas interacciones). También nos da otros datos, como si la audiencia es hombre o mujer, qué tipo de compañía telefónica usa... Pero a mí me da igual si me ve alguien de Movistar, Vodafone o MasMovil. Igual que si es hombre o mujer. Me da igual. Yo lo que quiero es gente interesante que guste de lo que escribo. 

Puedes ver todos estos datos sobre tu audiencia en el apartado de Estilo de vida. 

Twitter Analytics sirve para mucho más, pero esto es una guía rápida, y creo que con esto es suficiente para dar los primeros pasos. 


Y hasta aquí llega esta guía. 10 pasos más que completos (creo yo) para que te inicies en Twitter a lo grande y le saques provecho como es debido. 

¿Usas Twitter? Espero que sí. Si eres más de Facebook, puedes echarle un ojo a la guía rápida que hizo Gabriella Campbell en su blog. 

Ahora ya sabes, no puedes fallar. No puedes ser un lameculos, tu contenido será útil, no intentarás vendernos tu libro cada tres minutos y el mandamiento de oro: #NoSerásUnPesadoDeLosHashtags #Blogger #Verano #Literatura #EstoSeMeVaDeLasManos


¡Por cierto! No se te olvide seguirme en mi nueva página de Facebook y, sobre todo, en Twitter. :P



* El concepto "toda la familia" puede no ser aplicable si eres escritor de erótica. 
** Aunque ninguno de los dos lo pronunciemos bien a la primera. 
*** Y con esta, ya van tres veces que te nombro en esta entrada. Ana, te juro que yo no soy un lameculos. =S 

17 ago. 2016

Literatura vs. Videojuegos: ¿son ambos formatos igual de aptos para contar historias?

Si hay algo que me encanta en este mundo es una buena historia. He tenido la suerte de nacer en un mundo y una época en la que las historias se presentan en múltiples formatos: cine, teatro, literatura, videojuegos... Y justo de estos dos elementos, videojuegos y literatura, hice una encuesta en Twitter para saber qué opinabais: ¿son los videojuegos una forma de arte para contar historias equiparable a la literatura?

Literatura vs. Videojuegos

LITERATURA vs. VIDEOJUEGOS: 

¿Son ambos formatos igual de aptos para contar historias?

Resultados de la encuesta

Esta vez he conseguido mucha más participación que en la encuesta anterior. 357 votos me parecen una cifra bastante buena. De estos, 257 (72%) votaron que sí consideraban que los videojuegos eran equiparables a la literatura  y los 100 restantes (28%) negaron que ambas plataformas fuesen equiparables, diciendo que la literatura es mejor. 


La muestra sigue siendo pequeña, por lo que no sé hasta qué punto será representativa esta opinión, pero hay un punto a favor con respecto a la encuesta sobre Fanfics. En aquella la mayoría de votantes eran escritores de Fanfics, ya que los votantes surgieron de mis seguidores y la gente con las que estos la compartieron. Esto supone que hay un sesgo a favor del Fanfic, es decir, no se ha encuestado a una población aleatoria. 

En este caso la población tampoco es aleatoria, pero me muevo entre gente del mundo del libro más que del videojuego. Me siguen personas interesadas en trucos para escritores y que gustan de la literatura (mi público objetivo, vaya). Es decir, no necesariamente tiene que haber jugadores entre mis seguidores y por lo tanto no hay tanto sesgo como en el caso anterior. 

Tras esta parrafada de pseudoestadística vamos a entrar en materia y analizar ambas cosas y las muchísimas (y suculentas) respuestas que recibí.

¿Los videojuegos son arte?

Dos personas veían totalmente absurda la encuesta: "videojuegos y literatura no son comparables". Sus razones para asegurar que veían absurda la pregunta se basaban en que utilizan elementos y recursos demasiado diferentes, en que los videojuegos no son arte, en que están hechos para vender (mientras que la literatura no) y en que llevan demasiado poco tiempo de desarrollo como para ser considerados un tipo de arte.

Vamos paso a paso, que aquí hay mucho que rebatir (y espero que me dejes tu opinión en los comentarios si tienes algo que añadir o si no estás de acuerdo con mi opinión).

Los videojuegos son un tipo de arte. Y para explicaros por qué voy a utilizar las palabras de Ana Katzen, ya que me parece que no pudo explicarlo mejor en menos caracteres: 


Los videojuegos combinan elementos de la fotografía, del dibujo, del cine, de la música y, por supuesto, de la literatura. Algo que combina tantos elementos artísticos y que crea historias y paisajes tan alucinantes, potenciados por bandas sonoras que nada tienen que envidiar a las de las mejores películas, no tiene más remedio que ser un tipo de arte. Y si no me crees, te invito a que escuches la banda sonora de The Last Door y después me cuentas.

Con influencias de la obra de Lovecraft, The Last Door es un juego que explota el píxel art, es decir, juego muy pixelado.
Te puedo asegurar que la historia, el ambiente y la música son suficientes para tenerte pegado a la silla con cierto repullo.

Debido a que los videojuegos son un conjunto de todos estos elementos, utilizan recursos para contar una historia que en ocasiones son similares a la literatura y que, otras veces, se asemejan más al cine (por el elemento visual). Y, como me dijo Vardheren, hay referencias al cine, a los libros o a otros videojuegos. 

Videojuegos y literatura: dos conceptos demasiado amplios

"En una novela todo gira en torno a la historia; en un juego, no es lo habitual". Entre las millones de respuestas no recuerdo quién fue el autor de esta frase (que me lo diga y lo pongo automáticamente), pero me di cuenta de que la gente confunde términos. 

Las novelas, las obras de narrativa, siempre cuentan una historia (o la mayoría). Puede ser más compleja, más simple, más profunda o menos, larga o corta. Pero un cuento o una novela cuentan una historia. Por lo que es lógico que me digan que en novelas todo gira en torno a una historia, mientras que en los videojuegos no. 

Sin embargo, en mi pregunta hablo de literatura. Y en literatura, al igual que en el mundo de los videojuegos, hay muchas obras que no cuentan historias. Me explico: un ensayo no suele contar una historia (y es literatura), un poema suele ser más enfocado a sentimientos, no siempre cuenta una historia (y es literatura). 

De igual modo, hay videojuegos que no cuentan historia alguna y aún así pueden ser muy bonitos visualmente. Es el caso de The Plan, por ejemplo. Pero también hay videojuegos con historias muy curradas, muy bien planteadas, con grandes misterios y elementos narrativos muy propios de la literatura: si has jugado algún point and click en el que hay que recoger objetos e ir resolviendo puzles, sabrás que aplican perfectamente el principio de la pistola de Chéjov.

Si he cogido una botella de ketchup rota, seguro que es importante. No tengo ni idea de para qué servirá, pero oye, si la puedo coger será por algo.
(Por cierto, Maniac Mansion, juegazo)

En cuanto a lo artístico del uno y lo otro, no todo libro es arte ni todo videojuego carece de elementos artísticos. Decir que el Tetris es arte es bastante discutible, al igual que decir que el libro de Dalas lo es. Y, aún así, es considerado una novela. 

Lo que sí te puedo asegurar es una cosa: tanto el diseñador de videojuegos como el escritor quiere comer. Lo sé, lo sé, alimentarse está sobrevalorado, pero oye, somos unos caprichosos. Así que, por capricho, el escritor pretende vender sus libros igual que el desarrollador de videojuegos pretende vender los juegos que crea. Esto no impide que tanto uno como otro creen contenido de calidad gratuito. Muchos autores tienen libros gratuitos publicados, muchos videojuegos (algunos muy buenos como Deep Sleep) también lo son. Pero, ¿por qué ofrecen contenidos gratuitos? Porque es una forma de darse a conocer, de conseguir lectores o jugadores, fans (o fanes, como recomienda la RAE), que te compren tus libros y tus juegos y poder vivir de lo que te gusta. 

Cuando literatura y videojuegos se dan la mano

Te voy a confesar una cosa. Todo este rollo de los videojuegos comenzó porque leí este artículo en el que explican por qué los videojuegos no son literatura. Y estoy en total desacuerdo. Los videojuegos no son literatura porque usan elementos diferentes, muy visuales, pero no por el principio de ensayo y error que dicen en el artículo

Y podrías decirme que el artículo tiene razón, que en las novelas no hay opción a equivocarse: lees de principio a fin y la historia no depende de ti, sino del escritor; mientras que en un videojuego te equivocas, pierdes, comienzas de nuevo, y la historia sólo avanza cuando haces el camino correcto. 

De acuerdo, tendrías razón. ¡Pero no hablamos de novelas, sino de literatura! Y sí hay un tipo de literatura con narrativa interactiva que cumple ese principio de ensayo y error que tienen los videojuegos: los librojuegos.

Librojuegos Dungeons and Dragons
Yo heredé esta colección de mi tío. La pena es no poder hacerle la foto a los míos, que están guardados en cajas hasta fin de mudanza.

Los librojuegos eran la primera opción (junto con el rol) que tuvimos nosotros de formar parte de la historia, de elegir el rumbo y de equivocarnos mil veces hasta llegar al final correcto. Son el antecedente de las aventuras gráficas, los videojuegos que se caracterizaban por tener grandes historias, como es el caso de Indiana Jones and the Fate of Atlantis

Pero la convergencia entre literatura y videojuegos puede ir un paso más allá, con videojuegos que son auténticas novelas. Este tipo de videojuegos se denominan novelas visuales. Una novela visual suele estar narrada en primera persona (tus decisiones deciden la historia) y presenta imágenes con escenas o personajes (durante los diálogos, por ejemplo) acompañando el texto de la narración. En estos videojuegos, la historia es el rey y tiene argumentos alucinantes como el de Umineko no naku koro ni (nombre en japonés, ya que allí son especialmente famosas las novelas visuales) o el de la saga Zero Escape.

Videojuegos basados en libros... y libros basados en videojuegos

No se puede hablar de videojuegos y libros sin mencionar a Geralt de Rivia. Los libros del escritor polaco Andrzej Sapkowski son un buen ejemplo de baja fantasía que han cobrado aún más fama gracias a la saga de videojuegos de The Witcher. Algo innegable en estos videojuegos es la presencia de una buena historia y de muy buenos personajes (presentes en la obra de Sapkowski) y que encima han sido perfectamente adaptados en un entorno gráfico cuyo nivel artístico es innegable.

The Witcher 3
Y quien diga que el aspecto visual no se merece la categoría de arte es que es ciego.

El proceso también puede ocurrir en sentido inverso. El mundo de Warcraft es muy amplio y con una historia muy interesante (conozco hasta Warcraft III, pero tengo entendido que en el World of Warcraft continúan). Estas historias han llamado tanto la atención que han surgido numerosas novelas desarrollándolas y ampliándolas. 

Incluso la cosa puede retorcerse aún más. Apolínea Feba me pasó esta interesante noticia: 


En mi opinión, tanto cómic como novela gráfica son un tipo de literatura que combina (como es evidente) una gran parte de artes plásticas en los dibujos. Así que aquí tenemos un caso en el que una obra literaria ha inspirado un videojuego que a su ver ha inspirado una nueva obra literaria

Conclusiones

Bueno, después de todo esto creo que he dejado clara mi opinión. Hay juegos con historias grandiosas. Videojuegos de pago, gratuitos, de una plataforma o de otra, pero grandes juegos con grandes historias. Aparte de los que he ido nombrando, también se podría hablar de muchos juegos (recomendados por la gente en los comentarios a la encuesta): Tomb Raider (nombrado por M.P. Moles), Skyrim (por Erik Reenberg), Undertale (por Guillermo Jiménez), To the moon (por El Perro Verde)... todos grandes títulos, con diferentes estilos de gráficos pero con grandes historias. 

Con todo esto quiero decir que los videojuegos son muy capaces de contar grandes historias que tienen poco o nada que envidiar a las presentes en la literatura. Esa era la pregunta, si ambas plataformas eran capaces de contar historias igual de buenas y a las pruebas me remito.

De todas formas estoy también de acuerdo con la idea de Esther (la chica que me hizo la cabecera del blog y que podéis seguir aquí si queréis ver lo genial que dibuja): hay historias que lucen mejor en el cine, otras en cómic, otras en libros y otras en videojuegos



¿Tú qué opinas? ¿Participaste en la encuesta? Pues si te ha gustado el artículo o tienes algo que añadir siempre puedes decírmelo en un comentario o en Twitter o Facebook

Espera... ¿Facebook? ¡Sí! Al fin tengo página de Facebook (gracias, Ana, por tus mil consejos) así que puedes seguirme allí si no usas Twitter. 

O apuntarte a mi lista de correo (que ahora está en parón veraniego, pero que volverá a ponerse en marcha en breves).

En cualquier caso, y sea en el formato que sea, disfruta de las historias. 

Crea historias.

Y compártelas con el mundo.

8 ago. 2016

Cómo personalizar la plantilla de tu blog en Blogger

Si te has decidido por Blogger como plataforma para tu blog, supongo que querrás que el aspecto que tenga sea interesante, chulo y personalizado. Tranquilo, que para eso estamos aquí hoy, para modificar y reestructurar el aspecto del blog y personalizar la plantilla hasta quedar contentos con ella. 

Hay mucha gente que piensa que en Blogger no puedes tener un blog con aspecto profesional. Yo estoy totalmente en contra. Y te voy a poner un ejemplo: Read Infinity. El blog de Alicia está alojado en Blogger y quien diga que no es original y con una apariencia bien curada es que no lo ha visto. Aquí vamos a aprender a dar los primeros pasos para personalizar la apariencia de tu blog.

Como siempre voy a ir paso a paso, tranquilo y sin prisas, explicándote cómo poder hacer cada cosa, pero soy consciente de que la personalización de plantillas de Blogger es compleja y abarca numerosas opciones. Por eso voy a ir añadiendo enlaces que amplían este tutorial. Como un tronco principal con el que aprenderás a manejarte para diseñar lo principal con numerosas ramas laterales para añadir modificaciones extra. 


CÓMO PERSONALIZAR LA PLANTILLA DE TU BLOG EN BLOGGER

¿Cómo se puede modificar el aspecto de un blog?

Antes de empezar a meternos en el tema vamos a hablar de las tres formas que existen para modificar la apariencia de tu blog:

Editar el código HTML: bastante complejo si, como yo, no tienes amplios conocimientos de informática. Aún así, hay webs que te ayudan mucho a hacer modificaciones en el código. Normalmente te dicen que busques una línea específica (pulsando Ctrl+F sale una barra de búsqueda en el navegador) y que la sustituyas por otra que te dan ellos. Aún así es la parte más difícil.

- Editor de plantillas de Blogger: muy intuitivo y fácil de usar. Iremos paso a paso viendo qué se puede modificar y cómo para que tu blog quede claro, sencillo y fácil de visualizar por cualquier usuario. 

- Plantillas externas: la tercera opción es buscar plantillas creadas por otras personas (con más conocimientos que yo seguro sobre edición HTML) e instalarlas en tu blog. Más adelante hablamos también sobre cómo hacer esto y dónde buscar plantillas.

¿Qué aspecto debe tener un blog?

Sea mediante edición HTML, con el editor o instalando plantillas externas, debes tener muy claro qué aspecto quieres que tenga y para qué está enfocado, es decir, qué es lo que vas a publicar en él.

No es lo mismo un blog de moda, por ejemplo, o de un ilustrador, en el que la información visual es la más importante, que el blog de un escritor o un blog de cocina. En los primeros tendrás que crear una plantilla donde las imágenes se vean bien claras, ya que es lo que la gente irá buscando. En los segundos, la imagen es un apoyo, pero no el contenido principal.

Supongo que tu caso es de los segundos, es decir, buscar una plataforma en la que publicar relatos, dar tu opinión sobre temas, hacer reseñas, analizar algo sobre algún tema... Vamos, un blog en el que prima lo escrito (como es el caso de este blog). En ese caso yo te recomiendo que sigas este esquema básico:


¿Por qué una sola barra lateral? Pues muy sencillo, porque si pones dos o amplías mucho el ancho total del blog (lo que puede no ser recomendable) o dejas que el cuerpo principal sea demasiado estrecho (lo que no es recomendable en absoluto porque pierde visibilidad). Eso sí, la barra puede ser a la derecha o a la izquierda. 

En el tutorial anterior hablaba sobre la creación de páginas, ¿recuerdas? Pues bien, esas páginas deben ir en la barra que hay debajo del título o en la barra lateral. Para añadirlas, nos vamos a Diseño en el escritorio y añadimos el Gadget de páginas tal y como muestro aquí:


Es muy importante que estas páginas estén accesibles a los usuarios de alguna forma, ya que si no lo están, Google puede penalizarte por tener contenido publicado al que no se puede acceder. Cuestiones de SEO, ya me entiendes, así que más te vale tenerlas a la vista.

Otras recomendaciones para crear/elegir una plantilla:
- Usa letra sans serif o palo seco en el cuerpo del blog, ya que es más fácil de leer en todos los dispositivos. 
- Letras negras (u oscuras) sobre fondo blanco es lo mejor y más fácil de leer. Las letras blancas sobre fondo negro cansan a la vista.
- La plantilla cuanto más sencilla, mejor.
- Ten las redes sociales bien a la vista.
- Sé constante en el uso de colores y de tipografías. Forman parte de la estética de tu blog. Yo por ejemplo uso siempre colores rojos para los encabezados, va reforzado por la cabecera del blog también con los mismos colores. Un ejemplo de blog con colores muy bien usados es el blog de Alister Mairon (y encima el contenido es increíblemente bueno). 

Editor de plantillas de Blogger

Vamos a empezar por saber cómo modificar las plantillas de Blogger. Para ello nos vamos al editor de plantillas desde el Escritorio de Blogger > Plantilla:


El editor de Blogger nos ofrece diferentes plantillas preparadas de antemano, agrupadas en diferentes categorías. Excepto las dinámicas, que ofrecen menos posibilidades de personalización, el resto pueden ser una buena base para empezar. Aunque, ante la duda, ya lo he dicho: la más simple. 


Lo primero que vamos a hacer es ajustar el ancho del blog. El ancho del blog es algo muy importante, ya que va a suponer que se vea bien o no en las diferentes pantallas (excepto si es una plantilla responsive, pero eso es edición demasiado avanzada). Yo recomiendo usar la siguiente configuración:


¿Por qué 1024px? Pues muy sencillo: por la resolución de las pantallas. Antiguamente la mayoría de pantallas tenían una resolución de 800x600, por lo que nos interesaría poner un ancho de 800. Pero hoy en día la mayoría de las pantallas tienen mayor resolución, en torno a los 1280px. ¿Por qué no usar entonces un ancho de 1280px? Pues porque aún hay un 20% aproximado de usuarios que usa pantallas 1024px y no hay que menospreciar ese porcentaje. 

El ancho de la barra lateral ponedlo a vuestro gusto ;)

En Diseño es donde puedes elegir si tener una sola barra lateral o varias. Yo recomiendo usar sólo una:


Después de ajustar el ancho podemos preocuparnos de la siguiente parte, en el botón de Avanzado. Aquí podemos modificar TODO lo que sale en el blog. La fuente y los colores tanto del título del blog como de los gadget o del cuerpo de las entradas. También modificas el color de fondo, el color del fondo de las entradas, de la barra de páginas...


Aquí ten en cuenta ser uniforme en el uso de colores y fuentes. Interesa más usar una sola fuente para todos los títulos (tanto de gadget como de entradas) que usar mil fuentes diferentes. El usar una sola fuente da una sensación de claridad. En cuanto a los colores, elige dos (o tres) colores principales y úsalos a lo largo de toda la plantilla

Una vez hechos todos los cambios, dale a guardar (parte superior derecha) y volvemos a Blogger.

Para ampliar en formato visual he encontrado este vídeo ;) 

Si quieres personalizar mucho más la plantilla te dejo con tres blogs geniales con trucos para personalizar:

Seguro que en esos tres blogs encuentras (casi) todo lo que quieras y necesites, porque son increíblemente completos. 

Y si te peleas mucho puedes hablar con Alicia de Read Infinity para que te diseñe paso a paso la plantilla que quieras (precio con tarifa plana aunque le pidas mil cosas). 

Instalar plantillas externas

Si aún y todo eso de diseñar tu propia plantilla no te convence hay páginas webs que tienen plantillas gratuitas (y de pago) para Blogger. Cuidado con estas plantillas, muchas de las que se ofrecen de forma gratuita tienen los códigos mal escritos, por lo que da fallos. Esto lo hacen, básicamente, para que uses la versión de pago de la plantilla. 

Por esto yo te recomiendo usar las plantillas de estas webs, que son bastante buenas, tienen un amplio repertorio y, además, no tienen esos inconvenientes (la versión de pago lo bueno que tiene es que te la instalan ellos, ponen tus redes sociales, las modifican a tu gusto y tienes soporte gratuito de por vida).

- Premium Blogger Templates (tiene algunas de pago)

Mi favorita de estas webs es Gooyabi Templates, ya que en el archivo que te descargas (un .zip) suele incluir un enlace para saber cómo modificar la plantilla (en la carpeta Documentation y el archivo Index). 

Pero bueno, vamos a lo importante, ¿cómo instalar una plantilla? Esto es muy fácil. Nos vamos al apartado de plantilla de blogger y le damos a Crear/Restablecer copia de seguridad. 



Nos descargamos la plantilla que tenemos (por si no nos gusta la nueva después de instalarla) y después le damos a Seleccionar archivo, buscamos el archivo XML (que nos habremos descargado de alguna de las webs de arriba) y lo subiremos. 


Ya está, ya tenemos subida la plantilla, ahora nos falta modificarla. 

Para ello nos hace falta usar el código HTML de forma casi inevitable. Excepto para la posición de gadgets (que podemos seguir usando el apartado de Diseño del escritorio de Blogger), el resto de modificaciones deben hacerse mediante HTML. Por ejemplo, si viene con redes sociales incorporadas, tendrás que buscar en el código las distintas redes (Facebook, Instagram...) y sustituir el enlace que viene por el enlace a tu página de Facebook o a tu usuario de las diferentes redes. Si no tienes una red, tendrás que borrar esta parte del código para que no te aparezca. 

Como ves, hay plantillas muy chulas, pero instalarlas y modificarlas es bastante más complicado si no sabes cómo hacerlo, aunque siempre puedes hacerte un blog de pruebas al que instalar y modificar la plantilla para ver cómo va quedando. Cuando consigas el resultado que te guste, lo descargas y lo instalas en tu blog.

Si tienes alguna duda, puedo intentar ayudarte a arreglarlo. Mándame un correo (dragonmecanicoblog@gmail.com) o déjame un comentario.

Espero que te haya sido útil, así que compártela para que le resulte útil a más gente ;) 

Termino con una pregunta: ¿tienes un blog? Dímelo en los comentarios y si tienes algún truco para modificar la plantilla, también :D 

Suscríbete para no perderte nada

* indicates required